Padre e Hijo - Leyendo - Autoridad

Por el Dr. Sergio G. Matviuk

Cualquier posición de liderazgo conlleva influencia y autoridad sobre otras personas. Existe la autoridad dada por la posición dentro de la organización y también encontramos la autoridad que se obtiene por coerción o imposición. Sin embargo en el liderazgo cristiano existe un tipo de autoridad que no es organizacional o institucional, ni coercitiva – me refiero a la autoridad espiritual.

La autoridad espiritual es la autoridad dada por Dios, que equipa al líder cristiano para influir, motivar y dirigir a la gente para trabajar y comprometerse con una visión y una causa que proviene de Dios. Sin embargo, la autoridad espiritual se aprende a ejercer a medida que se va creciendo en el liderazgo. Como regla general, aquellos que han aprendido a ejercer correctamente autoridad espiritual es porque han sabido, y saben, someterse a la autoridad espiritual de otros. Asimismo, una persona que no está dispuesta a someterse a la autoridad de otros va a tener problemas ejerciendo autoridad sobre otros.

En su análisis de la autoridad espiritual durante de las etapas del desarrollo liderazgo cristiano El Dr. Robert Clinton resalta lo que él llama el “problema de la autoridad.” Veamos de qué se trata. En un grupo u organización donde hay personas con autoridad espiritual, es fácil someterse a la autoridad de otros y ejercer autoridad sobre otros cuando las ideas e intereses de todos son similares. Sin embargo, cuando existen ideas y opiniones encontradas que resultan en conflictos, comienzan las dudas y los cuestionamientos sobre quién está en lo correcto y quién realmente posee la autoridad espiritual para liderar el grupo. Esto constituye el problema de autoridad al que Clinton se refiere.

Personalmente he visto los efectos del problema de autoridad en el liderazgo. Divisiones, fracturas y parálisis de la organización, falta de unidad, desmotivación, críticas, incapacidad para cumplir efectivamente con la misión, sin descontar el daño al testimonio. Por esta razón es importante tener un marco de referencia, ya sea para saber discernir la autoridad espiritual de aquellos que se encuentran sobre nosotros en la organización, y también para evaluar la autoridad espiritual que nosotros ejercemos como líderes cristianos sobre otros. Yo diría, para tener una ética en el ejercicio de la autoridad espiritual.

Como lineamiento para entender y evaluar nuestra propia autoridad espiritual y la autoridad espiritual de otros, El Dr. Robert Clinton ofrece “Los Diez Mandamientos de la Autoridad Espiritual” que se mencionan a continuación:

  1. Aquel que entiende la autoridad espiritual como base para el ministerio debe reconocer que Dios es la base esencial de toda autoridad.
  2. La autoridad delegada por Dios no pertenece a la persona que la ejerce. La persona es sólo un canal.
  3. La persona que actúa como canal de la autoridad delegada es responsable ante Dios sobre cómo esa autoridad es ejercida.
  4. Líder es quien reconoce la autoridad de Dios manifestada en las situaciones de la vida real.
  5. Sujeción a la autoridad significa que la persona está sujeta a Dios mismo y no al canal a través del cual la autoridad se manifiesta.
  6. Rebelión contra la autoridad significa que la persona no se sujeta a Dios, aunque pueda parecer que está rechazando una manifestación impura de la autoridad de Dios a través de un canal humano.
  7. Las personas que están bajo la autoridad de Dios buscan y reconocen la autoridad espiritual y voluntariamente se someten a ella.
  8. La autoridad espiritual nunca se ejerce para el beneficio propio, sino para beneficio de los demás
  9. Una persona con autoridad espiritual no tiene que insistir en la obediencia de los demás, esa es la responsabilidad moral de los seguidores.
  10. Dios es quién defiende la autoridad espiritual del líder.

Está en la naturaleza humana la tendencia a la corrupción cuando se posee poder y autoridad. Fue Lord Acton quién dijo ya hace muchos años en 1887 “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente.” Él estaba refiriéndose el poder eclesiástico de aquel entonces, un poder que se entendía como absoluto, y que se demandaba en base a una supuesta autoridad spiritual recibida divinamente. El mismo peligro existe hoy para los líderes cristianos.

Los Diez Mandamientos de la Autoridad de Clinton nos ayudan a tener principios éticos en el ejercicio de la autoridad espiritual para controlar nuestra tendencia humana al abuso de la autoridad y a la rebelión contra la autoridad de otros. La realidad es que nosotros cómo líderes cristianos sólo somos siervos de Dios y simples canales de Su autoridad. Asimismo, la autoridad spiritual nos ha sido dada para beneficio de los demás, no para satisfacción personal y somos responsables de cómo usamos ese privilegio. Cómo señal de nuestra autoridad espiritual está la capacidad de reconocer la autoridad espiritual en otros y el someternos voluntariamente a quienes poseen dicha autoridad.

Finalmente quisiera remarcar que no existe autoridad espiritual en el liderazgo cristiano sin comunión con Dios. Debido a que la autoridad espiritual proviene y pertenece a Dios, es imposible poseer o ejercer autoridad espiritual si no se cultiva y mantiene una vida espiritual sólida de comunión con Dios. Sin comunión con Dios, sólo queda aferrarse a la autoridad de la posición para seguir ejerciendo el liderazgo; una realidad que a la larga o a la corta produce conflictos, contiendas, disensiones y mal testimonio.

Vía: LiderVision

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Un comentario »

  1. AASP-GMAIL dice:

    Pls para todos lis líderes Bendiciones

    ToTo Salcedo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s