¿Por qué están peleando, los grupos de derechos para los homosexuales, por “Igualdad” para todos, excepto para los niños no Nacidos?

Inequidad

El acceso ilimitado a Internet, y los ciclos de noticias las 24 horas del día, darían la impresión de que una amplia información está siendo transmitida a la población, sobre los temas cruciales de nuestros días. Pero en gran parte, se repite una y otra vez, la desinformación. Los guardianes, empeñados en presentar una imagen unilateral de uno de los movimientos sociales más coordinados y financiados de nuestros días, están tergiversando las noticias.

En el mes del “Orgullo” para una comunidad que disfruta de la mayor protección de nuevas organizaciones, más que cualquier otro grupo. No hay objetividad periodística, solo subjetividad bañada de colores felices de arcoíris y un acrónimo en constante expansión. El movimiento activista LGBT disfruta de su inmunidad, mientras etiqueta a cualquiera que disienta como enemigo, intolerante y homofóbico.

Vengo de una familia muy diversa. Siempre se me ha enseñado a amar a los demás, a ser compasivo, y a hablar y vivir la verdad. Y por cierto, a estar preparado para gente que te odia de todas maneras.  Poco sabía, de niño, cuán valiosas serían esas lecciones ahora.

Sigue leyendo

Vitaminas para tu Autoestima

autoestima

Pastor Daniel González

Un problema acuciante en la actualidad es observar a tantas mujeres con una autoestima muy frágil. Se les ha enseñado que deben hacer cualquier cosa para gustarles a los hombres. Ellas se producen para ser conquistadas. El problema es que frente a las modelos que exhiben los medios masivos de comunicación es fácil sentirse en desventaja. Se les ha hecho creer que la belleza física es todo y no se las educó para confiar en sus atributos, más allá de sus cuerpos. Viven en una constante autodevaluación de sí mismas. “No nos enseñaron a confiar en los atractivos ni en la seducción que es capaz de ejercer un cuerpo que no cumple con los requisitos que se exigen socialmente: turgencia, delgadez, trasero parado y senos en su lugar. Por el contrario, nos metieron en la cabeza que, para ser amada, una mujer debe ser eternamente joven y bella, y que sus posibilidades de seducción se agotan apenas se aparta de los cánones de belleza instituidos”, Beatriz Goldberg.

La autora del libro Mujeres en Cambio dice: “En realidad, la autoestima femenina es tan débil, que deberíamos contratar a un mini ejército de profesionales para fortalecerla: un floricultor para que le ponga un tutor y no la deje caer, un arquitecto que le agregue una columna que la sostenga, un especialista en terremotos para establecer la profundidad de las grietas en el amor por nosotras mismas, un restaurador para devolvernos la confianza que tuvimos alguna vez. Pero el profesional más necesario sería un nutricionista del afecto que nos diera una dieta para fortalecer la imagen que tenemos de nosotras mismas, hacer subir el peso a nuestro ego, reducir el contorno de la autocrítica negativa y fortalecer la masa muscular del amor propio”.

Si un día te gustas y otro no; un día te sientes joven, atractiva y ganadora pero al otro te sientes vieja, fea y perdedora, entonces tu autoestima es muy inestable. Si esto describe tu realidad, entonces necesitas una fuerte sobredosis de vitaminas para fortalecer el amor hacia ti misma. La Biblia dice que eres una obra de arte digna de un eximio artesano. No dejes que los patrones culturales determinen cuánto vales. No eres un despojo. No eres de segunda. No estás en la mesa de saldos. Eres especial, única e irrepetible.

Vía: Revista  Placeres Perfectos

Prepárate para la batalla

descarga

Cindy Trimm

O supongamos que un rey está a punto de ir a la guerra contra otro rey. ¿Acaso no se sienta primero a calcular si con diez mil hombres puede enfrentarse al que viene contra él con veinte mil?“.

—Lucas 14:31

Presentar batalla a las puertas del enemigo no es el trabajo de un novato. Hay una confianza y una autoridad que deben ganarse en una firme dedicación a la oración. Sé que hay muchos que querrán practicar vivirla antes que todos los otros, pero no funciona de esa manera. Un principiante no tiene la sabiduría necesaria porque le faltan la experiencia y la capacitación necesarias. Por eso, las Escrituras advierten sobre poner demasiado rápidamente a un novato en el liderazgo espiritual. Debemos considerar el costo antes de participar en la lucha.

