Era una tensa reunión de diáconos. Aparentemente había más agitación que acuerdo, y luego de una tensa discusión, alguien sugirió, “¿Por qué no oramos al respecto?” – a lo cual otro cuestionó: “¿A eso hemos llegado?”

¿Qué nos hace pensar en la oración como la última opción en lugar de la primera? Puedo pensar en dos razones: Sentimiento de independencia y Sentimiento de insignificancia. Pensamos, Dios no quiere oír mis problemas. Él tiene tantos otros con los que tratar, yo no deseo molestarlos con mis desastres.

La última cosa por la que deberías preocuparte debería ser el ser una molestia para Dios. Si ese es tu pensamiento, ¿puedo compartir contigo uno de mis versos favoritos?

Me condujo a un lugar seguro;
me rescató porque en mí se deleita
.

Salmo 18:19 (NTV)

Dios puede estar en cualquier lugar del universo y él escoge vivir en tu corazón. ¡Está loco por ti! ¿Por qué no hablas con él?

Vía: Max Lucado

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s