Pareja - Pelea

Los conflictos son inevitables. Toda relación tiene tiempos difíciles. Una de las lecciones más arduas es aprender a solucionar los problemas y canalizar las diferencias de manera positiva.

He aquí algunos consejos que te ayudarán a resolver tus desacuerdos de manera positiva:

  • Enfrenta el conflicto lo más pronto posible. Por lo general, el paso del tiempo por sí solo no mejora las cosas, sino que las empeora.
  • Baja el tono de tu voz. No es lo que decimos lo que lastima, sino cómo lo decimos.
  • No utilices frases tales como: “tú nunca…”, “tú siempre…”, “será que alguna vez…”, “por qué no puedes ser igual a…”. Habla con calma y adopta una actitud afectuosa. “Panal de miel son las palabras amables; endulzan la vida y dan salud al cuerpo”, Proverbios 16:24.
  • Confronta el problema y no a tu cónyuge. Tu pareja no es tu enemigo; simplemente, es un ser humano con una opinión distinta a la tuya. No descalifiques ni insultes. “La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego. En la lengua hay poder de vida y muerte; quienes la aman comerán de su fruto”, Proverbios 15:1, 18:21 (NVI).
  • Trata un tema a la vez. No podrás arreglar todas las cuestiones que te preocupan en una sola charla. Es mucho mejor progresar seriamente en un área de tu relación, que simplemente intentar resolver todos los problemas.
  • Se flexible. Retroceder, alejarse del conflicto, ceder para llevarse bien o “ceder un poco para tener un poco”, pueden ser estilos efectivos en la resolución de los conflictos. Si ambos ganan, la relación mejora.
  • Aprende a escuchar. Toda persona quiere que se le preste atención cuando habla. Tu cónyuge merece esa consideración. No interrumpas mientras habla, valora sus apreciaciones y muéstrate receptivo en tus sentimientos.
  • Pregunta a la otra persona si ha entendido. La mayoría de las peleas se originan o se acentúan porque no se ha entendido bien lo que se ha querido comunicar.
  • Elije el momento oportuno. Las peleas empeoran cuando uno está cansado o de mal humor. Puedes llegar a decir cosas que más tarde lamentes. “Qué admirable es saber decir la palabra adecuada en el momento oportuno”, Proverbios 15:23.
  • Nunca utilices la coerción. La intimidación, las amenazas y el uso de la fuerza, pueden conseguir un acuerdo de momento; pero, a la larga, no hacen más que debilitar la relación.
  • Elije las batallas por las que vale la pena pelear. No toda discusión es necesaria. En ciertos momentos un olvido por la paz es mejor que todos los besos juntos, y un silencio de respeto es mucho más sensato que un grito autoritario. Elegir las batallas que queremos pelear es la mejor opción para sanar una relación con profundas heridas. “El que habla sin pensar hiere como un cuchillo, pero el que habla sabiamente sabe sanar la herida”, Proverbios 12:18.

Vía: Placeres Perfectos

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s