Oración

Padre, ayúdame a crecer continuamente en ti. Me someto a tu campo de entrenamiento, para no ser un novato en la batalla, sino completamente maduro y formado por tu Palabra y por tu Espíritu a fin de estar listo para la guerra. Decreto y declaro que permaneceré firme en la oración y me moveré continuamente de gloria en gloria y de fe en fe. En el nombre de Jesús, amén

Tomado del Libro Devocional Declara Bendición Sobre Tu Vida de Cindy Trimm

Vivir en garantía

camino-marcado

Cindy Trimm

“Alégrense en la esperanza, muestren paciencia en el sufrimiento, perseveren en la oración”.

—Romanos 12:12

¿Nosotros perseveramos en la oración? ¿Valoramos nuestra relación con Dios más que la vida misma? ¿O somos desviados por dudas y distracciones? Hay un cierto grado de ensayo y error en llegar a conocer a Dios con este tipo de garantía. Muchos renuncian a ella o aceptan la enseñanza,  conocer a Dios de esa manera solo es para unos pocos elegidos. Otro problema es que a fin de estar cerca de Dios, debemos andar por un sendero que nos saca de nosotros mismos y nos exige dejar atrás el equipaje de complejos, dudas, egocentrismo, hábitos destructivos, adicciones y odio. Aunque la senda está bien marcada, es un camino que debemos dominar por nuestra cuenta.

Oración

Padre, nada puede separarme de tu amor. Puedo dejar ir mi pasado con valentía y enfrentar cualquier desafío que se halle por delante porque has llenado mi alma con gozo y con paz y mi corazón con valentía. Dondequiera que vaya llevo tu sanidad y tu consuelo a la atmósfera. Protégeme de persecución y acusación falsa, de la tentación y de transigir. Me levanto hoy sabiendo que mi salvación está segura debido a la obra completa de Cristo en el Calvario. En el nombre de Jesús, amén.

Tomado del Libro Devocional Declara Bendición Sobre Tu Vida de Cindy Trimm

10 Peligros de la iglesia sin oración

oracion-por-la-paz

Joseph Mattera

He sido pastor por casi 34 años y he estado involucrado en la iniciación o participando en muchas reuniones de oraciones en iglesias locales y nacionales. Dios ha dejado muy claro que nuestra primera prioridad como líderes, es pasar tiempo con Él antes de ser enviados a salir en ministerio (Marcos 3:14). El apóstol Pablo también implora a todos los creyentes que oren, sin cesar (1 Tes. 5:17). A pesar de todo esto, hay muchas iglesias denominacionales y no denominacionales que no tienen reuniones de oración, regulares. Consecuentemente, a pesar de los muchos buenos programas que puedan tener, hay una enorme brecha en la iglesia.

Los siguientes son 10 grandísimos problemas que tienen las iglesias sin oración:

  1. Una iglesia sin oración demuestra que los líderes están sin oración.

Las iglesias reflejan las prioridades y estilo de vida del fundador/visionario y su apoyo de liderazgo. Si el buscar el rostro de Dios es la máxima prioridad del pastor principal, entonces la oración congregacional colectiva y privada será la prioridad máxima en la iglesia. Cuando tienes un pastor que ora muy poco (considero que una oración de cinco minutos por día es muy poco), entonces la iglesia será estructurada para operar con estrategias que carecerán de la ayuda y unción del Espíritu Santo. Cuando el apóstol Pedro se enfrentó con la decisión de tener un enfoque personal en suplir las necesidades humanas, escogió la oración (Hechos 6:4-6). Como Moisés, sabía que su primer llamado era “vertical,” y no horizontal (Éx. 18:19, 33:13, 18). Esencialmente, la pregunta es, ¿cómo podemos ser Sus testigos (Hechos 1:8) y darlo a conocer, si no tenemos un conocimiento personal profundo de Él?

  1. No escuchar lo que el Espíritu está diciendo.

Cuando una iglesia no ora, se pierden el día de su visitación con respecto a los momentos Kairos como Jesús lo dijo en Lucas 9:44.

Las iglesias y líderes que no esperan regularmente en el Señor, se pierden lo que Dios tiene que decirles. Si no fuera por una reunión de oración colectiva involucrando a los líderes de la iglesia de Antioquía, nunca hubieran escuchado al Espíritu de Dios, comisionando a Pablo y Bernabé en sus misiones apostólicas (Hechos 13:1-2).

  1. Hay una carencia de verdadera unidad.

El poder de la iglesia primitiva estaba en el hecho de que, experimentaban la unidad entre sus discípulos (Hechos 2:44, 4:32-33). ¿Cómo ocurrió esta unidad? Hechos 1 muestra cómo los 120 discípulos oraron y esperaron en Dios, juntos, por 10 días en el aposento alto. Consecuentemente, el poder de Pentecostés no hubiera tenido lugar sin este periodo prolongado de oración, que resultó en la unidad (Lucas 24:49). Jesús declaró enfáticamente que, el mundo no creería que Él fue enviado, si la iglesia no caminaba en unidad (Juan 17:20-23).

