Fire In My Bones - Lee Grady

Amistad - Niños - Estanque

J. Lee Grady

La Biblia dice que los cristianos deberían experimentar profundas conexiones los unos con los otros, pues compartimos al mismo Espíritu Santo que habita en nosotros. De hecho, la palabra griega para comunión, como se usa en Hechos 2:42, es koinonia, la cual implica comunión íntima y compartimiento desinteresado.

Sin embargo, cuando viajo y conozco a cristianos por todo el país, encuentro que la iglesia hoy es realmente un lugar muy solitario. Mucha gente ha experimentado una total desconexión relacional. Algunos han atravesado dolorosas divisiones en la iglesia, otros han sido traicionados por amigos en quienes confiaban, y aun otros han cerrado sus corazones enteramente para evitar ser heridos. Como resultado, la koinonia se hace una palabra teológica fantasiosa para algo que nunca experimentarán.

Es como si olvidamos cómo tener verdaderos amigos. He conocido incluso pastores que me han dicho que simplemente no pueden correr el riesgo de construir amistades. Así que viven en aislamiento. Llevan sus propias cargas. No tienen aliento. Algunos terminan en depresión. ¡Algo está mal!

Recientemente, el Espíritu Santo me llevó a estudiar la amistad que se desarrolló entre David y Jonatán, durante los primeros años de David. Es claro desde el registro bíblico que Dios puso a Jonatán en la vida de David, en un momento crucial en su camino al trono. Y si no hubiera sido por el pacto de relación de Jonatán con su amigo, David nunca hubiera sido capaz de vencer los obstáculos que enfrentó durante el reinado del rey Saúl.

Así también es para nosotros. Nunca alcanzarás tu máximo potencial espiritual sin la ayuda de aquellas relaciones claves que Dios pone alrededor de ti. Sin embargo, a fin de beneficiarte de estas amistades, debes abrir tu corazón y correr el riesgo de ser un amigo.

¿Cómo puedes pasar de estar aislado a desarrollar amistades cercanas? Proverbios 18:24 dice, “El  hombre que tiene amigos, ha de mostrarse amigo.” No puedes esperar que la amistad te llegue. Toma el primer paso y disponte a romper la barrera. El predicador británico Charles Spurgeon lo pone de esta manera: “Cualquier hombre puede egoístamente desear tener un Jonatán; pero está más en el correcto camino quien desea encontrar a un David para quien pueda ser un Jonatán.”

A continuación te presento seis cualidades que veo en Jonatán que me desafía a ser un mejor amigo:

  1. Jonatán alimentó un vínculo espiritual. Después de que David mató a Goliat y se mudó al palacio de Saúl, la Biblia dice que “el alma de Jonatán quedó ligada con la de David” (1 Samuel 18:1). Esta es la obra del Espíritu Santo. Todos los cristianos deberían experimentar un sentimiento de conexión familiar, pero hay ciertos amigos que sentirás con los que te sentirás profundamente conectado porque Dios está poniéndolos el uno en la vida del otro por una razón. No te resistas al proceso. Deja que Dios te ligue a las personas.
  2. Jonatán mostró amor sacrificial. Jonatán amó a David tanto que arriesgó su vida para ayudar a su amigo. Vivió en el espíritu de las palabras de Jesús acerca de la amistad: “Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos.” (Juan 15:13). El mundo dice que deberíamos solo preocuparnos por nuestro propio éxito. Pero la mejor manera de ser más como Jesús, es ¡ayudando a alguien más a tener éxito!
  3. Jonatán siempre ofreció ánimo. Cuando David huía de Saúl en el desierto, Jonatán viajó a Hores a animar a su amigo (1 Samuel 23:16). Hubieron momentos en la vida de David cuando tuvo que animarse a sí mismo, pero en este caso, Jonatán fue instrumento de Dios. ¡Nos necesitamos los unos a los otros! Si permites que el Espíritu Santo hable vida y esperanza a través de ti, tus palabras pueden impulsar a tus amigos a su destino.
  4. Jonatán ofreció su protección a su amigo. Cuando Jonatán se dio cuenta que su padre estaba planeando matar a David, no solo le advirtió del peligro, sino que inventó una forma de liberarlo (1 Samuel 19:1-4). Los amigos no dejan que sus amigos sean masacrados en la guerra espiritual. Si ves a un amigo cometiendo un tonto error, o si sientes que el enemigo está apuntando contra él, Dios puede usarte para advertir el desastre. Habla la verdad en amor.
  5. Jonatán guardó el dolor de su amigo con confidencialidad. David confió en su amigo Jonatán, y en algunos casos derramó su corazón en frustración. En un punto, él le dijo a Jonatán, “¿Qué he hecho yo? ¿Cuál es mi maldad?” (1 Samuel 20:1). Cuando estoy atravesando una prueba difícil, algunas veces solo necesito despabilarme. Y tengo amigos leales que me permiten procesar mi dolor… y van corriendo a contar a otros acerca de mi debilidad. Esta es una verdadera amistad.
  6. Jonatán no albergó celos. En un punto en el viaje de David, Jonatán se dio cuenta que un día su amigo sería el rey de Israel. Esa era realmente la herencia de Jonatán, ya que era el hijo de Saúl, pero él sabía que Dios había escogido a David en su lugar. Así que le dio su armadura real y sus armas (lee 1 Samuel 18:3-4). Esta es una hermosa imagen de cómo debemos preferir y honrarnos el uno al otro. Los celos destruyen la amistad. Si tenemos el amor de Dios en nuestro corazón, desearemos que nuestros amigos nos superen.

Si has sido herido en relaciones anteriores, sal de tu aislamiento y pídele a Dios que sane tu corazón. Luego, elije ser un Jonatán para alguien más.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s