Max Lucado

Tres Cruces

Mucho se ha dicho acerca del “Regalo de la Cruz” de Jesús. Pero ¿Qué de los otros regalos? ¿Qué de los clavos, la corona de espinas? ¿Las prendas tomadas por los soldados? ¿Has tomado el tiempo de abrir esos regalos?

Él no tenía que darnos esos regalos, tú sabes. El único acto requerido para nuestra salvación era el derramamiento de sangre, sin embargo, Él hizo mucho más. Mucho más.

Busca la escena de la Cruz – y ¿Qué encuentras? Una esponja empapada en vinagre. Una señal. Dos cruces, al lado de Cristo. Regalos divinos que quieren agitar ese momento, esa fracción de segundo cuando tu rostro resplandecerá, tus ojos se abrirán, y Dios te escuchará suspirar, “¿Hiciste esto por ?” ¿Nos atrevemos a pensar en eso?

Desenvolvamos esos regalos de la gracia – como si fuera la primera vez. Detente y escucha. Tal vez, le oigas susurrar, “¡Lo hice solo por ti!”

Vía: Max Lucado

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s