Angry African American woman had a fight with her boyfriend at home.

Ron Edmondson 

¿Cómo es que, el que una vez fue un buen matrimonio, se desmorona?

Me hacen esta pregunta, cuando se hace público que un matrimonio que todos pensaban que era una roca sólida, se desmorona.

Como dice la canción, es un lento desvanecimiento. Un buen matrimonio no se deteriora de la noche a la mañana. Se apaga gradualmente.

Probablemente hay muchísimas razones. Por lo general, hay algunas causas comunes, en mi experiencia.

Muchas veces, las parejas están destruyendo su matrimonio, y la mayoría de las veces, no es intencional, y ni siquiera saben lo que está ocurriendo. Así que, déjame abordar esto, para aquellos que pudieran estar en un momento, o que se avecina un tiempo, en el que, un buen matrimonio está en grave peligro (A Satanás le encantan esos tiempos).

Aquí tengo cinco maneras en las que pudieras estar destruyendo tu matrimonio:

  1. Otros intereses entre los dos. El típico escenario peligros: La pareja no se ha estado comunicando bien, la vida es abrumadora, y de pronto, una voz amigable o una sonrisa bonita, dice una palabra de afirmación en la oficina. Ocurre todos los días. Podría ser una relación – incluso buenas relaciones como los hijos, u otros amigos – o un pasatiempo, o el trabajo, pero algo consigue tener mayor prioridad que el matrimonio. Probablemente haya habido un tiempo cuando los dos podrían haberse “comido el mundo.” Nada podía interponerse entre ustedes. Eran inseparables. Pero otras cosas comenzaron a tener la atención de uno de ustedes, o de ambos – lentamente, con el tiempo. Las distracciones externas destruirán un buen matrimonio. También he visto parejas sólidas que una vez, estuvieron muy comprometidos con la iglesia. Era un lugar estabilizador para ellos. Encontraron amigos allí, y su aliento semanal. Gradualmente, bajaron el compromiso y en el mejor de los casos, asisten de vez en cuando. Esto proporciona una entrada para el enemigo.

¿Hay distracciones que se interponen entre tú y tu matrimonio?

  1. Conflicto no resuelto. Cada pareja es diferente – y cada individuo. He encontrado a menudo que, hay uno a quien no le importa el conflicto, y que huye de él. Puede que uno esté aburrido por las pequeñeces. Y hay toda clase de combinaciones entre ellos. Los cajones ligeramente abiertos, o la ropa sobre el piso, pueden probar ser un gran problema si nunca se aborda. Cuando los conflictos se desarrollan, en algún momento, deben ser tratados. El dolor oculto nunca desaparece por sí solo. Y, muchas parejas simplemente no saben cómo abordar el conflicto. (Busca ayuda.) El conflicto que no se corrige, algunas veces, parece que nunca existió. Pero sí existió. Y existe. Alguien se está aferrando a él. Créeme. Mientras más tiempo se instala, más profunda la huella que causa. Alguien leyendo esto, puede estar permitiendo que una ofensa de años atrás, continúe persiguiéndote. Tu cónyuge puede ni siquiera saber que la herida todavía está allí.
  1. La pareja deja de soñar. Cuando una pareja está apenas saliendo, tienen muchos sueños juntos. Discuten su futuro. Sueñan acerca de donde vivirán y viajarán. Sueñan acerca de la familia y la aventura. En una energía que alimenta la relación. Cuando esto se detiene, el combustible también. Muchas veces, estamos tan distraídos con los afanes de la vida – los hijos, el trabajo, el pago de cuentas – se convierte en todo lo que hablamos. Aquellas cosas que una vez soñamos, son reemplazadas por demandas del día. Esto es natural, pero puede desgastar un matrimonio. ¿Cuándo fue la última vez que pasaron tiempo hablando del futuro – su futuro como pareja?
  1. El aburrimiento. Lo he dicho siempre, esta es una de las principales causas de que los matrimonios se deshagan. Las parejas renuncian a las citas, a reír, a divertirse juntos. Quedan atrapados en la rutina y la vida de ajetreo. El aburrimiento se instala y de repente, y la cercanía que una vez compartían, comienzan a ir por la deriva. Al enemigo le encanta esto, y de pronto, uno o los dos, buscan la emoción en otros lugares. Peligroso. ¿Recuerdas cuando no podías esperar a ver a tu cónyuge otra vez? ¿Estabas apenas involucrado, y era la primera persona en quien pensabas en la mañana y la última en la noche? ¿Qué fue de esa persona lo que capturó tu atención? Lo más probable es que sigue allí – simplemente no lo has notado desde hace un tiempo. ¿Cuándo fue la última vez que te reíste con tu cónyuge hasta que te doliera el estómago? ¿Cuándo fue la última vez que recuerdas que el matrimonio fue divertido?
  1. Vivir agendas separadas. Está bien tener identidades separadas. Está bien tener intereses separados. Yo incluso lo animo. Eso mantiene las cosas interesantes. Pero, no está bien tener agendas separadas. La agenda de un matrimonio debería ser, dos personas muy diferentes, mezclando esas diferencias en uno. Cuando esto no está pasando, la fortaleza del matrimonio, lenta o rápidamente, se desvanecerá. ¿Es tiempo de volver a la misma página el uno con el otro? Hemos encontrado que necesitamos separar un tiempo – solo para nosotros dos – para reconectarnos y volvernos a alinear con el lugar donde estamos, como pareja, y a dónde estamos yendo.

Tomará intencionalidad de tu parte – y que ambas partes cedan – abordar estas cuestiones. Pero, un buen matrimonio, vale la pena el esfuerzo.

Oro por tu matrimonio así como por el mío. Mantente firme

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s