Max Lucado - Banner 2015

sonrisa.jpg_594723958

Max Lucado

Robert tenía parálisis cerebral. La enfermedad le impedía andar en bicicleta, o ir a dar un paseo. Pero no le impidió graduarse de la escuela, o asistir a la universidad. Tener parálisis cerebral, no le impidió enseñar en la universidad Junior, ni aventurarse al extranjero, en cinco viajes misioneros. Y la enfermedad de Robert, no le impidió convertirse en misionero en Portugal.

Se trasladó a Lisboa, solo. Alquiló una habitación, encontró al propietario de un restaurante que le daba de comer, y un tutor que le instruyó con el idioma. Y diariamente, en el parque, repartía folletos acerca de Cristo. En seis años, llevó a setenta personas al Señor. Escuché a Robert hablar. Él podía haber inspirado lástima. Hizo todo lo contrario. Con una Biblia en su regazo, levantó su mano y dijo, “Tengo todo lo que necesito para gozarme.” Nosotros también.

Vía: Max Lucado

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s