header_fimb_604w

Contreras

Lee Grady

Isabel Contreras era la persona más improbable sobre la tierra, para convertirse en una predicadora itinerante.

Criada en una familia católica, al sur de México, se convirtió en atea a los 14 años, exploró el satanismo durante la secundaria, y comenzó a vivir la vida loca, cuando se hizo jugadora amateur de voleibol. Bebía muchísimo, abrazó un estilo de vida lésbico e incluso, vendió su cuerpo como prostituta lesbiana, durante tres años que vivió en la ciudad de México.

Pero todo eso cambión cuando encontró a Jesús a los 21 años. Nadie tuvo que decirle que deje de tener sexo con las mujeres. “Inmediatamente, el Espíritu Santo me dijo que eso estaba mal,” dice Isabel.

Después de su conversión, invitó a 25 de sus atletas amigos, a una cena, y anunció que era cristiana. “Ustedes son bienvenidos para unirse a mí,” dijo, después de invitarlos a su iglesia. “De lo contrario, pueden pretender que nunca me conocieron. La antigua Isabel, está muerta.”

Sus amigas lesbianas no estaban felices con el cambio drástico. Incluso, contrataron a una chica para tratar de seducirla, pero Isabel no cayó. “Sabía que nunca regresaría a esa vida,” dice. “Sabía que mi decisión de seguir a Jesús, era todo o nada.”

Y así comenzó un viaje inusual para una mujer que se ha convertido en alguien con un ministerio respetado, en un país dominado por hombres, marcado por su machismo. Ahora, de 54 años, Isabel ha plantado dos iglesias. Desde su base en La Paz, Baja California, ha predicado en cada estado de México, y en cinco otros países.

En la conferencia de mujeres de ReeNueva, celebrada en la ciudad de Querétaro la semana pasada, su apasionada predicación hizo que mujeres se animaran, y rieran de sus frecuentes chistes. “¡Cristo está en ti!” gritaba. “Dios te puso donde estás, de modo que puedas dar a la gente, la unción; “¡Satanás y sus demonios tienen miedo de eso!”

El ministerio no es fácil para Isabel, a pesar de haber viajado por 20 años, como profeta y maestra de la Biblia. Cuando visita una nueva ciudad, a menudo descubre que es la primera mujer en predicar allí. Algunos pastores varones, la han enfrentado airadamente, diciéndole que Dios no unge a las mujeres para compartir el evangelio. Generalmente, ella les recuerda la historia bíblica de Balaán.

“Si un burro puede hablar por Dios, yo también puedo,” dice.

Isabel se  ha hecho popular, especialmente entre las mujeres, pues ni siquiera trata de encajar en el molde cultural latino. No está a la moda, de seguro. No lleva zapatos de tacón, o vestidos suntuosos. Cuando se para en un púlpito, típicamente viste prácticos pantalones de trabajo, un suéter, y un sencillo collar. Su cabello no está estilizado. Bromea acerca de su peso, y recuerda a la gente, que acaba de perder 52 Kg.

“Yo sé lo que algunas de ustedes, señoras, están pensando, al verme,” le dijo a la multitud en Querétaro. “Piensan que me veo como un dique. Eso está bien. No me importa lo que la gente piense de mí. Voy a seguir mirando a Jesús, hasta que me parezca a ÉL.”

Pero es la apariencia simple de Isabel, y su brutal honestidad, lo que gana a su audiencia. Les encanta que ella no tenga la apariencia de una modelo. Se sienten aceptadas por ella, no amenazadas. Así que, escuchan cuidadosamente su testimonio, y su enseñanza profética.

“Dios me ha dicho que soy una señal,” dice. “La manera en la que me veo, la manera en la que soy, permite que la gente se sienta cómoda conmigo, y reciben lo que Dios está diciendo.”

Isabel cree que su batalla homosexual comenzó a la edad de 11 años, cuando una niña mayor, abusó de ella en un armario oscuro. Pero también cree que algunas mujeres se vuelven al lesbianismo, porque han sido violadas o abusadas por los hombres, y por lo tanto, ven el sexo con ellos como algo doloroso y traumático. Este problema es especialmente grave en México, donde el abuso doméstico se ha convertido en una epidemia, y la tasa de feminicidio, es una de las más altas en el mundo.

Aunque Isabel ve la homosexualidad como un pecado, solo tiene compasión por la gente que batalla con la atracción hacia el mismo sexo, pues a menudo, eso tiene raíz en el abuso. Ha aconsejado a incontables personas que encontraron sanidad después de la oración.

Algunos líderes de la iglesia en México, creen que Dios está usando a Isabel de una manera única, no solo para ofrecer sanidad a la gente que batalla con su identidad sexual, sino también, a todo el cuerpo de Cristo.

“Isabel está rompiendo paradigmas,” dice Claudia Cupido, copastora de Unidad Cristiana, una megaiglesia carismática en Querétaro. “No es frecuente encontrar la combinación del ministerio profético y de enseñanza que ella ofrece. Ahora que habla libremente acerca de su pasada, neutralizará la batalla que muchas niñas y mujeres están enfrentando.”

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s