Maxwell

Por 50 años, hemos visto a los mejores equipos de la NFL, luchar la batalla final de la temporada. Es la prueba final, el último juego, lo que decide quién será recordado y quien estará en el segundo lugar. Es, sin duda, una experiencia monumental para los jugadores, pero es crucial para los entrenadores. Ellos lideran el tema. Ellos sufren la mayoría de las críticas. Se quedarán a recoger los pedazos y a empezar otra vez. Con apuestas muy altas, el Super Bowl se convierte en un escenario para que el liderazgo prospere o se desmorone. Al mirar hacia atrás en estos 50 años de juegos, destacamos a tres entrenadores, quienes son el modelo de los pasos necesarios para experimentar el éxito final.

  1. LOS ENTRENADORES EXITOSOS TIENEN UN “PUNTO SENSIBLE”

El fútbol no es un juego para ser excesivamente sensible o de corazón blando. Es un juego difícil, que demanda aguda concentración. Pero, Vince Lombardi, dos veces ganador del Super Bowl, para los Green Bay Packers, conocía el valor de llevar el “sentimiento” al campo. Él entendió que, a menos que el equipo tuviera un gran cuidado el uno por el otro, su juego carecería de la conexión necesaria. El equipo estará fuera de sincronización.

Jim Taylor, uno de los 10 que jugó para los Packers de Lombardi, recuerda una de las tácticas del entrenador, que requería mutuo cuidado, y lo llevó a su éxito en el primer Super Bowl. “Habíamos establecido la barrida de poder,” recuerda. La estrategia requería una fuerza unificada, y una confianza inquebrantable en el hombre en la línea de tu lado. Estaba basada en un fundamente de conocimiento de los otros muchachos del equipo. Y llevó a las dos victorias del Super Bowl. Con nuestros bloqueadores, estábamos en la posición ofensiva, que pudo mover las cadenas, Es todavía solo bloqueo y lucha.”

Lombardi lo dijo de esta manera.

Hay una gran cantidad de entrenadores con buenos clubes, que conocen los fundamentos y tienen mucha disciplina, pero todavía no ganan el juego. Les falta el tercer ingrediente: Si van a jugar juntos como equipo, tienen que cuidarse el uno al otro. Hay que amarse unos a otros. Cada jugador tiene que pensar en el jugador próximo, y decirse a sí mismo: ‘Tengo que hacer bien mi trabajo, para que él pueda hacer el suyo…’ La diferencia entre la mediocridad y la grandeza, está en el sentimiento (el compañerismo) que se tienen el uno con el otro.”

Saber quién está en tu equipo y tener un “punto sensible” con ellos, hace la diferencia para llevarse el triunfo.

  1. lOS ENTRENADORES EXITOSOS COMPARTEN SU ALMUERZO.

El entrenador Bill Parcells, así como Vince Lombardi, sabía que esos individuos (jugadores), sin importar cuán destacados o capaces eran, no podían llevar el balón, solos. El esfuerzo de equipo era la única forma de ganar.

Parcells tiene un cuadro que cuelga en su oficina, que declara su filosofía, claramente, “Los individuos juegan el juego, pero los equipos ganan campeonatos.”

En el Super Bowl XXV, el año ganador de Parcells, con los Gigantes de New York, el resultado final fue de 20-19, sobre los Buffalo. No podemos contribuir que un punto a un solo error, o el éxito, parar cualquier equipo, pero aquel que trabajó en sincronía: estableciendo el resultado por el tiempo de control ofensivo del balón (40 minutos y 33 segundos), es una buena indicación de que ese fue el victorioso – nadie más, ningún jugador individual.

El mariscal de campo de los Giants, Jeff Hostetler, convirtió tres jugadas tercer down – un pase de 11 yardas para el corredor David Megget, un tiro de 14 yardas para el receptor Mark Ingram, y un pase de 9 yardas para Howard Cros, para darle a New York un campeonato de 17-12, en el tercer período. Hostetler nunca fue la demostración de un hombre; le tomó al equipo.

El entrenamiento de Parcells de muestra que lo que podemos hacer solos, palidece en comparación al potencial que tenemos cuando trabajamos juntos.

  1. LOS ENTRENADORES EXITOSOS SON BUENOS PARA LAS CAÍDAS CON CONFIANZA

El entrenador Dick Vermeil, quien guió a los Rams de St. Louis a la victoria, en el Super Bowl XXIV, se preparó para el éxito mucho antes de que siquiera se dirigiera al gran juego. Él había estado aprendiendo acerca de sus jugadores, y se convirtió en una persona con la que ellos podían contar, desde su primera práctica de temporada.

Cuando se le preguntó acerca de su prioridad número uno al dirigir su equipo, Vermeil dijo sin dudar,

Cualquiera que ha entrenado por mucho tiempo, sabe que tienes que establecer la confianza con tus jugadores, antes de que puedas dirigirlos. La confianza es lo más esencial para establecer, como entrenador; la confianza precede a la influencia para cada líder de un equipo.

Entrenadores como Vermeil, prevén los pensamientos y emociones que se generarán en un desafío venidero. Entonces, tienen la autoridad con los jugadores, para redirigir su forma de pensar, fuera de los miedos y las preocupaciones, recordándoles a todos, sus fortalezas, y enfocando su atención en las tareas en cuestión.

Los entrenadores exitosos tienen una historia de responsabilidad y lealtad con su equipo. Y, el éxito en el Super Bowl comienza con un entrenador que entiende el valor de la unidad de equipo, y la confianza profundamente enraizada mucho antes de soñar con ser el número 1.

Hay una absoluta certeza de que pueden confiar para ganar o perder, y así es como ganan.

Vía: blog.johnmaxwell.com

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s