Esposa Enojada - Matrimonio

Mark Merrill 

Hace un tiempo, publiqué una lista de “10 cosas que las esposas quieren escuchar de sus esposos,” y fue tan popular que continuamos con otra publicación de “10 cosas más que las esposas quieren escuchar de sus esposos.”
Pensé que podría ahora ser útil compartir contigo, las cosas que un esposo nunca debería decir a su esposa. Así que fui a la página de Facebook de iMOM y pedí a las esposas que nos siguen, que nos digan una cosa que no desean escuchar de sus esposos. A continuación, nueve cosas que nunca deberías decirte a tu esposa, basadas en la mayoría de las respuestas que recibimos – con algunas pocas que he añadido, basándome en lo que las mujeres en nuestra oficina compartieron:

  1. “Cálmate. ¡Relájate!” Muchas variaciones sobre este tema, como “tómalo con calma,” se alzaron de manera fuerte y clara. Cuando nuestra esposa está molesta por algo, estas frases no ayudan. Pueden tomarse como un menosprecio a su estrés y los problemas que causan ese estrés.
  2. “¿Y ahora qué pasa?” Palabras como estas, o peor aún, “¿Qué te pasa?,” golpean un área sensible, pues tratan a tu esposa como si fuera un problema que arreglar o una máquina que controlar. Estas frases carecen de empatía, además de que corren el riesgo de degradarla a ella o las situaciones que le preocupan.
  3. “¿En qué estabas pensando?” Hay una cuestión aquí. Las damas están tratando de decirnos algo, varones. Algunas veces, las palabras que usamos suenan más apropiadas para un fiscal o una maestra de kínder. Esta frase está menospreciando. Solo sirve para transmitir el supuesto de que se pensó muy poco en su decisión. Ciertamente, no la edifica.
  4. “¿Qué hiciste todo el día?” Este es otro ejemplo de cómo los supuestos y la ignorancia pueden llevar a la falta de respeto y al dolor. Cuando decimos estas condescendientes palabras, particularmente a una mamá que trabaja tiempo completo en el hogar, cuidando a los hijos, mostramos el poco respeto que tenemos por sus contribuciones tanto dentro como fuera del hogar, sobre todo, comparando con lo que nosotros hacemos.
  5. “¿Estás en ese período del mes?” Probablemente no necesito explicar esto demasiado. Hombres, si es “ese período del mes” o no, les animo a no decirlo.
  6. “No te amo más.” Decir algo como esto, atraviesa el corazón de una mujer y no será olvidado. Recuerda, el amor no es solo un sentimiento, es una decisión. Escoge amar a tu esposa de por vida.
  7. “¿Vas a comerte todo eso?” Auch. Cuando dices eso, básicamente le estás diciendo a tu esposa que está gorda. No es una buena idea.
  8. “¡Ya déjame… siempre me estás atosigando!” Sea verdad o no, decir esto no va a mejorar las cosas. El mejor curso de acción sería sentarse con ella y explicar de manera amable, cómo las cosa que ella dice te molestan, y te hacen sentir.
  9. “¡Eres igual a tu mamá!” Esto por lo general se dice de manera despectiva. Cuando lo dices, no solo la insultas a ella sino también a su mamá, tu suegra.

Cuidemos nuestra lengua con nuestra esposa, así como cuidamos nuestro dinero, tiempo y otros recursos. Lo que hablamos puede hacer mucho bien, pero en pocas palabras, podemos también hacer mucho daño. Usemos nuestras palabras para edificar, no para derrumbar.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s