  1. Hay una falta de intervención divina desde la intercesión.

La Palabra de Dios está repleta de historias de la intervención de Dios, como resultado de la intercesión. El profeta Ezequiel dijo que Dios tenía que destruir la tierra, debido a que nadie se ponía en la brecha (Ezequiel 22:30-31). Aarón permaneció entre los vivos y los muertos con el incienso (un símbolo o tipo de oración, Sal. 141:2), y la plaga destruyendo a los judíos se detuvo. Hay muchas otras instancias de la intervención divina en el Antiguo Testamento, demasiado numerosas para mencionar aquí.

En el libro de Hechos, leemos muchas instancias de la intervención divina en respuesta a la oración. En Hechos 4:31, la asamblea estaba llena de libertad para predicar; Dios envió el evangelio al centurión italiano (10:4-5); Pedro fue liberado de Prisión (12:5-12); y Dios envió a Pablo y Bernabé como apóstoles (13:1-2), por nombrar algunas instancias. Consecuentemente, una iglesia sin oración ferviente, será una iglesia que carece de la intervención divina en sus asuntos.

  1. Hay una carencia de la presencia y poder de Dios que sostiene el ministerio.

La Palabra de Dios nos enseña a estar fortalecidos en el Señor y en Su poder (Efe. 6:10-13). Isaías 40:31 dice que, aquellos que esperan en el Señor, renovarán sus fuerzas. Sin la oración ferviente privada y colectiva, los miembros de la congregación, se desgastarán rápidamente y no serán capaces de sostener la obra del reino.

  1. El conocimiento de Dios es superficial.

Oseas nos enseña a perseverar en conocer al Señor (Os. 6:3) y que Su pueblo es destruido por falta de conocimiento (Os. 4:6). Sin meditar regularmente en las Escrituras, y sin la comunicación con Dios, el conocimiento de Sus caminos será superficial y resultará en muchos problemas innecesarios en la iglesia. Moisés conocía los caminos de Dios, pero los hijos rebeldes de Israel, sólo conocían Sus actos (Sal. 103:7).

  1. Los miembros no se convierten en discípulos.

Nunca he visto a una persona capaz de sostener un verdadero celo por el Señor, sin una vida de oración robusta. Consecuentemente, es imposible producir discípulos reales en la iglesia, sin una oración corporativa efectiva y consistente. Tampoco he visto nunca a una persona que se aleje del Señor, manteniendo una vida de oración devota. Cuando llegan nuevos creyentes a la iglesi8a, no pueden saber cómo orar con meros estudios de la Biblia sobre la oración; tienen que participar en reuniones de oración, ya que “el espíritu de oración es tomado en lugar de enseñado.”

  1. No descubren los planes del enemigo.

Jesús dijo, “Velad y orad, para que no entréis en tentación; el espíritu a la verdad está dispuesto, pero la carne es débil” (Mat. 26:41). Desafortunadamente, Pedro estaba durmiendo mientras Jesús estaba orando en el jardín, lo que lo dejó sin preparación para la tentación, con respecto a su negación de Cristo. He encontrado que, muchas veces, en la oración corporativa, Dios nos pone carga para orar en contra de los planes del diablo, y hemos detenido muchos ataques. Una iglesia sin oración, es un blanco fácil para el engaño y la tentación satánica.

  1. Los líderes están construyendo en vano.

Jesús dijo que edificaría Su iglesia (Mat. 16). Cuando una iglesia no ora, no le da a Jesús la oportunidad de dirigirla, lo que la lleva a depender de su propio ingenio para edificarla. Sin embargo, a menos que el Señor construya la casa, el trabajo es en vano (Sal. 127).

  1. Existe una enorme brecha en la armadura de Dios.

Finalmente, Pablo el apóstol, dijo que un componente clave de la armadura de Dios, es que los santos perseveren continuamente en oración, el uno por el otro (Efe. 6:18). Una iglesia sin oración tiene una enorme brecha en su armadura, dejándola desprotegida durante los tiempos de ataque.

Vía: www.charismanews.com

8 Maneras de recargar tu vida de oración

praising-god

J. LEE GRADY

¿Cómo calificarías tu vida de oración en estos días? ¿Se han agotado tus baterías espirituales? ¿Necesitas una recarga? Es fácil que la oración se convierta en algo monótono y predecible, pero el Espíritu Santo está siempre dispuesto a ofrecer un impulso. Incluso, si sientes que has fallado en esta área, Él puede cambiar un débil espiritual en un guerrero.

