Julie Hiramine

Una de las áreas en que es necesario que los padres seamos mentores de nuestros hijos es la de las relaciones saludables. Los niños están sumamente cómodos en un mundo virtual. Tienen amigos virtuales de todo el mundo. Mientras que los padres usan las redes sociales como una oportunidad para establecer contacto con viejos amigos que han conocido personalmente en la secundaria, la universidad, y el presente, sus hijos se esfuerzan por sumar una multitud de “amigos”, se hayan encontrado antes o no. Esto podría llevar a que un hijo o una hija acepten como amigo al hermano del primo del vecino de su amigo: ¡alguien a quien nunca han conocido en la vida real!

El dilema con esto es que mientras los adolescentes están buscando aceptar más y más amigos para ser populares, su mundo relacional cambia del equilibrio de lo real a lo virtual. Cambian las relaciones reales, auténticas, cara a cara, por ilusiones virtuales, falsas impresiones y hasta engaños.

La observación que estoy realizando aquí es doble. Primero, mientras más relaciones virtuales tengan nuestros niños con personas que no han visto cara a cara, en mayor riesgo estarán. En nuestro hogar es norma que ellos tienen que haber compartido tiempo cara a cara con alguien antes de agregarlo como amigo en su lista de cualquier red social en la que estén. De esta manera al menos sabemos que los amigos realmente son quienes dicen ser.

Cuando nos encontramos con la gente por primera vez, a menudo tratamos de discernir qué clase de personas son. Aunque las tratemos desde hace años, si no las conocemos bien, por lo general observamos lo que dicen y cómo actúan para ver si nos gustaría tenerlas en nuestra vida. Hacemos esto con al menos dos de los cinco sentidos que tenemos: vista y oído. Pero con las relaciones virtuales no tenemos disponible ninguna de estas dos opciones. Por cierto podemos “ver”, pero solo estamos viendo una imagen, la imagen que la otra persona quiere proyectar al mundo. Muchas veces esa imagen es diferente de la persona real. No es más que una máscara. Queremos que nuestros niños tengan con la gente relaciones en las que puedan aprender a discernir quién es realmente esa persona, sin la máscara.

Segundo, y lo más importante, es que las verdaderas relaciones tienen lugar en la vida real. Las relaciones más saludables se construyen cara a cara, día a día, no virtualmente. La vida real es relaciones reales. Ya sé que algunas personas que leen esto han encontrado a su cónyuge virtualmente antes de ser presentados en persona. Sé que las relaciones virtuales son parte de nuestro mundo. Pero nuestros niños necesitan establecerse y asegurarse en relaciones que no sean solo virtuales.

Debido al empuje de la popularidad, tanto para los tímidos como para los sociables, las relaciones virtuales tienen tanto atractivo para los adolescentes que algunos vivirían principalmente en ese mundo en vez de hacerlo en la realidad de la vida diaria. A los tímidos les gusta porque pueden ser diferentes de como son cada día en la escuela, y a los extrovertidos, porque viven por la emoción de la relación: cuántos más, mejor.

Como padres debemos concentrarnos en el hecho de que no importa a dónde nos lleve la tecnología, seguimos queriendo estar anclados a relaciones cara a cara, donde el aprender a tratar con lo bueno, lo malo y lo feo en otras personas tiene lugar en un ambiente cara a cara, constante, amable y cotidiano.

Es necesario que enseñemos a nuestros niños que cuando se frustren con su futuro cónyuge no podrán simplemente pulsar el botón de “suprimir” para terminar la relación. Las relaciones reales requieren trabajo duro día tras día. La verdad es que nuestros cónyuges tienen que vivir no meramente con las buenas impresiones que damos, sino más bien con lo real de nosotros.

Tomado del libro Guardianes de la pureza por Julie Hiramine.

Vía: Vida Cristiana

Acerca de Toto Salcedo

Comunicador Radio-TV RR.SS Libro: Revolucion desde adentro Pastor EKKLESIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s