hombre-orando-desenfoque

Neil Kennedy

Cuando las sociedades pierden los parámetros direccionales de propósito, echan fuera toda restricción. La revolución sexual de los años 60’s, marcó el comienzo de una degradación para los jóvenes de EE.UU. Ahora, la primera generación de hombres que creció con acceso ilimitado a la pornografía, está sufriendo inesperados daños colaterales – (PIED) disfunción eréctil inducida por la pornografía.

Deja a un lado el argumento espiritual y moral por un momento, y simplemente echa una mirada a los efectos psicológicos y emocionales. Los jóvenes están reportando una increíble desconexión con las mujeres con las que tienen intimidad física. En lugar de verdaderamente experimentar el momento con ella, admiten que fantasean acerca de la pornografía, mientras están personalmente con una joven mujer. Están mezclando su realidad virtual con la realidad. El resultado de tal composición mental y emocional es la desilusión.

El Instituto Max Planck, encontró evidencia real de que la pornografía impacta grandemente el cerebro. Mientras más pornografía consumen los hombres, menor es el estrato del cerebro, que es el centro de recompensa del mismo.

El Dr. Gary Wilson, profesor y autor de Your Brain on Porn, argumenta, “El resultado en algunos usuarios de pornografía en internet, es una mayor activación cerebral a la pornografía, y menos excitación con el sexo con una persona real.”

La evidencia es clara. Mientras más expongas tus ojos, menor la reacción en tu carne.

Job dijo, “Hice pacto con mis ojos; ¿Cómo, pues, había yo de mirar a una virgen?” (Job 31:1). Tu relación con tu esposa nunca florecerá, si tus ojos no están fijados en ella.

Con acceso sin restricciones a la pornografía, e imágenes semi-pornográficas atacándonos todos los días, ¿cómo puede un hombre mantenerse en pureza? ¿Cuál es la respuesta? ¿Ponemos la carga sobre las mujeres? ¿Las vestimos de pies a cabeza, con sábanas negras? ¿Cubrimos sus ojos con velos?

Un hombre verdadero, es galante en sus relaciones con las mujeres. Trata a una mujer mayor como a su propia madre, a sus compañeras como a su propia hermana, y a una joven mujer, como a su propia hija.

Salomón, un hombre que conoció a las mujeres mucho mejor que cualquiera, nos da principios poderosos para mantenerse en pureza:

  1. Pon atención a la sabiduría (Proverbios 7:1-5). La sabiduría es como una hermana que te da información privilegiada sobre las mujeres. Ella dice, “Escucha, te protegeré de la aventura con una mujer inmoral y su adulación engañosa.”
  2. Mantén tu distancia de las mujeres seductoras (Proverbios 7:6-8). El pecado requiere proximidad. Crea límites.
  3. No prestes oídos a las palabras seductoras (Proverbios 7:5). No permitas que una mujer te susurre al oído.
  4. Ve a casa después del trabajo (Proverbios 7:9). Los hombres toman malas decisiones cuando no tienen dirección.
  5. Quita tus ojos de la mirada descarada (Proverbios 7:13). Sigue el ejemplo de Job. Haz un pacto, una promesa espiritual, de no mirar con lujuria. Todos hemos visto el tipo que mira con ojos lujuriosos a una mujer. Imagina si tuvieras a un hombre mirar de esa manera a tu esposa o hija. ¡No seas ese tipo!
  6. Conoce la diferencia entre la lujuria y el amor (Proverbios 7:23). La lujuria es el deseo maníaco, obsesivo, e incontrolable, para tomar algo o alguien. La lujuria toma mientras que el amor da. Dios es amor – Dios es Santo; por lo tanto, el amor debe ser santo. Contrario a la cultura popular, el amor está confinado a la justicia establecida por Dios.
  7. Honra a la esposa de otro hombre (Proverbios 7:19). Deberíamos practicar un código de hombres. Job reconoció que mirar a una mujer con lujuria, abría la puerta para que su esposa sirva a otro hombre (Job 31:10).
  8. No seas persuadido (Proverbios 7:21). La seducción viene de la adulación. La adulación es un tipo de brujería. Es una manipulación por el engaño.
  9. Entiende que la impureza es una trampa (Proverbios 7:22). Los hombres a menudo dicen, “Soy un hombre adulto, soy libre de hacer lo que quiera.” En realidad, el pecado sexual es adictivo y es una trampa que esclaviza a los hombres.
  10. Recuerda que la mujer inmoral te avergonzará (Proverbios 7:26). Vas a ser una víctima. Eres mejor que el pecado sexual. Tu propósito es más grande que las fantasías.
  11. Considera que la mujer inmoral te llevará a la muerte (Proverbios 7:27). No hay nada que ganar en tu vida, en las cámaras secretas de la pornografía.

Un hombre que se mantiene dentro de los parámetros de su propósito no tiene tiempo para actividades triviales. Toma la energía y el tiempo que la pornografía demanda, e inviértelas en una relación real, y cumple con los propósitos, como un auténtico hombre.

Mantenerse puro no es fácil, pero la recompensa de hacerlo son inconmensurables. La relación sexual con tu esposa se convertirá en una celebración de sus vidas, juntos. Tu conexión física será más agradable. Su conexión emocional será apasionada. Su comunión espiritual será emocionante

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s