“Y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones.”

Lucas 2:37

Ana – ¡qué interesante mujer! Ella servía al Señor (ministraba al Señor) con ayuno y oración día y noche. La palabra ministrar es a menudo intercambiada con la palabra servir. Qué idea inusual para una mujer ministrar al Señor en oración y ayuno. Ana era probablemente de diecisiete o dieciocho años cuando se casó, y después de siete años enviudó. Así que comenzando sus primeros veinte años comenzó a ministrar al Señor noche y día. A los ochenta y cuatro años, sesenta más tarde, ¡Ana era fiel en esto! Estaba constantemente en oración en el templo. ¡Qué mujer! Este llamado no está reservado solo para los monjes católicos. La iglesia protestante debe llamar a las Anas, encontrar un lugar para ellas, honrarlas, y encontrar maneras de ayudarlas en su llamado.

ORACIÓN

Padre, puede que no sea recordado por sesenta años de fiel intercesión, pero pido que sea recordado como un fiel intercesor – sin importar cuantos años me queden para vivir para Ti.

Amado, en este misma hora el Señor está atrayendo a las Anas a la iglesia del tiempo final, y Él personalmente está colocándolas en su lugar.

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s