Max Lucado - Banner 2015

Cachorro - Regalo

Se sentaron en lados opuestos de la sala, un hombre y una mujer, ofertando por un adorable cachorro en una subasta escolar. Otros se rindieron, pero  no este dúo. Ida y vuelta, hasta que llegaron a muchos miles de dólares.

Ya no se trataba de un cachorro, sino de la victoria. Esta era la final de Wimbledon, y ninguno de los jugadores iba a ceder. Finalmente, el muchacho se rindió y no devolvió la oferta. A la una, a las dos… a las tres. ¡Vendido!

¿Sabes qué hizo ella? En medio de los aplausos, cruzó la sala y le entregó el cachorro al competidor. Supón que hiciste eso con tu competidor. Con tu enemigo. ¿Los sorprendiste con tu benignidad? ¿No es fácil?

No, no lo es. Pero la misericordia es el gesto más profundo de benignidad. Pablo los iguala en Efesios 4:32, “Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”

Vía: Max Lucado

 

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s