Loving couple looking at each other during garden wedding. Horizontal shot.

Lee Grady

El año pasado, tuve el privilegio de presidir la boda de una pareja de habla rusa, en Seattle. Conocí a Roman cuando estaba enseñando en una escuela ministerial hace dos años, y él ha hecho un viaje misionero conmigo a Perú. Cuando se comprometió con su novia, Ina, me pidió que hiciera los honores, y yo acepté encantado ser parte de su gran día. ¡La celebración terminó con una fiesta ucraniana para 300 personas!

Como muchos inmigrantes eslavos cristianos, Roman e Ina se casaron jóvenes. Roman cumplió 21 años solo una semana después de su boda, e Ina tiene solo 18. Sin embargo, son increíblemente maduros y responsables para su edad. Cuando les di la consejería prematrimonial (tengo la convicción de no casar a nadie sin hacer una consejería básica), quedé asombrado al ver cuán listos estaban para abrazar el pacto de vida del matrimonio.

Pero no todo cristiano que tiene la edad suficiente para casarse, está realmente listo para atar el nudo. Y si no estás listo, lo peor que puedes hacer es correr hacia el altar. Cuando hablo con los solteros acerca de su deseo de casarse, siempre pido que hagan esta simple lista de verificación. Tú también puedes compartir esto con amigos solteros que están ansiosos por casarse:

¿Has rendido completamente tu vida a Jesús? Tú no puedes construir un matrimonio fuerte sobre el romance, la pasión sexual o los sentimientos solamente. Tu matrimonio será débil si tú eres débil espiritualmente – y lo mismo si tu pareja no ha entregado todo su corazón a Dios. Estás corriendo un enorme riesgo si te casas cuando tu vida espiritual no es saludable.

¿Te llevas bien con los demás? Si tienes una historia de relaciones rotas y un drama continuo, no esperes que el matrimonio sea diferente. Necesitas controlar tu ira, celos, escenas de berrinches y de victimización ahora, no después de comprometer el resto de tu vida con tu cónyuge.

¿Cómo tú y tu pareja han manejado el conflicto? Todas las parejas tienen peleas. Pero si están teniendo encuentros de gritos y desacuerdos continuos antes de tu boda, te estás buscando problemas. Y si ha habido alguna forma de abuso físico o verbal, corta todo de inmediato y obtiene ayuda.

¿Has sido abierto acerca de tu pasado? El matrimonio se trata de intimidad. Pero nunca experimentarás este regalo si no puedes ser transparente acerca de tus errores y tus luchas. Si escondes tu dolor detrás de una máscara, traerás dolor al matrimonio, y finalmente, herirás a tu cónyuge. Ya sea que estés lidiando con la depresión, adicción o alguna forma de desorden sexual, obtén tu sanidad tanto como puedas, antes del matrimonio.

¿Confías en el pasado de tu pareja? No te apresures al matrimonio si te sientes inseguro acerca de la historia de tu pareja – especialmente si él o ella, ha estado casado antes. Está bien hacer muchas preguntas. Que todas las cartas estén sobre la mesa. No quieres despertar después de la luna de miel, y descubrir que tu Dr. Jekyll se ha convertido en Mr. Hyde.

¿Están planeando una vida juntos, o solo una ceremonia de boda? Muchas parejas hoy en día, están enamorados de la idea del matrimonio, pero no han pensado más allá de la luna de miel. Si estás obsesionado con la torta, flores, y la lista de invitados, ordena tus prioridades. No querrás gastar un montón de dinero en una boda para después ver cómo se desintegra el matrimonio después de un año.

¿Eres financieramente responsable? No tienes que tener barcos cargados de dinero para ser una pareja feliz. Pero si no has planeado cómo pagar tus cuentas, la tensión financiera ahogará tu matrimonio. Se sabio. Muchas parejas hoy en día, no han siquiera aprendido a cómo manejar una cuenta en el banco, crear un presupuesto o ahorrar dinero. Encuentra un mentor, si tus padres no te enseñaron los conceptos básicos de la administración en la vida.

¿Cómo se sienten tu familia y la de tu pareja acerca de este matrimonio? No hay garantía de que todos los padres estarán felices con tus decisiones. Pero si hay importantes conflictos en la familia extendida, puede que necesites evaluar si esta es una sabia decisión. Romeo y Julieta se amaban el uno al otro, pero su historia terminó en tragedia debido a las actitudes de sus padres. Busca apoyo pastoral si los miembros de la familia están tratando de provocar un conflicto.

¿Tú y tu pareja tienen similares metas y sueños? No tienen que gustarles las mismas películas, o preferir la misma clase de comida. Pero cuando Dios junta a dos personas, el uno apoya los sueños del otro. Esto es especialmente real cuando se trata de expectativas acerca de los hijos. Si tu pareja no quiere hijos, y tú sí, no asumas que esto simplemente “funcionará.” Si eres una mujer que quieres una carrera y tu prometido prefiere que te quedes en casa, es tiempo de reevaluar.

¿Tú y tu pareja, oran juntos? Esta es una perfecta manera de decir si eres espiritualmente compatible con tu pareja. Si sientes un profundo nivel de intimidad espiritual cuando oras con tu prometido(a), es una buena señal de que Dios los está juntando. Pero si tu pareja no está interesada en crecer espiritualmente contigo, tómalo como una pista para mirar a otra parte. Cuando Dios junta a un hombre con una mujer, deberían ser uno, en todos los sentidos.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s