istockphoto-womancrying-Chepko

Anthony Bollback

A través de muchos años como misionero en Asia, he tenido muchas oportunidades de sentir el agudo filo del arma del desánimo, de Satanás. Descubrí que él mantiene esta herramienta particular a disposición, en todo tiempo, y siempre la está afilando para usarla cuando uno está desprevenido.

Y eso es lo que me alarma. Ninguno de nosotros, nunca debería ser tomado por sorpresa.

Solo el estudio de la descripción de Satanás en la Biblia – es un engañador de los hermanos, un mentiroso, uno que se hace pasar por una inofensiva oveja, pero realmente es un lobo vestido de oveja, y además, descrito como un león rugiente buscando a quien devorar. ¡Eso es suficiente para ponernos en alerta!

Mi problema ha sido, y sospecho que el tuyo puede ser, el hecho de que somos arrullados hasta dormir, por varias razones, y bajamos la guardia.

Satanás está muy consciente de nuestras debilidades, y siempre toma ventaja de esos puntos débiles. A veces nos aflige con enfermedad, como en el caso de Job, para quitar nuestros ojos de Jesús. Hay momentos cuando trae reveses financieros o causa escasez de fondos, como en el caso de Job, que perdió todas sus posesiones y a sus hijos. Su propósito era traer desesperación al corazón de Job, de modo que maldijera a Dios y le diera la espalda.

Hay momentos cuando nuestros hijos son objeto de ataque, mientras van a la escuela o en la universidad. Eso es lo más estresando, y si no estamos viviendo cerca de Dios, puede tener devastadores efectos.

Tales cosas pueden ocurrir en toda nuestra vida, y puede provocar momentos de gran desánimo y desesperación, pues vemos el problema en lugar de Aquel que Resuelve Problemas.

A menudo, hay momentos de incomprensión y crítica que nos golpea como un maremoto. Para empeorar las cosas, la crítica a menudo viene de los creyentes, como el caso de Pablo, en el libro de Filipenses. La preocupación y el temor pueden atrapar nuestro corazón, y algunas veces, produce una parálisis espiritual que neutraliza la fe y nos inmoviliza.

Lo primero que necesitamos hacer es estar a solas con Dios, y dejar que Su tranquilizadora voz, hable paz a nuestro corazón. He descubierto que esto a veces ocurre cuando estoy especialmente ocupado haciendo la obra del reino, y soy negligente en mi comunión con Dios. Si esta condición persiste, estamos en peligro de morir de hambre espiritual, mientras que un banquete espiritual se extiende delante de nosotros. La oración ha sido puesta a un lado, para suplir las necesidades urgentes que confrontamos. Sé que esto es cierto, desde una experiencia personal. Cada vez que he sido atrapado en el pantano de la desesperación, fue porque no me tomé el tiempo para estar con Dios y Su Palabra.

Lo más sorprendente que he descubierto cuando fui abofeteado por Satanás, es el poder de la Palabra de Dios, levantando mi desesperado espíritu, y el poder de la oración, venciendo todo lo que Satanás lanzaba hacia mí. Siempre me ha asombrado cómo la aplicación de Su Palabra y el poder de la oración, me restauran a la victoria instantánea.

Hay algunas cosas que no debemos olvidar.

No podemos vencer a Satanás en nuestras propias fuerzas. Él vendrá a acosarnos en cualquier momento, pero sabemos por la Palabra de Dios, que somos más que vencedores a través del Señor Jesucristo. Toma tiempo para sumergirte en la Palabra de Dios diariamente, y nunca descuides la oración.

Sabemos que Satanás tiembla cuando nos inclinamos en nuestras rodillas para orar, y huye de la Palabra.

Así que conoce a tu enemigo, sus fortalezas y debilidades, como un buen general conoce al enemigo que enfrenta. Asegúrate de ponerte toda la armadura de Dios, y permanece en la fuerza de nuestro Poderoso Conquistador.

El que vive en la luz de la presencia de Cristo, y la Palabra, será capaz de prevalecer ante cada ataque del enemigo, y ser más que un vencedor a través de nuestro Señor Jesucristo.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s