Matrimonio Feliz - Playa

Ron Edmondson

Tengo un avanzado grado en consejería y cientos de horas de experiencia trabajando con parejas. He enseñado en retiros matrimoniales por años.

No diría que soy un “Experto” en el matrimonio, pues estoy casado, y mi esposa lee mis artículos. Eso sería una exageración. Realmente, se más de lo que hay que hacer que haber experimentado el hacer. (¿No nos pasa a la mayor parte de nosotros?)

Pero, he aprendido algunas cosas. He observado que algunas cosas funcionan y otras no.

Pienso que hay algunos ingredientes necesarios para un matrimonio saludable. Ese es el punto de esta publicación.

¿Quiere un matrimonio más saludable? Considera estos siete mandamientos del matrimonio:

1.  Se Servirán El Uno Al Otro. Un buen matrimonio practica la mutua sumisión. Efesios 5:21 nos manda a someternos unos a otros en reverencia a Cristo. El matrimonio no es un contrato 50/50. Es un trato del 100/100 – cada uno dispuesto a rendirlo todo a la otra persona.

¿Cómo estás sirviendo a tu cónyuge? ¿Se podría decir que te esfuerzas por servir más y más cada día? ¿Eres más el dador o el demandador en la relación? Se honesto.

2.  Amarás Incondicionalmente. Incondicionalmente significa sin condiciones. “Te amaré si…” no es el mandamiento. Es “te amaré incluso si no…” Dios nos manda a amar a nuestros enemigos. ¿Cuánto más fuerte debería ser este mandamiento dentro de un matrimonio?

¿Estás amando a tu cónyuge incluso con los defectos que puedas ver más que cualquier otra persona? Aquí está una prueba rápida: ¿La manera en la que te comunicas con tu cónyuge, indica que tienes la más alta consideración por él/ella, siempre?

3.  Se Respetarán El Uno Al Otro. La Regla de Oro cubre este mandamiento. Todo el mundo quiere ser respetado, por lo que en cualquier buen matrimonio, el respeto es entregado por ambas partes. Y, por cierto, creo que el respeto, también debe ser incondicional.

En mi experiencia, este es a veces más fácil para uno cónyuge que para el otro, especialmente aquel que trabaja más duro en el matrimonio. El respeto se da sobre todo, cuando todas las condiciones se dan para ser respetado. Eso tiene sentido, pero no provee la motivación para mejorar cuando la otra parte más lo necesita. Todos nosotros necesitamos de alguien que crea en nosotros, incluso cuando no creemos en nosotros mismos. Esa es la gracia del respeto. Cuando la mayor parte de nosotros nos sentimos respetados, haremos todo lo posible para mantener ese respeto intacto.

4.  No Pondrás Otras Relaciones Terrenales Antes Que Esta. “Que no los separe el hombre” no es solo una frase para bodas extraída de la Biblia. Es el deseo de Dios para un matrimonio. Las grandes parejas se esfuerzan para no permitir que nadie, ni siquiera los hijos, se interpongan en construir un matrimonio saludable.

¿No es algo duro? Sin embargo, no puedo decirte cuántos matrimonios he visto en ruinas debido a que los hijos estuvieron primero, o los yernos/nueras interfirieron. He visto matrimonios destruidos por amigos, algunas veces colegas, quienes tuvieron poco respeto por la integridad del matrimonio, y construyeron un abismo entre la pareja. Por difícil que sea a veces, las grandes parejas se esfuerzan por proteger el matrimonio de cada interrupción exterior.

5.  Te Comprometerás Más Allá De Los Sentimientos. La Biblia habla mucho acerca de la renovación de nuestra mente (Romanos 12:2, por ejemplo). La mente es más confiable que las emociones. Puede que no siempre sientas que estás enamorado como el día en que te casaste. Habrá temporadas difíciles en cualquier matrimonio. Pero los matrimonios fuertes duran porque tienen un compromiso que va más allá de sus respuestas emocionales el uno al otro. Y, cuando esto se cumple en ambas partes, los sentimientos casi siempre son recíprocos y crecen con el tiempo.

Tan cierto y necesario como esto es que, los grandes matrimonios continúan conquistándose el uno al otro, fomentando los sentimientos románticos que todos anhelamos en una relación. Pregunta para reflexionar: ¿Cuándo fue la última vez que buscaste a tu cónyuge?

6.  Considerarás Los Intereses De La Otra Persona Por Sobre Los Tuyos. Una vez más, esto es para hacerlo en todas las relaciones. ¿Cuánto más deberías hacerlo en tu matrimonio?

Con los años, las parejas se sienten cómodos el uno con el otro, y he observado algunas que se hacen muy egoístas con su tiempo individual. Algunas veces, por ejemplo, un cónyuge busca un hobby que excluya al otro, y más y más tiempo se dedica a él. La otra parte comienza a sentirse ignorada. Puede ser la asignación de tiempo, o en acciones, o las palabras usadas para comunicarse, pero a veces, uno de ellos hace que el otro se siento menos valioso para él/ella. ¿Estás considerando cómo estás siendo percibido por tu cónyuge?

7.  Se Complementarán El Uno Al Otro. El mandato bíblico es que sean una sola carne (Ef. 5). No estoy seguro de que haya algo más imposible que el mandamiento de que nuestra carne individual sea moldeada a la imagen de Cristo. Es un mandato que obedecemos en proceso. Somos santos aunque estamos bajo construcción. Todavía pecamos. Y, ese proceso no se completa aquí en la tierra. Así es en el matrimonio. Nunca completamos, pero establecemos tan alto estándar para nuestro matrimonio, que continuamos presionando para llegar a la meta.

No hay mejor lugar donde “El hierro se afila con hierro” que en un matrimonio. Mi esposa me hace una mejor persona. Y, pienso que yo hago lo mismo por ella. Hay cualidades en ella que yo necesito y cualidades en mí, que ella necesita para convertirnos en una sola carne. Pero, ese es un proceso. Toma tiempo, humildad e intencionalidad. Debo permitirle hacerme una mejor persona, y lo mismo para ella. Pero, cuando lo hacemos, ambos somos los benefactores. Una pregunta que siempre hago a las parejas: ¿Están acercándose más como pareja, o están más separados que nunca?

Esta es una gran pregunta que frecuentemente hay que hacerse en el matrimonio.

Estos, obviamente no son los “10 Mandamientos.” No son ni siquiera los mandamientos necesariamente de Dios, aunque creo que están basados en los mandamientos de Dios. El punto es tomar principios bíblicos y aplicarlos a nuestro matrimonio.

¿Qué matrimonio no se beneficiaría de eso?

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s