max-lucado-banner-2015

circo-de-budapest

Tal vez la respuesta más asombrosa al regalo de Dios es nuestra renuencia a aceptarlo. Nos sentimos mejor si lo ganamos. Entonces creamos saltos a través de los aros religiosos – haciendo de Dios un entrenador, de nosotros sus mascotas, y de la religión un circo.

Si tan solo, cuando Dios sonríe y dice que somos salvos, lo saludáramos, agradecemos y viviéramos como aquellos que simplemente han recibido un regalo del comandante en jefe. Rara vez hacemos eso, sin embargo. Aceptar la gracia es admitir el fracaso. Optamos por impresionar a Dios con cuán buenos somos, en lugar de confesar cuán grande es Él. Nos mareamos con la doctrina. Nos sobrecargamos de reglas. Pensamos que Dios sonreirá a nuestros esfuerzos. Pero Él no lo hace. La sonrisa de Dios no es por el caminante solitario que se jacta de haber hecho el viaje solo. Es, en cambio, ¡Por el tullido leproso que suplica a Dios por una espalda sobre la cual aferrarse!

Vía: Max Lucado

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s