Todos nosotros tenemos una gran carga por nuestro país. La intensidad de opiniones y sentimientos durante la larga campaña política mostró la profundidad de esta preocupación.

Ahora con los votos contados, es importante recordar que sea que estemos o no complacidos personalmente con el resultado, Dios quiere que oremos por aquellos elegidos para ser nuestros líderes – en los niveles nacionales, de estado y locales. La Biblia nos urge a hacerlo tanto con respeto como con agradecimiento (vea 1 Pedro 2:17; 1 Timoteo 2:1-3).

Demos también recordar que ninguna elección resolverá los más básicos problemas de EE.UU. Esto porque el problema, en su raíz, es el corazón humano y el único camino para la verdadera restauración – para una persona o para una nación – es a través del arrepentimiento. La Biblia dice, “Ahora pues, arrepiéntanse de sus pecados y vuelvan a Dios para que sus pecados sean borrados. 20 Entonces, de la presencia del Señor vendrán tiempos de refrigerio y él les enviará nuevamente a Jesús, el Mesías designado para ustedes.” (Hechos 3:19-20 NTV)

Solo el evangelio, la Buenas Nuevas de Dios, tienen el poder de cambiar vidas, sanar corazones, y restaurar una nación.

Yo quiero que eso ocurra en EE.UU., y sé que tú lo deseas también. Cumplí 94 años el día después de la elección. Aunque mi edad y mi salud me han limitado físicamente en años recientes, planeo pasar los siguientes 12 meses, si Dios lo permite, haciendo todo lo que pueda para llevar la visión fresca que Dios nos ha dado – una visión de llevar el evangelio de Jesucristo a cada posible lugar en EE.UU. hasta mi cumpleaños número 95. Lo he llamado Mi Esperanza, y oro para que seas nuestro compañero.

En los días del profeta Jeremías, Dios mandó a Su pueblo a “trabajen por la paz y prosperidad” de la tierra donde los había puesto y que “Pidan al Señor por la ciudad” (Jeremias 29:7 NTV). Te pido que te unas a mí en el compromiso de las siguientes 52 semanas para fiel e incluso fervientemente, ores por esta tierra en la que vivimos. Puedes comenzar haciendo una lista de gente que conoces personalmente quienes necesitan de Jesucristo y luego comenzar a orar regularmente por ellos, individualmente por nombre.

Ora también por tu vecindario y tu ciudad, pidiendo que Dios traiga hombres, mujeres, adolescentes, y niños – gente de tu propia comunidad – hacia Él mismo durante los siguientes 12 meses. Y ora junto conmigo por la nación, pidiendo a Dios por misericordia por EE.UU., y por un gran avivamiento espiritual.

Mi hijo Franklin está encabezando esta visión y alcance, trabajando junto a miles de iglesias por cada estado en el país (pregunte a su pastor si su iglesia planea tomar parte). Franklin estará enviando más detalles sobre como esto funcionará en los meses que vienen y cómo puede usted participar.

En el punto culminante de Mi Esperanza en un año desde ahora, si Dios me permite, quiero llamar a toda la nación a arrepentirse y a la esperanza duradera en Jesucristo. El mensaje que daré será presentado en un formato fresco y diferente a una predicación en una cruzada, pero el evangelio será el mismo. Creo que veremos a Dios obrando de una manera poderosa.

Es mi pasión, el deseo de mi corazón, ver a Dios cambiar corazones y vidas en cada comunidad en esta nación, y oro para que Él despierte el mismo deseo en ti.

Vía: Charisma Magazine

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s