Corredor - Ocaso

Neil Kennedy

Nuestros lugares asignados son de posición de autoridad, dignidad y responsabilidad. El que un hombre lo sepa o no, por la propia naturaleza de ser varón, está posicionado y establecido dentro de un protocolo de autoridad.

Ese lugar es increíblemente importante para nuestras familias, comunidades, iglesias y países. Si no somos capaces de tomar esa posición y demostrar competencia, aquellos bajo nuestra autoridad podrían sufrir un daño tremendo.

Estamos viendo las repercusiones de los hombres que no toman sus posiciones de autoridad dentro de nuestra cultura. Los líderes que son inexpertos e incompetentes en sus deberes, causan estragos. Quedamos con las repercusiones por su negligencia.

Lo mismo pasa con los maridos que no toman su posición del propósito de ser un esposo. Si un hombre no toma su lugar de propósito para ser un padre, su relación con sus hijos fracasará. Un hombre que no entiende su propósito de auténtica hombría, será incapaz de proteger su dignidad como hombre.

La posición de la auténtica hombría es vital. Como hombres, necesitamos tomarla y descubrir cómo esa posición de autoridad, tiene distintos propósitos, controla nuestros apetitos y estabiliza nuestras emociones.

“Como aguas profundas es el consejo en el corazón del hombre; Mas el hombre entendido lo alcanzará.” (Proverbios 20:5)

Siempre hablamos mucho sobre este proverbio de Salomón, pues contiene una enorme cantidad de conocimiento e información. Echemos un vistazo una vez más, pero desde un ángulo diferente.

La palabra hebrea para corazón, significa, “lugar de propósitos, de apetitos y de emociones.”

Lugar De Propósitos.

En primer lugar, veremos que dentro del corazón del hombre se encuentra los propósitos. Definimos al hombro como quien gana el entendimiento de los cinco propósitos de la auténtica hombría – él tiene un espíritu aventurero, un dinamismo empresarial, es galante en las relaciones, fiel en carácter, y quiere dejar un legado a través de causas filantrópicas.

Cuando un hombre obtiene entendimiento de estos propósitos, su vida se convierte en una apasionada búsqueda de la auténtica hombría.

Estos propósitos son alentadores y empoderadores, pues cuando un hombre se enfoca en sus propósitos, se despoja de las cosas que lo limitan.

“Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.” (Filipenses 3:14)

El apóstol Pablo fue capaz de mantener su mirada en el premio, incluso mientras soportaba pruebas, tiempos de cárcel, momentos de hambre y de rechazo. Fue empoderado con propósito.

Tu corazón es el lugar de los propósitos – los cinco propósitos de la auténtica hombría que te da dirección. Eres capaz de mantenerte enfocado para lograr el premio celestial por el cual Dios, a través de Cristo Jesús, te ha llamado.

Lugar De Los Apetitos.

En segundo lugar, el corazón alberga el lugar de los apetitos. Del corazón, fluyen las cuestiones de vida o los apetitos que nos motivan y llevan a cumplir el propósito.

“El alma del que trabaja, trabaja para sí, Porque su boca le estimula.” (Proverbios 16:26)

Dentro de nuestro corazón está la sede del propósito para trabajar. Como a menudo digo, Dios le dio al hombre un trabajo antes de darle la responsabilidad de una esposa. Desde el propósito del trabajo – o lo que llamamos el Dinamismo Empresarial – es el apetito o impulso interno de trabajar.

Desafortunadamente e insidiosamente, nuestro gobierno está despojando al hombre, tanto del deseo como de la oportunidad de trabajar. Es una perversión del propósito. Ese desastroso cuando un hombre tiene la pasión de buscar trabajar, sin embargo ha perdido la oportunidad de cumplirlo.

Cuando un hombre carece de entendimiento de sus propósitos, su apetito se vuelve insaciable.

“Todo el trabajo del hombre es para su boca, y con todo eso su deseo no se sacia.” (Eclesiastes 6:7)

Un hombre nunca puede ser satisfecho en su labor, ni en su vida, sin saber el propósito detrás de su búsqueda. Sin embargo, cuando un hombre sabe y fluye desde sus propósitos, puede fácilmente dictar y controlar su apetito.

Cuando estás entrenando, condicionas tu cuerpo y sometes tu dieta a un estricto régimen. El premio delante de ti, hace que niegues tu carne. Esto es lo que separa a los aficionados de los profesionales. Los campeones hacen diariamente lo que los hombres promedio hacen ocasionalmente.

No hace mucho, fui a mi médico y le hablé de mi edad y las metas que tengo para mí salud. Compartí con él mi deseo de tener la energía para cumplir mi propósito y alcanzar mi destino. Me sometí a un nuevo estilo de vida de alimentación y ejercicio.

Comí para y me ejercité para estar en forma. Eso significa que debo negarme a mis apetitos para dictar mi propósito.

Lugar De Emociones.

Los hombres somos seres emocionales, pero expresamos nuestras emociones, muy diferente a las mujeres. Cuando expresamos nuestras emociones, a menudo son una erupción de sensibilidades embotelladas. La intensidad y liberación, puede estallar por el aire y producir el efecto de un globo pinchado. Después de que la explosión emocional ha pasado, entonces tenemos que arreglar el daño colateral.

¿Dónde se guardan estas emociones, y cómo las expresamos de manera más coherente, de modo que no explotemos?

El corazón contiene el lugar de las emociones, pero éstas fluyen desde nuestros propósitos. En otras palabras, no deberíamos basar nuestras emociones en los factores externos de la vida, sino en las pasiones internas del propósito.

Soy testigo de esto constantemente, después de comunicar el mensaje. Los hombres entran a la reunión bastante relajados en su postura, pero mientras hablo de los cinco propósitos, y ellos obtienen el entendimiento de eso, su postura cambia y comienzan a inclinarse al aprendizaje.

Al concluir el mensaje, casi por unanimidad, los hombres explotan con emociones. A menudo vienen a darme la mano, y se encuentran completamente sorprendidos por la profundidad de sus emociones. A veces, luchan con lo que van a decirme acerca del impacto del mensaje.

Ciertamente, no es a causa de mi elocuencia al hablar. Es simplemente un resultado de los profundos propósitos dentro de sus corazones – el lugar de los propósitos, apetitos y emociones.

Así que, te reto a que tomes tu posición – el lugar de la autoridad posicional. Vive a la altura de la dignidad de la auténtica hombría. Apasionadamente, persigue los cinco propósitos que se han depositado dentro de ti, y verás la alineación de estos propósitos empoderar e inspirar tu vida.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s