Reuters-Pulse-Flower-Wall-Vigil

Dr. Michael Brown

Estimado Isaac,

Con gran interés, leí tu “Carta abierta a mi familia cristiana conservadora: Una respuesta al tiroteo de Orlando.”

Durante los últimos doce años, he hecho todo lo posible por escuchar las historias de la comunidad LGBT, especialmente aquellas en las que se profesa la fe en Jesús, y así como muchas de aquellas historias me tocaron profundamente, tu carta abierta lo hizo también.

Si no te importa, quiero recapitular algo de lo que escribiste, para el beneficio de aquellos que no la han leído, y luego compartiré mi corazón contigo.

Como hijo de dos pastores, estás respondiendo a la pregunta que muchos de nosotros hemos hecho, a saber, “¿Por qué nosotros los cristianos, estamos siendo culpados por el tiroteo en Orlando?”

Es una pregunta que he abordado también.

Tu respuesta es lo que he escuchado de otros escritores homosexuales, pero tú explicas todo extremadamente bien, habiendo sido criado en la iglesia.

Escribiste, “Temo que los cristianos conservadores están siendo agrupados con el asesino homofóbico, con ISIS y los religiosos radicales, porque, para la comunidad LGBT+, estos son los grupos que mantienen el sistema que produce la homofobia.

“Me gustaría que entiendan que la homofobia no es solo demostrada por el tirador, por los muchachos que me golpearon en el parque, o el tío que me llamó “maricón.” La homofobia, en su núcleo, es el odio que cambia la manera en que la gente LGBT+ entiende su valor.”

Esto, por supuesto, es el núcleo de la cuestión, incluso si no hay conexión directa entre la masacre de Orlando y la enseñanza cristiana.

Como explicas, “El florecimiento de la homofobia es la violencia, mientras que el sistema de raíz es la mentalidad cultural / religiosa, que se acomoda a todo grupo de gente, como relacionalmente inferior, espiritualmente inmadura, así como social y sexualmente desviada.

“Cuando los mensajes de sus iglesias y los sermones que aplauden; cuando los mensajes que mandan como nuestros padres, líderes y amigos bien intencionados, cambian negativamente la manera en la que nosotros, la gente de la comunidad LGBT+, siente acerca de nuestra versión del amor, nuestro ofrecimiento relacional o nuestra posición en este mundo (como hijos amados de Dios), el sistema de homofobia está trabajando a través de ustedes.”

Me alegro que también hayas escrito que sabes que esta no es nuestra intención, y espero que puedas también darte cuenta que, cuando la iglesia encontró la homosexualidad comenzando a finales de los 60’s, fue a menudo, en sus formas más feas y extremas.

Pero esto es lo que encontré como lo más importante en tu artículo.

Como uno que ha sido criado para abrazar la actitud de “ama el pecado, odia al pecador,” cuando descubriste que tenías atracciones bisexuales, determinaste odiar tu pecado, añadiendo, “Pero cuando amas tu ‘pecado,’ no tienes opción y lo dejas, pero te odias a ti mismo.”

Por lo tanto, concluiste, “No estoy limpio emocional, romántica o espiritualmente. Soy un muchacho pervertido.”

Estabas seguro que, “Como un chico cristiano diligente, sabía que Dios iba a matarme – una vida eterna en el infierno,” y si ÉL no lo haría, tú ibas a hacerlo, y por ello, el suicidio era la opción lógica.

Isaac, a pesar que puede que solo me conozcas como un activista conservador, y supuesto “homófobo despiadado,” puedo asegurarte delante de Dios, que he escuchado otras historias como la tuya (ya sea cara a cara, o escritas), y he llorado con el dolor que experimentaste. Y he tratado de transmitir ese dolor a otros.

De hecho, si leíste la carta abierta de mi libro Can You Be Gay and Christian? (¿Puedes ser homosexual y cristiano?), verás que cito a Justin Lee y otros escritores homosexuales, para transmitir estos mismos puntos.

