Maxwell

Un anciano se sentó nerviosamente en el banco de la sala de espera de su doctor. Un hombre más joven entró y tomó asiento junto a él, y no pudo evitar notar la mala postura del hombre mayor. Cuando la enfermera llamó al anciano, el joven se dio cuenta que éste se levantó y estaba muy encorvado, sus piernas temblaban, y parecía que estaba a punto de caerse.

“Vaya,” musitó el joven, “ese viejo está en muy mal estado.”

Unos minutos más tarde, la puerta del consultorio del doctor se abrió, y el anciano salió. Solo que ahora estaba erguido, sus piernas fuertes, y una amplia sonrisa se dibujaba en su rostro. El joven estaba asombrado, y cuando el anciano empezó a caminar con confianza, el más joven se levantó y tomó su brazo.

“¡Mi Dios!” exclamó. “¡Es como si fuera un milagro! ¿Qué hizo el doctor?”

El anciano sonrió y dijo, “Me miró, analizó la situación, y me dio un bastón.”

Me encantan los chistes como ese – y no porque soy un anciano. Me encanta la verdad de que, algunas veces, necesitamos que alguien nos ayude a evaluar nuestra situación, y nos apunte hacia una solución. Todos entendemos la necesidad de ver a nuestro doctor para una revisión médica de forma regular, pero ¿has considerado alguna vez, visitar a un profesional para una revisión de liderazgo? Puede sonar extraño, pero quiero alentarte a darle una oportunidad.

Verás, la semana pasada compartí algunos pensamientos contigo acerca de dirigir a tus compañeros. Dos semanas atrás, traté de ayudarte a entender cómo guiar a tu líder. Todo esto ha sido parte de una serie que reviste algunos de los temas de mi libro El Líder 360º.

Bien, hoy quiero tocar el concepto de liderar a tus seguidores, pero en lugar de enseñarte qué hacer, quiero ayudarte a examinar lo que ya estás haciendo. Lo llamo La Revisión del Liderazgo, y es para todo aquel que dirige un equipo. No importa cuán grande sea, o si son voluntarios o empleados, es beneficioso para ti como líder, tomarte un tiempo, y evaluar cuán bien estás dirigiendo a aquellos que te siguen. Es por eso que tengo tres simples pruebas, para ayudarte a evaluar la salud de tu liderazgo, y señalarte las oportunidades para una mejor salud.

Y no te preocupes – a diferencia de tu revisión médica anual, no te tomará mucho tiempo en absoluto.

Revisa la temperatura

La parte más fácil de visitar a cualquier médico es cuando la enfermera te toma la temperatura. Te pone un termómetro digital en la boca, y en cuestión de segundos, sabes si tu cuerpo está peleando contra alguna infección, o marcha a buen ritmo saludable. Encuentro de gran ayuda la revisión de la temperatura de tu equipo, de vez en cuando, y así como en el consultorio del doctor, es fácil. También, así como en lo del doctor, es más acertado cuando mantienes la boca cerrada. Si quieres descubrir dónde estás como líder, revisa la temperatura de tu equipo. Hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Está la gente evitándome en la oficina?
  • ¿Ha incrementado el conflicto entre el equipo?
  • ¿Está la gente abandonando o separándose?

Si respondes a  más de una de estas, afirmativamente, entonces es una señal segura de que la temperatura está quemando. Eso significa que es tiempo de salir de tu mundo y adentrarte en el de ellos, a fin de conocer mejor a tu gente y construir relaciones. Hay una gran diferencia entre rondar la oficina, como un depredador, buscando cualquier señal de debilidad, y caminar por los pasillos, como un mentor y amigo. No puedes dirigir a la gente si no puedes leerlas. Es simplemente un hecho de liderazgo. La conexión y compromiso son cruciales.

Sube a la balanza

Pocas cosas hay tan frías e insensibles como un balanza. No importa cómo te subas en ella, siempre te devuelve un número difícil y duro, ¡y te quedas a recoger los pedazos! Y sin embargo, la balanza nos da un buen punto de referencia para el progreso – nos dice dónde estamos y a qué dirección necesitamos ir. De vez en cuando, si quieres evaluar tu peso como líder, hazte las siguientes preguntas acerca de tu equipo:

  • ¿Vienen a mí las personas con problemas y soluciones?
  • ¿La gente demuestra iniciativa y compromiso?
  • ¿La gente produce en su más alto nivel debido a mi confianza y ánimo?

Si no puedes responder afirmativamente a la mayor parte de estas preguntas, es probable que tu liderazgo sea liviano donde realmente importa. Siempre animo a poner un “10” sobre cada uno. Ver lo mejor y creer lo mejor de las personas, es la forma más segura de obtener lo mejor de ellas.

Haz la prueba de estrés

¿Alguna vez has ido al médico por una prueba de estrés? Por lo general, se recomienda hacérsela cuando el doctor sospecha que tienes algo malo con el corazón o pulmones. Esencialmente, te suben a una caminadora o a una bicicleta estacionaria, y te esfuerzas hasta que el médico dice que te detengas. No es divertido, te aseguro – especialmente ¡cuando estás fuera de forma! Pero la prueba de estrés es extremadamente útil para determinar cuan bien está funcionando tu sistema central.

La misma filosofía se aplica con tu equipo. Como líder, necesitas hacerte una prueba de estrés de vez en cuando, para asegurarte que el corazón de tu equipo está saludable. Esto significa, evaluar lo intangible de un buen liderazgo, aquellos aspectos que se relacionan con la misión y visión. Deberías hacerte las siguientes preguntas:

  • ¿Está la gente operando en sus zonas de fortaleza?
  • ¿Las personas muestran que entienden y abrazan la visión de la organización?
  • ¿Están haciendo el trabajo que sienten que importa?

Cuando tu gente está trabajando con su corazón y mente, tu equipo es capaz, no solo de hacer más, lo hacen mejor. Cuanto más sano está el corazón de un equipo, más puedes empujarlo a ir más lejos, más rápido y más alto.

A veces, incluso el mejor líder necesita una rápida revisión para asegurarse de que está dirigiendo bien. Cuando te tomas el tiempo para evaluar donde está tu equipo – y haces los ajustes necesarios – aumentas tu influencia, y en ningún lugar es más importante tu influencia que con la gente que lideras. Cuanto más estás dispuesto a invertir en ellos, valorarlos, añadirles valor, y desarrollarlos, más grande será tu equipo.

Vía: http://www.johnmaxwell.com

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s