Flickr-Selfie-Stick

Joseph Mattera

Como ministro de la iglesia, a tiempo completo desde 1981, he tenido la tarea de observar las vidas de miles de creyentes. Consecuentemente, he llegado a la conclusión de que hay creyentes en la iglesia que dicen que son cristianos, mientras que, al mismo tiempo, exponen sistemas de valores que son seculares. Sin embargo, estos creyentes seculares, son un poco diferentes de lo que podemos identificar como un “cristiano carnal,” cuyas maneras tienen que ver con los pecados manifiestos de la carne y emociones (lee 1 Corintios 3:1-4). De estos dos tipos, el creyente secular, como con el “cristianismo secular” (lo cual, por cierto, es contradictoria y, por lo tanto, un término equivocado), es más sutil, ya que son recubiertos con espiritualidad y paz exterior, pero tiene fundamentes de valores seculares.

Las siguientes son 10 señales de que eres un creyente secular:

  1. Tomas decisiones importantes sin primero determinar la voluntad de Dios.

Muchos creyentes son ateos funcionales pues toman las decisiones importantes, tales como el matrimonio, mudarse a otra región, cambiar trabajos, o cambiar de iglesia, sin escuchar de Dios, recibiendo el aporte del liderazgo espiritual o buscando en las Escrituras.

  1. Te preocupas más en lo que otros piensan que en lo que Dios piensa de ti.

En esta era secular de “selfies,” las apariencias, estatus, y popularidad con los amigos, son más buscados que el entendimiento del temor del Señor, que es el principio de la sabiduría (Prov. 9:10). Cuando nos importa más lo que la gente piensa de nosotros, que el respetar los caminos de Dios, entonces somos seculares.

  1. Eres guiado por el dinero, no por el Espíritu Santo.

Siempre que priorizas al dinero sobre la voluntad de Dios, eres secular. Esta es la razón por la que muchos de los llamados creyentes, trabajan tantas horas; luego, rara vez tienen tiempo para participar en la comunidad de la fe. Jesús dijo que si buscamos primeramente Su reino, todas las otras cosas que buscamos, serán dadas. (Mat. 6:33)

  1. Asistes a los servicios de la iglesia principalmente para socializar.

La principal motivación de los creyentes seculares al asistir a los servicios de la iglesia, es conocer amigos, mientras que la motivación principal de los seguidores de Cristo, es conocer a Dios en el contexto de la comunión con los santos, y escuchar lo que el Espíritu está diciendo a la iglesia.

  1. Imitas los valores de la cultura popular.

Los creyentes seculares adoptan los valores del mundo, cuando se trata de citas, sexo pre-matrimonial, vestimenta, música popular, lenguaje, etc. Esto me recuerda el viejo dicho: “Si se ve como un pato y grazna como un pato, entonces ¡es un pato!” Si internamente celebras los sistemas de valores del mundo, entonces tienes una mentalidad mundana (secular), no espiritual.

  1. Dios es una mera parte de tu vida.

Los verdaderos seguidores de Cristo, no hacen de Dios una mera parte de sus vidas. ¡Cristo es su vida! (Col. 3:1-4).

  1. No tienes un estilo de vida de búsqueda de Dios.

Los creyentes seculares pueden decir una rápida oración aquí y allí, generalmente para bendecir su estilo de vida secular, pero no buscan constantemente el rostro de Dios en oración, ni se vuelven a las Escrituras.

  1. Tu vida no impacta otras vidas con el evangelio.

Los creyentes seculares no tienen carga por ganar a otros para Cristo. ¡Muchos ni siquiera han ganado a una persona para Dios en los pasados cinco o diez años! La razón es que están tan sometidos a este mundo que no tienen un sentido de eternidad. Tristemente, muchas veces, los miembros no salvos de la familia, amigos, y compañeros de trabajo, no son capaces de notar la diferencia entre un creyente y un no creyente.

  1. No estás haciendo discípulos.

Hay muchas personas en el cuerpo de Cristo hoy, que han sido salvas por muchos años y no han invertido sus vidas en hacer siquiera un discípulo. Si no estás actualmente discipulando y ayudando a alguien a madurar en Cristo, entonces estás desobedeciendo deliberadamente la Gran Comisión que Jesús nos dio (Mat. 28:19). Solo porque tienes un título de pastor o anciano, no significa que eres un hacedor de discípulos.

  1. No practicas la mayordomía financiera bíblica.

Es triste que muchos en el cuerpo de Cristo no creen que su dinero le pertenezca a Dios. ¿Cómo lo sé? Porque solo diezman y dan ofrendas cuando les conviene. Viven como si estuvieran a cargo de sus vidas, dinero y riquezas. Incluso aquellos que diezman, deberían entender que Dios reclama la propiedad del cien por ciento de su dinero, no solo el diez por ciento. Cuando gastas tu dinero como si fuera tuyo, entonces no estás practicando la mayordomía bíblica. Estás actuando como un creyente secular, no como un verdadero cristiano.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s