Loving God - Mike Bickle

“Entonces David salió de Gat y escapó a la cueva de Adulam. Al poco tiempo sus hermanos y demás parientes se unieron a él allí. Luego, comenzaron a llegar otros —hombres que tenían problemas o que estaban endeudados o que simplemente estaban descontentos—, y David llegó a ser capitán de unos cuatrocientos hombres”.
.

—1 Samuel 22:1-2

Después de las alabanzas y promoción en Guibeá, la carrera de David tomó un brusco giro. Perdió todo el favor en la corte de Saúl. Saúl se levantó para matarlo y enlistó a tres mil hombres para perseguirlo, capturarlo y matarlo. Pocas veces se ha visto tan dramático cambio. David, probablemente confundido y exasperado, al menos al principio, huyó e hizo su cuartel general en una cueva oscura y húmeda en el desierto de Adulam. Allí, reunió a cuatrocientos hombres, y por aproximadamente siete años, ellos y sus familias vagaron por el desierto. Guibeá lo había probado con alabanza y éxito. Ahora, Adulam lo estaba probando con dificultades. Dios puso a David en Adulam por siete largos años, para enraizar firmemente su identidad en Dios. Las lecciones de este tiempo, aunque extremadamente difíciles de aprender, probarían ser su protección cuando se convirtiera en rey de Israel. De la misma manera, Dios no quiere que obtengamos nuestra identidad ni siquiera un poquito, de nuestra unción, o éxito terrenal, sino de ser amados por Dios y ser un amador de Dios. Nuestro ministerio puede desmoronarse. La gente que nos admira, pueden abandonarnos. La bendición del Espíritu puede apartarse de nuestras labores por un tiempo. Podemos perder nuestra casa, nuestro hogar, y nuestra base financiera, pero si amamos a Dios, y Él nos ama, todavía seremos exitosos. Esta es la herencia segura que el Padre nos promete.

ORACIÓN

Padre, he pasado tiempo en Adulam. He vivido en el desierto en mi vida espiritual. Ayúdame a nunca olvidar que, aún en el desierto, Tú me amas, me proteges, y me llevas a una relación madura e íntima contigo.

Debemos recordar, cuando de pronto nos vemos empujados a un tiempo en Adulam, que Dios tiene un patrón divino para madurarnos.

Amando a DIOS - Mike Bickle - 2

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s