Realmente creo que la iglesia debe entender tu perspectiva, y sentir tu dolor; y cuando preguntes, “Sin nuestros santuarios, ¿a dónde podremos acudir?”, es una pregunta que he planteado a mis colegas conservadores, a nombre tuyo también.

Y tu petición es simple: “Muchos de nosotros, en la comunidad LGBT+, no estamos intimidando para que abandonen sus valores religiosos. Simplemente pedimos camaradería.”

Concluyes, “Por favor, ayúdanos a construir paradigmas relacionales y religiosos, libres de odio. Si podemos lograr esto, lado a lado, podríamos muy erradicar las divisiones que nos mantienen atacándonos unos a otros. Podemos incluso, salvar vidas.”

Así que, aquí están mis preguntas para ti, las que escribo como alguien que está absolutamente comprometido a traer sanidad y salvación a tanta gente como sea posible.

En primer lugar, ¿cómo podemos “construir paradigmas relacionales y religiosos, libres de odio” cuando ustedes están estigmatizando nuestras sagradas convicciones como de odio?

Si estamos cien por ciento seguros de que la Biblia condena la práctica homosexual, ¿cómo podemos sostener esa enseñanza, sin que ustedes sientan que los odiamos? Si estamos seguros de que nuestro Padre celestial no aprueba las relaciones del mismo sexo, no importa cuán amorosas y comprometidas puedan ser, ¿qué quieren que hagamos?

Nosotros deseamos ser absolutamente fieles con ustedes, pero solo podemos serlo si somos fieles a Dios.

En segundo lugar, si no podemos tener una comunión real con cristianos profesos, quienes creemos que están practicando el pecado – no estoy hablando de gente del mundo sino gente que dice ser seguidora de Jesús – ¿cómo podemos tener verdadera comunión contigo si creemos que estás viviendo en pecado?

Absolutamente damos la bienvenida a cualquiera que lucha con cualquier pecado de la carne, o cualquier deseo impuro (y todos tenemos de esto en nuestra vida, en una dimensión u otra), pero no damos la bienvenida a quienes celebra su estilo de vida, como algo bendecido por Dios, cuando estamos convencidos de que no es el caso.

¿Cómo resolvemos esto?

En tercer lugar, ya que te identificas como bisexual, ¿qué te detiene de afirmar tu atracción heterosexual, como algo dado por Dios, y tu atracción homosexual como algo carnal, cualquiera sea su causa o raíz? Dado que todos nosotros somos llamados a negarnos a nosotros mismos, tomar la cruz y seguir a Jesús, ¿por qué no negar ese aspecto de ti mismo?

Más importante aún, ¿por qué identificarte como bisexual?

¿Y si tuvieras otros deseos, profundos y aparentemente inmutables, que son horribles y vergonzoso? (Una vez más, en algún nivel, todos los creyentes estamos conscientes de tales deseos, al menos en alguno punto de nuestro caminar con el Señor). ¿Te identificarías públicamente con ello?

Si realmente conoces al Señor, entonces eso es quien tú eres: un hijo de Dios, lavado en la sangre de Jesús, incluso si batallas con la atracción hacia el mismo sexo.

Pero tus atracciones no te definen. El mundo puede pensar así, pero nosotros que conocemos al Señor, deberíamos conocer mejor que caer en esa trampa.

En cuarto lugar, ¿qué decir a aquellos que son ex homosexuales? ¿Aprecias sus historias y agradeces a Dios por su transformación, o las niegas e incluso las llamas mentiras o auto engaño?

Personalmente, tengo amigos que cambiaron de homosexuales a heterosexuales, otros que experimentaron cambios parciales, y otros que todavía son atraídos por el sexo opuesto, pero están viviendo en celibato, y benditas vidas en el Señor.

¿Qué tipo de camaradería tienes con ellos?

Isaac, no escribo estas cosas para discutir contigo o ganar un debate, sino para responder desde el corazón, como tu carta abierta y sincera, merecía.

¿Podemos seguir hablando?

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s