Promesas de Liderazgo - John C. Maxwell

“De esa forma, Jehú destruyó todo rastro del culto a Baal en Israel. Sin embargo, no destruyó los becerros de oro que estaban en Betel y en Dan, con los cuales Jeroboam, hijo de Nabat, había hecho pecar a Israel.”

2 Reyes 10:28-29

Llámalo un hombre con una misión. Jehú aceptó el encargo de Dios de liderar a Israel como rey, y también abrazó las instrucciones divinas para destruir la casa de Acab, y la adoración a Baal. Dios le dijo que no sobrara nadie de la familia de Acab, y que eliminara todos los rastros de adoración a Baal, en Israel. Jehú lideró brillantemente, cumpliendo los mandatos de Dios, y Él le mandó que ejecutara su misión, incluso prometiéndole gran bendición, debido a su obediencia.


Pero eventualmente, un problema se levantó. Mientras Jehú obedeció a Dios hasta el último detalle concerniente a la destrucción de Acab, y la adoración a Baal, transigió con su devoción a Dios, dejando intactos algunos ídolos del pasado de Israel. Incluso, después de tan gran éxito, “Jehú no cuidó de andar en la ley de Jehová Dios de Israel, con todo su corazón.”


Jehú logró grandes cosas para el Señor y el reino de Israel, pero su transigencia, llevó a otra forma vil de idolatría. Al final, su desobediencia eclipsó sus logros como líder.

Extractado de “La Biblia del Liderazgo” de John Maxwell

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s