psychic-shop

Jennifer LeClaire

Los profetas y videntes, ambos pueden hacer predicciones exactas. La precisión no es la única prueba de un verdadero profeta. Pon a prueba el espíritu detrás de la palabra, pues hay muchos falsos profetas haciendo predicciones verdaderas (1 Juan 4:1)

Publiqué eso en mi página de Facebook la semana pasada, y fue como agitar un avispero, algo que no esperaba. Pensé que tendría algunos “amén,” al abrir los ojos de algunas personas que no habían pensado en juzgar la profecía, en esta hora crucial, y agitando algunos demonios. Al final resultó que se agitaron más que algunos demonios que parecían disfrutar de meterse en la profecía impura.

Muchas personas me piden que de versos de la Escritura para respaldar el comentario. Por supuesto, la Escritura estaba allí. En 1 Juan 4:1, el apóstol Juan claramente declara por la inspiración del Espíritu Santo, “Queridos hermanos, no crean ustedes a todos los que dicen estar inspirados por Dios, sino pónganlos a prueba, a ver si el espíritu que hay en ellos es de Dios o no. Porque el mundo está lleno de falsos profetas.”

Muchos Falsos Profetas Se Están Levantando

La reacción en contra de mi publicación, me hizo dar cuenta de cuánta confusión existe sobre el ministerio profético, la fuente de la verdadera profecía, la función del profeta, y cómo algunos defenderán la profecía emocional, hasta la muerte.

Como siempre digo, no tendríamos que poner a prueba a los espíritus, si no fuera por todos los profetas que han salido al mundo. Jesús advirtió que los falsos cristos y los falsos profetas, se levantarían en los últimos tiempos (Mat. 24:11). Lo estamos viendo ahora.

De hecho, estoy viendo un mal uso flagrante del don de la profecía. Algunos que llevan el título de profeta, han sido atrapados mirando por encima del hombro a los congregantes que están con los ojos cerrados, para echar un vistazo a sus sobres de ofrenda. Más tarde, esos profetas lees dan una palabra. Algunos fieles creyentes están cayendo en el anzuelo.

Estamos viendo a algunos que se llaman a sí mismos, profetas, alentando a la gente a sembrar $54.17, para que puedan aprovechar la protección de Dios prometida en Isaías 54:17, que dice: “pero nadie ha hecho el arma que pueda destruirte. Dejarás callado a todo el que te acuse. Esto es lo que yo doy a los que me sirven: la victoria.»
El Señor es quien lo afirma.” Algunos fieles creyentes están mordiendo el anzuelo. No necesitamos pagarle a Dios por protección, como si fuera el jefe de una mafia – solo necesitamos obedecerle y creer Su Palabra.

Sí, estoy viendo todo tipo de locura en el ministerio proféticos actual, donde los profetas están operando en prácticas engañosas, para falsos beneficios. Los títeres de Jezabel, están ahí rampantes en la iglesia. Y algunos fieles creyentes, no solo están mordiendo el anzuelo en detrimento de sus vidas y bolsillos, sino que los están defendiendo vehementemente.

Desenmascarando el Espíritu de Adivinación

Recuerda mi publicación original: “Los profetas y videntes, ambos pueden hacer predicciones exactas. La precisión no es la única prueba de un verdadero profeta. Pon a prueba el espíritu detrás de la palabra, pues hay muchos falsos profetas haciendo predicciones verdaderas (1 Juan 4:1)” Ahora considera esta Escritura:

“Sucedió una vez, cuando íbamos al lugar de oración, que encontramos a una muchacha poseída por un espíritu de adivinación. Era una esclava que, adivinando, daba a ganar mucho dinero a sus amos. Esta muchacha comenzó a seguirnos a Pablo y a nosotros, gritando: ¡Estos hombres son servidores del Dios altísimo, y les anuncian a ustedes el camino de salvación! Esto hizo durante muchos días, hasta que Pablo, ya molesto, terminó por volverse y decirle al espíritu que la poseía: En el nombre de Jesucristo, te ordeno que salgas de ella. En aquel mismo momento el espíritu la dejó.” (Hechos 16:16-18)

Así que ya ves, incluso alguien actuando bajo un espíritu de adivinación – que la Biblia Interlineal define como “practicar adivinación, observar señales, aprender por experiencia, observar diligentemente, practicar la adivinación, tomar como un presagio” – puede ofrecer una palabra precisa. Los videntes y algunos falsos profetas, practican la adivinación. Se mueven bajo un espíritu que no es el Espíritu de Dios de la profecía.

La mujer con el espíritu de adivinación en Hechos 16, estaba en lo correcto – ofrecía una palabra precisa – pero el espíritu detrás de la palabra, molestó a Pablo. Finalmente, el apóstol echó fuera de ella al demonio, y la dejó libre de esta atadura.

Probando los Espíritus

Entonces, ¿cómo probamos los espíritus? Escribí todo un libro sobre juzgar la profecía, llamado Did the Spirit of God Say That? (¿El Espíritu de Dios Dijo Eso?). Explora a fondo el tema, con ejemplos reales. Pero déjame darte algunos puntos de partida, pues este tema es especialmente vital en esta hora.

La principal manera de probar los espíritus, es hacerlo confrontando con la Biblia. El Espíritu Santo no habla con lengua viperina. El Espíritu de Dios y la Palabra de Dios, están de acuerdo. En Hechos 17:10-11, cuando Pablo y Silas predicaban el evangelio a los de Berea, “día tras día estudiaban las Escrituras para ver si era cierto lo que se les decía.”

Si la palabra engendra miedo, por ejemplo, sabemos que no viene de Dios, pues Él no nos da un espíritu de temor (2 Tim. 1:7). Si la palabra exalta a la persona a la que se le entrega, sabemos que no es de Dios, pues el espíritu de profecía es el testimonio de Jesús (Apoc. 19:10). Si la palabra causa fuerte confusión, sabemos que no es de Dios, pues Dios no es el autor de confusión (1 Cor. 14:33). Cuando conoces tu Palabra – cuando conoces al Señor – reconocerás lo que viene de Su Espíritu y lo que viene de un espíritu diferente.

Es un peligroso juego escuchar a sabiendas, a los profetas que están operando en una falsa unción. Levítico 20:6 dice, “Y si alguien recurre a espíritus y adivinos, y se corrompe por seguirlos, yo me pondré en contra de esa persona y la eliminaré de entre su pueblo.”

Es también peligros, hacer esto sin saberlo. La Biblia nos advierte una y otra vez, que no seamos engañados. Se nos dice que probemos los espíritus (1 Juan 4:1). Debemos obedecer la Palabra, y no creer automáticamente cualquier profecía que escuchemos. Debemos ejercer el don de discernimiento, y conocer la Palabra de Dios, para no caer presa de los falsos profetas.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Conductor del Programa "La Verdad" difundido por Xto TV de lunes a viernes a Hrs. 20:00 La Paz, Bolivia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s