Promesas de Liderazgo - John C. Maxwell

“Naamán se enfureció, y se fue diciendo: Yo pensé que iba a salir a recibirme, y que de pie iba a invocar al Señor su Dios, y que luego iba a mover su mano sobre la parte enferma, y que así me quitaría la lepra.”

2 Reyes 5:11

Naamán se había ganado el amor y respeto de su rey. Sin embargo, con toda su fortaleza y poder, Naamán sufría una terrible enfermedad de lepra. Cuando su rey supo de un profeta hebreo llamado Eliseo, quien podía ayudarlo, envió a Naamán con grandes expectativas.

Pero en lugar de una reunión impactante con el profeta, Naamán recibió instrucciones de un mensajero de lavarse siete veces en el Río Jordán. Esto enfureció a Naamán quien airadamente rehusó seguir la prescripción. Luchó con el orgullo, la expectativa equivocada, y la falta de flexibilidad – así como muchos líderes de hoy.

Sin embargo, como poderoso líder, Naamán se había rodeado de personas que podían hablarle y estar en desacuerdo con él, y su círculo más cercano proporcionó un buen consejo. Naamán cambió de parecer, siguiendo las directrices del profeta, y fue sanado. Los líderes que permanecen enseñables, reciben bendiciones.

Extractado de “La Biblia del Liderazgo” de John Maxwell.

Promesas de Liderazgo - Banner

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s