header_fimb_604w

Holy-Spirit-attitudes-bad

Lee Grady

Fui lleno del Espíritu Santo hace 40 años, por lo que me gustaría poder decir que he “llegado” a cierto nivel de perfección cristiana. Pero la verdad es que, Dios todavía está trabajando en mí, algunas veces, con pala y pico, y otras con una excavadora y dinamita. He aprendido que el Espíritu Santo, nuestro gran refinador, nunca deja de pisarme los talones, confrontando mi pecado, y exponiendo mis actitudes malolientes.

Hace esto, no para avergonzarme o torturarme, sino para ajustarme a la imagen de Jesús. Este agotador proceso, es lo que la Biblia llama “santificación,” una gran palabra teológica, que simplemente significa que Dios habla en serio, acerca de quemar la basura de mi corazón, de modo que pueda reflejar Su naturaleza divina. A Él no le importa pasarme a través del fuego, pues conoce el feliz resultado final. La santificación puede ser dolorosa, pero el resultado es, de acuerdo al autor de Hebreos, el “fruto apacible de justicia” (Heb. 12:11).

Cuando invitamos a Jesús a entrar a nuestros corazones, Él se muda allí – y no coexiste tímidamente con nuestro pecado. Es un guerrero implacable, y avanza en un ataque amoroso, hasta que cada área de nuestro rebelde corazón, ha sido conquistada. Mata nuestro orgullo, asesina nuestra codicia, y no muestra misericordia hacia ningún comportamiento pecaminoso que nos ha controlado. Tu decisión es, cooperar con este proceso, o retrasarlo más de lo necesario, pues no quieres que se entrometa en tu vida privada.

A continuación, te presento cinco actitudes que Dios quiere cambiar en todos nosotros. Las malas actitudes pueden mantenernos fuera de nuestra tierra prometida. Pueden impedir la obra de Dios en nuestra vida. Pueden apagar el Espíritu Santo. Si no has rendido estas actitudes a Él, deja que el Espíritu Santo intervenga y comience el proceso de demolición.

  1. Terquedad – Algunos cristianos se acercan a Dios con manos en alto, gozosos; otros mantienen sus brazos cruzados de manera desafiante. ¿Es tu oración diaria: “Que no se haga mi voluntad, sino la Tuya”? O ¿pones condiciones estrictas a tu obediencia? Dios quiere rendición. No seas terco, ni un Jonás que huye cuando Dios te llama. Algunos creyentes que conozco, empezaron con un corazón sin reservas, pero se han vuelto cautelosos y dudosos, cuando las cosas no salen como esperan. Renuncia al enfado. Regresa al juego, quita el freno y avanza hacia adelante, con Él.
  2. Negatividad – El gozo es un fruto del Espíritu Santo, pero nunca se sabe, cuando estás alrededor de ciertos cristianos. Nunca aprendieron a regocijarse en los momentos difíciles. Nunca ven el lado bueno de cualquier nube. Siempre esperan lo peor. Su fe es extinguida por el temor y la duda. Jesús murió en la cruz de modo que pudiéramos experimentar gozo indescriptible. Si has cargado un pesado manto de tristeza durante toda tu vida, deja que Dios lo cambio por un manto de alegría.
  3. Egocentrismo – La esencia del pecado es el egoísmo, pero esta actitud no debería caracterizar a los cristianos llenos del Espíritu. Cuando somos bautizados, nos convertimos en parte de la iglesia, y aprendemos a amarnos los unos a los otros, a servirnos y tenernos estima aún más alta que a nosotros mismos. Ya no tenemos permiso para andar aislados y solitarios. El Espíritu Santo nos enseña a decir: “No se trata de mí.” Deja de ver la vida a través de tus propias necesidades. Aprende a poner las de los demás, en primer lugar.
  4. Heridas – Todos hemos sido lastimados. Pero el éxito verdadero en la vida está determinado, no por nuestras circunstancias, sino por cómo las enfrentamos. Dios nos llama a perdonar, sin importar cuánto dolor hemos soportado cuando fuimos traicionados, ofendidos, ultrajados o ignorados. Dios quiere enjugar tus lágrimas, pero no puede sanarte si odias a las personas que te hirieron. El perdón es una elección, no un sentimiento. No esperes tener sentimientos cálidos y confusos por tu enemigo. Toma la decisión de amar de todas maneras, y los sentimientos vendrán después.
  5. Buscador de defectos – Filipenses 2:14 nos manda: “Haced todos sin murmuración ni contienda” Pero desde que la iglesia comenzó hace 2,000 años, ha habido señaladores con el dedo, y llorones, que han frenado el progreso del evangelio, con sus quejas fútiles. Hay 686,000 especies de insectos en el mundo, y billones de ellos están zumbando al mismo tiempo; de la misma manera, siempre habrá críticos zumbando con sus acusaciones y opiniones. Sin embargo, el mundo no es cambiado por insectos, sino por gente que ha sido transformada por Cristo. No te unas al trágico coro de críticos de mente estrecha. En vez de eso, sé un motivador.

Dios quiere santidad. Pero algunos de nosotros no nos damos cuenta que no podemos tener verdadera santidad hasta que rindamos nuestras actitudes, aquellas que son contrarias a Su naturaleza. No es suficiente solo dejar ir los comportamientos pecaminosos. Él quiere que seas como Jesús, por dentro y por fuera. Quiere la verdad en la parte interior. Deja que Él destruya tus malas actitudes

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s