header_in-the-line-of-fire_615w_2

Reuters-Starbucks-Red-Cup

Dr. Michael Brown

Ella solo tenía 17 años cuando murió. Su padre le cortó la lengua, y la quemó viva.

¿Cuál fue su crimen, y por qué este hombre mata a su propia hija de la manera más horrible imaginable?

Él era un oficial de Arabia Saudita que trabajó con la Comisión para la Promoción de la Virtud y la Prevención del Vicio – la policía religiosa – y cuando su hija se convirtió en cristiana, la masacró y mató.

¿Qué tiene que ver esto con Starbucks y Apple?

Ambas compañías destrozan a los estadounidenses que luchan por las libertades religiosas y los valores morales conservadores, incluso amenazando a los estados que protegen aquellas libertades y valores, diciendo que esto discrimina a los homosexuales y lesbianas.

Sin embargo, tienen sucursales por toda Arabia Saudita, un país donde los homosexuales pueden ser ejecutados, y donde los musulmanes pueden matar a los miembros de sus propias familias, si se convierten al cristianismo, como le ocurrió a esta chica de 17 años, en el 2008.

Qué hipocresía repugnante.

El año pasado, cuando Indiana aprobó un proyecto de ley de libertad religiosa, asegurando que sus ciudadanos no serían obligados a violar sus conciencias y participar en cosas como bodas homosexuales, Tim Cook, el abiertamente homosexual Director Ejecutivo de Apple, escribió  un artículo de opinión, para el Washington Post, declarando, “Hay algo muy peligroso ocurriendo en los estados de todo el país.”

Cook opinó que, “la comunidad de negocios de los EE.UU., reconoció hace mucho tiempo que, la discriminación en todas sus formas, es algo malo para los negocios. En Apple, estamos en el negocio para empoderar y enriquecer las vidas de nuestros clientes. Nos esforzamos por hacer negocios de manera justa y equitativa.”

Sus palabras sonaban nobles: “Este no es un tema político. No es un tema religioso. Se trata de cómo nos tratamos los unos a los otros, como seres humanos. Oponerse a la discriminación requiere de valentía. Con las vidas y dignidad de tantas personas en juego, es tiempo para todos nosotros, de ser valientes.”

Y así, Cook actuó “valientemente,” amenazando a Indiana con la pérdida del negocio, si el estado no se revierte, y en cuestión de días, el gobernador y la legislatura, cedieron a la presión, ya que Apple, junto con otras importantes compañías, lograron intimidar al pueblo de Indiana.

Pero cuando se trata de países como Arabia Saudita, donde los adúlteros son decapitados los viernes por la tarde, en las plazas de las ciudades, donde a los ladrones se les corta las manos, donde aquellos que hablan en contra del gobierno, pueden ser azotados mil veces, donde alguien que publica mensajes gay abiertamente en redes sociales, puede ser encarcelado, y donde las víctimas decapitadas son colgadas en cruces, y expuestas públicamente por días, Apple se queda en silencio, contento de hacer su dinero, y no molestar a los musulmanes.

Qué “valentía.”

O más exactamente, qué hipocresía.

Starbucks también ha sido un firme defensor de los “derechos homosexuales,” con el Director Ejecutivo, Howard Schultz diciendo que aquellos “que apoyan el matrimonio tradicional, más que el homosexual, no es necesario que compren en la cadena de cafés.”

A principios de este mes, Starbucks se unió a más de 100 compañías (incluyendo Apple) para instar al gobernador de Carolina del Norte, Pat McCrory, a derogar la ley de seguridad del baño, que supuestamente discrimina los derechos LGBT.

Qué valentía y audacia de Starbucks.

Pero cuando se trata de Arabia Saudita, Starbucks no solo pera en todo este religiosamente opresivo país, sino que, este gigante del café, se rindió completamente a los estándares estrictos islámicos, quitando la sirena de su logo corporativo.

Sí, lo leíste bien.

Starbucks cambió su logo, para no ofender la sensibilidad musulmana, ya que la imagen de la sirena, aparentemente exponía demasiada carne.

Pero cuando se trata de ofender a los cristianos, a Starbucks no le importa nada, introduciendo tazas “Holiday” en lugar de “Navidad,” e hiriendo las sensibilidades cristianas, cuando están en conflicto con las sensibilidades homosexuales.

Ahora, no dudo que Cook y Schultz se sienten muy fuertes con respecto a sus puntos de vista, y creen que estos proyectos de ley de libertades religiosas, son una amenaza para los derechos LGBT.

Pero su indignación selectiva es repugnante, y su hipocresía moral, evidente.

Y así, cuando ponen sus empresas en países como China, con todas sus violaciones a los derechos humanos, y Arabia Saudita, con sus atrocidades, llevadas a cabo en el nombre del Islam, ¿podemos tomar en serio su indignación?

Entonces, mientras más fuerte protesten, más fuerte gritan su hipocresía.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s