Amando a DIOS - Mike Bickle

“Bendice, alma mía, a Jehová, Y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; El que sacia de bien tu boca
De modo que te rejuvenezcas como el águila.”

—Salmo 103:2-5

Si hemos de experimentar verdadera plenitud duradera y sanidad en lugar de nuestras heridas, debemos encontrar al Mismo Sanador y ser alentados a construir una relación de intimidad con Él. ¿Cómo son sanadas las heridas internas del corazón? Debemos dar todo a Dios, incluyendo toda amargura, autocompasión, y deseo de venganza. Nuestro dolor, ira, vergüenza y orgullo – incluso nuestras esperanzas, ambiciones, y sueños – deben ser llevados al altar de Dios, junto con nuestros derechos personales y el deseo de manejar nuestras propias vidas. Jesús deben convertirse en el centro de nuestros corazones, no nuestras tragedias, nuestro pasado, o todo lo que pudo haber sido. Solo Jesús puede transformar la autocompasión en victoria, o las lágrimas en triunfos.

Oración

Padre, muéstrame la sanidad interna que todavía necesito. Revélame las heridas de modo que puede dejarlas en el altar, y permitir que Jesús transforme mi autocompasión en victoria y triunfo.

Un enfoque en la intimidad con Jesús es esencial en la sanidad de las heridas internas del corazón.

 

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s