Mano - Lucha - Esfuerzo

T.D. Jakes

Las cosas que son más importantes en la vida a menudo no llegan sin un reto o esfuerzo. A nadie le gusta perder, pero eso no significa que cada conflicto o batalla que tenga en la vida merezca la pena lucharla. Cuando vemos algo que se escurre de nuestras manos, nuestro instinto es entrar en modo lucha para proteger y preservar lo que nos pertenece. Una amenaza para nuestra carrera significa una lucha. Una amenaza para nuestro hogar significa una lucha. Una amenaza para nuestro matrimonio o nuestra salud significa que es el momento de luchar. La disposición y preparación para luchar contra una amenaza es un rasgo saludable. Pero algunas situaciones sencillamente no merecen la pena que luchemos.

A veces, una carta de despido en el trabajo es lo mejor que le podría suceder para lanzar su carrera en otro lugar. El rechazo de un amante podría retirar el enchufe de una relación que ha estado en soporte vital durante demasiados años. La expropiación del auto que no podía pagar podría ser su pasaporte para una libertad económica y redención.

Al principio, estos tipos de situaciones pueden provocarle a entrar en modo lucha, pero luchar por algo que es intranscendente en el plan más amplio de su destino puede apartarle de obtener lo que realmente desea. En un nivel espiritual más profundo, la supervivencia puede significar soltar lo que le ha estado reteniendo. Con mucha frecuencia, saber si es momento de luchar o de soltar es cuestión de revisar su ego y apartarlo del camino.

Digamos que se entera de que un tipo llamado Rick está interesado en su chica, la mujer a la que usted le ha puesto cuatrocientas excusas distintas respecto a por qué ustedes dos aún no están listos para casarse. Pero ahora que otro hombre está intentando entrar en su relación, está listo para luchar. Quizá Rick sea lo mejor para usted y para su chica. Quizá Rick quiere casarse con ella y darle el tipo de relación que ella desea. Quizá sea el momento de que usted deje a un lado su ego y avance a su destino.

¿Alguna vez se ha visto involucrado en una lucha y después se ha dado cuenta de que todo se trataba del ego? ¿Cómo es posible que prescindieran de mí? ¿Quién es él para romper conmigo? No pueden hablarme así ¡y quedarse tan tranquilos! Las luchas del ego a menudo son feas, violentas e irracionales. Pero cuando lucha por una buena causa, como su destino, usted toma decisiones buenas y razonables porque no se trata realmente de usted; se trata de su llamado para servir a la humanidad. Contrariamente, cuando su lucha se trata del ego puede tomar todo tipo de decisiones estúpidas e irracionales porque el ego le dice que lo único que es importante es usted.

A veces peleamos las batallas erróneas debido a un enojo desplazado. No puede luchar con su jefe en el trabajo, así que llega a casa y lucha con su cónyuge o sus hijos. No puede luchar con su cónyuge, así que se lo lleva consigo y cuando está con otros miembros de la iglesia lucha por asuntos triviales y sin importancia. No puede luchar con su estado de salud o la recesión económica, así que lucha con el vendedor que no peleará con usted como respuesta.

Algunas luchas en las que se queda atascado son realmente las luchas de otros. Las personas que tienen miedo a luchar por sí mismas pueden ser maestros en manipular a otros para que luchen por ellos. Antes de prepararse para ir a la batalla, asegúrese de estar peleando sus propias batallas por su propio propósito importante y digno de perseguir.

El tiempo es un bien preciado, y se debe usar con cuidado y mucho juicio. Su tiempo lo merece todo. El tiempo es su mayor arma, así que escoja las situaciones y circunstancias que merecen la pena la lucha. No malgaste su tiempo peleando batallas sin importancia. El combate sin sentido no le ayudará en su futuro. Invierta su tiempo donde importe.

De camino a su Destino, sepa que habrá batallas que luchar. Sepa que aquello por lo que pelea merece la pena. Sus hijos, su matrimonio o su carrera siempre son cosas por las que vale la pena luchar, pero incluso entonces, puede llegar a un punto en que tenga que abandonar una pelea activa y dejar que Dios pelee esa batalla por usted.

Habrá más batallas que lidiar. Después de haber superado la tormenta, tómese un tiempo para usted y su familia. Tome tiempo para celebrar que la tormenta ha pasado sin preocuparse por cuándo llegará la próxima. Vendrá sin tardar mucho.

Los tiempos de calma son tiempos para apreciar la victoria o tratar las heridas de la derrota. Salir del modo pelea le da tiempo para planificar y hacer una estrategia para llevar sus pasos hasta el siguiente nivel. Es el momento de agradecer a su cónyuge o su familia por ser su sistema de apoyo en la tormenta. Es el momento de estar en contacto con usted mismo y recordarse que es un ser humano y no un hacedor humano.

Tomado del libro Destino por T.D. Jakes. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Vía: Vida Cristsiana

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s