Enfermera Triste

Una enfermera que no da su nombre, sí da una escalofriante descripción de los infanticidios que tuvieron lugar en el hospital donde trabajaba. La enfermera le dijo a un reportero, que el doctor con quien ella trabajaba, tenía el hábito de aplicar la eutanasia en los bebés nacidos con síndrome de Down.

La escalofriante descripción, fue publicada hace mucho tiempo, en 1983. Sin embargo, es tan relevante hoy en día.

Actualmente, el 90 % de los bebés no nacidos diagnosticados con síndrome de Down, no salen vivos del vientre. El uso difundido de la amniocentesis y el muestreo de vellosidades crónica, permite la detección temprana de enfermedades como el Síndrome de Down, dando a los padres la libertad de decidir qué hacer con su bebé, antes de nacer. Los padres pueden escoger si dejan vivir a su bebé, o matarlo.

Este es un relato de infanticidio de una sala de partos en un hospital:

El médico veía la cabeza del bebé saliendo a través del canal de parto, viendo si tenía o no síndrome de Down, y nos dejaba saber con una señal, que lo dejáramos morir.

Las piernas de la madre estaban arriba, de modo que ella no podía ver lo que estaba pasando. El doctor nos hacía una pequeña señal con la mano – una señal para que usáramos el método de succión del bebé, “Solo vamos a darle algo para relajarla” y al siguiente minuto, estaba inconsciente.

Cuando ella volvía en sí, ellos le decían que el bebé había muerto en el parto.

Las madres no tenían opción. Sus bebés eran sacrificados, ya sea que ellas quisieran o no. No se les daba la oportunidad de mirar a los ojos de sus hijos. No se les daba la oportunidad de vincularse con sus bebés. En lugar de eso, el doctor, en complicidad con las enfermeras, mataba a los bebés, sin que las madres siquiera supieran.

Ahora que las pruebas que detectan el síndrome de Down, son tan usadas, este tipo de “aborto postnatal” es tan común como lo era antes.

Por supuesto, ahora son los padres los que toman la decisión, y no el doctor. ¿Han mejorado las cosas?

Hoy, en lugar de que se les permita morir, o ser asesinados por el personal de un hospital (realmente no sabemos hasta qué punto el médico y las enfermeras habrían ido para asegurar la muerte de un bebé), son los propios padres quienes lo condenan a la muerte.

En lugar de ser asesinado por negligencia, asfixia u otros medios, el bebé se convierte en la víctima de un desmembramiento abortivo, donde él o ella, es descuartizado. El diagrama abajo, es el destino del 90% de los bebés no nacidos, con diagnóstico de síndrome de Down en EE.UU.

Aborto Por Dilatación y Evacuación

Uno podría preguntarse qué método de muerte sería más humano. Finalmente, no ha cambiado mucho desde 1983; la matanza de los bebés con Síndrome de Down, continúa.

Vía: Life News

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s