Grupo De Jovenes

Tamera Kraft

Hay una epidemia en esta generación de jóvenes adultos que asistieron a la iglesia cuando eran niños y adolescentes, solo para dejarla tan pronto como tuvieron la “mayoría de edad.” ¿Qué estamos haciendo como iglesia para hacer que estos muchachos se vayan?

Si bien hay muchas respuestas a esta pregunta, aquí hay cinco cosas que tu iglesia podría estar haciendo para incitar a los chicos a dejarla cuando crezcan.

  1. Jugar Demasiado En La Iglesia De Los Niños. Los juegos no están mal, pero cuando un ministerio de niños se enfoca principalmente en ellos y en el factor sorpresa, los niños crecerán con la expectativa de ser entretenidos. Cuando comiencen a asistir a la iglesia de los adultos, se decepcionarán y se irán.
  2. Enseñar A Los Niños A Ser Buenos. No suena bien, pero enseñar a los niños a ser buenos puede hacer que se vayan de la iglesia. No hay nada malo en ser buenos, pero deberíamos estar enseñando a los niños a tener una relación con Jesucristo. Ser buenos no es lo suficientemente bueno. Necesitamos enseñar a nuestros niños a ser de Dios.
  3. Enseñar Historias Aguadas De La Biblia. Las historias de la Biblia son importantes. Así como cualquier otra parte de la Biblia. Pero si sólo se difunden historias aguadas y conceptos en lugar de enseñar a los niños toda la Palabra de Dios, de una manera que ellos puedan entender, los inmunizamos en contra del evangelio. Les damos solo lo suficiente para sentirse bien consigo mismos pero no lo suficiente para que sean salvos. Lamentablemente, muchos publicadores de la educación cristiana están haciendo justamente eso, para asegurarse de que su plan de estudios sea aceptado por todas las denominaciones. Los niños pueden aprender doctrina si la enseñamos de la manera que puedan entender.
  4. No Permitir Que Los Niños Tengan Parte En El Ministerio. Enseñarles que su único papel es ir a la iglesia y escuchar – y tal vez jugar algunos juegos – y asegurarte que no son una parte importante de la iglesia. Los niños pueden ser enseñados a ministrar. Lo sé porque he enseñado a niños a ministrar en cada área de la iglesia, incluyendo hacer lecciones objetivas, dirigir la alabanza, la oración y predicar. Incluso he enseñado a niños a ser guerreros de oración por los líderes de la iglesia.
  5. Siempre Segregar A Los Niños. Si nunca dejas a los niños – o incluso adolescentes en algunos casos – ser parte de la congregación, crecerán en la iglesia sin ser necesariamente parte de ella. Tendrán muy poca o ninguna conexión con los ancianos y se irán cuando ya no sean parte del ministerio de niños o jóvenes. Estarán fuera de su zona de comodidad. Una manera de no dejar que esto ocurra es asegurarte que los niños están incluidos en los servicios intergeneracionales de la iglesia, y darles un lugar en los eventos de la misma.

Vía: Ministry Today Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s