postabortion7

MICAIAH BILGER

Una enfermera de Nueva Zelanda, que abortó a su hijo nonato, debido a un desorden genético, admitió que todavía lucha con el remordimiento, 12 años después.

En una nueva columna para Stuff Nation, Kylie Gunn explicó que, a su hijo no nacido, le faltaba el cromosoma 22, tenía importantes defectos en el corazón, y le daban menos de dos años de vida. Los médicos le dijeron que nunca caminaría, y que tendría daño cerebral. Debido al diagnóstico, Gunn decidió tener un aborto en el estado avanzado de su gestación, el año 2004.

“Como una enfermera en práctica, con el compromiso de apoyar la vida humana en sus diversas formas, me cuesta reconciliar mi mente por tomar la vida de un bebé no nacido,” escribió.

Gunn no dio muchos detalles acerca de su aborto, pero parece que los médicos, indujeron el parto cuando ella estaba embarazada de 24 semanas, y tuvo que dar a luz a su hijo, vivo; luego, ellos dejaron que muriera fuera del vientre, sin ningún tipo de atención médica.

Ella escribió:

En lugar de llevarlo hasta el término y permitir que procedimiento invasivos quitaran su corta vida – una vida que  pudo haber tenido un contacto limitado conmigo y aquellos que lo amaban, y una vida incapaz de siquiera conocer ese amor, yo escogí abortar su vida.

Un cirujano dijo que nos apoyaría si manteníamos a nuestro bebé, pero que la cirugía de corazón sería solo para su formación, sin mucha esperanza de siquiera permitir a Travis, respirar por sí solo.

La sensación en la que estuve esperando por tres semanas, tratando de comprender el consejo de los médicos y mi pastor, me llevaron a inclinarme por la Ley de Aborto de NZ.

Travis nació a las 24 semanas. No supe lo que iba a escuchar (un fuerte y agudo lamento por la muerte), hasta el momento que salió todavía en su saco, lo sostuve y le dije adiós. Nunca lo olvidaré.

A las 24 semanas, los bebés son viables fuera del vientre, siempre y cuando reciban una atención médica apropiada. Recientes estudios sugieren que los bebés no nacidos, son viables fuera del vientre, incluso antes. Si el hijo de Gunn hubiera recibido cuidado médico, hay una posibilidad de que podría haber vivido.

Es difícil determinar a partir de la nota de Gunn, si ella todavía apoya el aborto, a pesar de los remordimientos que siente, más de 12 años después.

“Vivimos en un mundo difícil. Estamos obligados a tomar decisiones a través del incremento de la tecnología, que no habría sido necesario sin ella,” escribió.

En otro punto, escribió, “La burbuja que sube del océano de la discusión desde nuestro encuentro con el aborto es, que hay algo peor que matar el cuerpo y es, matar el alma.”

Pero ella termina con estas palabras: “Y para mi Travis. Cumplirías 12 años el siguiente miércoles. Te he amado mucho.”

Los sentimientos de arrepentimiento y trauma, son comunes entre las mujeres que han tenido abortos. Muchas se dan cuenta, demasiado tarde, que creyeron en una mentira, y que destruyeron la vida de un ser humano irreemplazable.

Para muchas mujeres, sus abortos les llevan a incluso más problemas. Numerosos estudios han vinculado los abortos con altos riesgos de problemas de salud mentales. En un artículo para LifeNews, la investigadora Pricilla Coleman, Ph. D., señaló que, 30 estudios en cinco años, mostraron un incremente de riesgo de depresión, abuso de sustancias, pensamientos suicidas y desordenes de ansiedad, entre las mujeres que habían tenido aborto.

Vía: LifeNews

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s