woman with bruises victim of domestic violence or accident hiding behind wall

J. LEE GRADY

Hace pocos días, la policía respondió un llamado de un hogar en el tranquilo barrio de Eden Prairie de Minneapolis. En el interior, encontraron que Lyuba Savenok, una madre de 23 años, de dos pequeños niños, había sido apuñalada varias veces. Estaba embarazada de su tercer bebé. Ambos murieron esa mañana.

Más tarde, el esposo de Lyuba, Yeveginy (“Eugene”), confesó que él había asesinado a su esposa y huyó de la casa con sus hijos. Ahora ellos están en custodia de miembros de la familia, mientras él espera su juicio.

Esta linda pareja con sus adorables hijo e hija, asistían a una gran iglesia evangélica. Más tarde se informó que Lyuba había solicitado protección policial de su marido, cuando vivían en el área de Chicago. Ella les dijo a las autoridades que, Eugene la golpeó repetidamente, hasta que le dio hemorragia nasal, la haló del cabello y una vez, rompió una ventana en un ataque de ira.

La policía fue llamada a la casa de Savenok el pasado mes de agosto, cuando se enteraron que Eugene había golpeado a su esposa con tanta fuerza en la espalda que las contusiones eran evidentes. Se supone que debe responder en la corte por ese crimen, esta semana. Ahora, va a ser juzgado por asesinato.

Todos sabemos que la violencia doméstica ocurre detrás de las puertas en este país, incluso en los suburbios. Pero lo que es trágico es que ocurre en hogares cristianos – y este pecado es raramente abordado desde nuestros púlpitos.

Ya que tengo muchos amigos en iglesias que hablan ruso en este país, me he horrorizado al escuchar el caso de Lyuba Savenok – quien venía de herencia estonia. Pero cuando hablé con algunos de mis amigos eslavos, me enteré que el abuso doméstico es un secreto vergonzoso que la gente solo susurra en la iglesia. Rara vez es confrontado.

“Mi hermana fue violada, drogada y golpeada por 17 años,” me contó una mujer eslava. “He sido testigo del abuso emocional, físico y mucha dominación sexual, incluso el uso de drogas, para controlar a las mujeres. Creo que debería haber una investigación dentro del abuso en la comunidad eslava.”

Una mujer de Florida dijo que, cuándo su amiga buscó ayuda de un pastor después de estar en un matrimonio abusivo por 20 años, le dijeron que se sometiera a la crueldad. “Le dijeron que se convirtiera en una mejor esposa, y que debería cambiar su comportamiento,” dijo.

Algunas de las personas entrevistadas para este artículo, se preocuparon por el uso de sus nombres ya que es considerado inapropiado hablar del abuso en la iglesia eslava.

“Cuando el abuso es traído a la luz, se barre bajo la alfombra, porque las prácticas religiosas tienen prioridad,” dijo una mujer eslava cristiana, de California. “Desafortunadamente, los líderes de la iglesia no están equipados para tratar con este problema.”

Las investigaciones muestran que la violencia doméstica está muy extendida en las familias rusas. Y muchas mujeres tienen miedo incluso de reportar el abuso, pues sus esposos las han amenazado con lastimarlas si lo hacen. Tany Levchyk, quien comenzó un grupo de Facebook para mujeres cristianas eslavas, dijo que es hora de que los pastores eslavos traten con el elefante en la habitación.

“Muchas veces, las mujeres eslavas tienen miedo hablar de sus temores debido al gran énfasis que se hace en la reputación en nuestra comunidad,” dijo ella. “Ellas sienten que serán ridiculizadas en lugar de protegidas, y siempre será su culpa, simplemente porque son mujeres.” El grupo de Facebook de Levchyk ahora alcanza a 14,000 mujeres.

Mi amigo eslavo Paul Muzichuk, de 31 años, que ha trabajado en misiones en ocho países, dijo que cree que la muerte de Lyuba Savenok debería servir como un llamado de alerta a los líderes de la iglesia, tanto en la comunidad eslava como en todo el cuerpo de Cristo.

“Mi corazón está quebrantado por las mujeres eslavas que ocultan relaciones abusivas, y el dolor,” dijo. “El temor, el orgullo religioso y la actitud machista, necesitan ser confrontados, de modo que las mujeres puedan ser libres de años de abuso.”

Stephan Karnauch, que creció en un hogar eslavo en Nueva York, dijo que ha llegado el tiempo para exponer la dolorosa verdad del abuso, y enseñar a los hombres a tratar a las mujeres con respeto. “Al exponer esta verdad, finalmente seremos capaces de proteger familias, y equiparemos a nuestros hijos a cómo ser buenos esposos, padres y amantes de Cristo,” dijo Karnauch.

Necesitamos enfrentar el hecho de que la muerte de Lyuba no solo representa un problema entre los creyentes eslavos. Por años, los pastores estadounidenses han estado diciéndoles a las mujeres que “solo se sometan” a maridos abusivos, sin darse cuenta que tal consejo puede realmente provocar más abusos.

En lugar de emplear mal el verso de Efesios 5.22 (“Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor”), poniendo en riesgo a las mujeres, deberíamos estar usando la Biblia, apropiadamente, para advertir a los abusadores de que Dios se opone fuertemente a los hombres que ven a sus esposas como inferior. 1 Pedro 3:7 advierte al esposo que sus oraciones serán obstaculizadas si no honra a su esposa “como a coheredera de la gracia de la vida.”

Tengamos el coraje de levantar la alfombra. Confrontemos el abuso, sanemos a sus víctimas y detengamos la tergiversación de la Escritura para proteger a los abusadores.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s