Después de una serie de recientes oraciones contestadas, descubrí una nueva emoción acerca de mi propio caminar de oración. Siempre he estado consciente de que, si quiero madurar espiritualmente, mi vida de oración debe ir a un más alto nivel. A continuación, ocho maneras en las que puedes subir la temperatura:

  1. Desarrolla tu confianza espiritual. Muchos cristianos viven en los límites alejados de las bendiciones de Dios, porque no creen que hayan sido justificados por el sacrificio de Cristo. Nunca esperarás respuestas de Dios si piensas que Él está enojado contigo. No actúes como un esclavo que suplica por las cosas. Tú eres Su heredero, y Él te ha dado Su manto real, Su anillo grabado y Su patrimonio. Él quiere darte el reino. Dios nos dice que “nos acerquemos confiadamente al trono de la gracia” (Heb. 4:16). Puedes pedirle todo.
  2. Sé más específico. Zig Ziglar solía decir: “Si apuntas a la nada, darás en el blanco todo el tiempo.” Es por eso que las oraciones vagas son inferiores a las específicas. Recientemente, he comenzado el hábito de hacer una lista de “Los 7 Principales” pedidos de oración. Cuando hice esto durante mi reciente mudanza a otro estado, el Señor me respondió seis de mis siete peticiones, en dos meses. Una de mis oraciones era que, cuando comprara mi nueva casa, el monto no sea más que la anterior. ¡Resultó ser ni un dólar menos! Me acordé de Santiago 4:2 que dice: “no tienen lo que desean porque no se lo piden a Dios.”
  3. Pide en grande. Podemos limitar lo que Dios quiere hacer en la tierra, orando de manera insignificante. ¿Por qué nos conformaríamos con menos cuando Dios puede hacer lo imposible? Eliseo, valientemente, pidió a su mentor, Elías, una doble porción del Espíritu Santo – y Dios le dio ese manto. Dios puede querer doblar lo que estás pidiéndole. El Señor dijo: “Pídeme y te daré las naciones por herencia…” (Sal. 2:8). Su visión para tu vida es mucho más grande que lo que tú supones.
  4. Vuélvete más agresivo. Las oraciones status quo no serán suficientes en los tiempos de batalla espiritual. Hay un tiempo para ir a la guerra en el espíritu, y esto requerirá una actitud combativa hacia el enemigo. Cuando Eliseo Le dijo al Rey Joás que tomara flechas y golpeara el suelo, en preparación para una batalla, el rey golpeó con poco entusiasmo solo tres veces. Eliseo dijo: “¡Tendrías que haber golpeado el piso cinco o seis veces! Así habrías vencido a Aram hasta destruirlo por completo.” (2 Reyes 13:18-19). Con demasiada frecuencia, estamos satisfechos con las pequeñas victorias porque no oramos con suficiente intensidad. Tu celo determinará a menudo tu resultado.
  5. Gime cuando sea necesario. La gente que ha permitido que Dios la use en intercesión, sabe que ciertas situaciones requieren mucho esfuerzo. Esta no es una oración fácil – ¡es el equivalente a un parto espiritual! Cuando Eliseo oró por lluvia para poner fin a una sequía de siete años, la Biblia dice que “se puso de cuclillas sobre la tierra y puso su rostro entre las rodillas” (1 Reyes 18:42). Si realmente quieres que termine la ola de crímenes en tu ciudad, o que una nación encuentre a Jesús, o que tus propios hijos sean salvos, deja que el Espíritu ore a través de ti, en una manera más profunda y ruidosa.
  6. Combina el ayuno con la oración. Ayunar no es una forma de sobornar a Dios. No necesitas renunciar a los alimentos para llamar Su atención. Pero el ayuno te ayuda a enfocarte en el Señor, y puede intensificar el poder de la oración. Hay ciertos obstáculos espirituales que necesitan un empujón extra. Cuando hablamos de un demonio que necesitaba ser echado fuera, Jesús les dijo a Sus discípulos: “Esta clase no sale excepto con oración y ayuno” (Mat. 17:21). Si estás golpeando una pared espiritual de ladrillos, puede que sea momento de ayunar.
  7. Haz una vigilia nocturna. No soy la clase de persona que normalmente se levanta a las 3 am para orar. ¡Me gusta dormir! Pero hay momentos en nuestras vidas cuando el Señor puede atraerte a pasar tiempo con Él en las horas nocturnas. En Cantares, la novia escucha a su Amado llamándola a que salga de la cama (5:2-6), y ella no responde lo suficientemente rápido. Muchos de nosotros estamos demasiado distraídos por los afanes de la vida, para escuchar a Dios que nos llama a un tiempo de oración. Sin embargo, el Señor está buscando gente que lleve Sus cargas. ¿Dejarás que Él ore a través de ti?
  8. Espera que Dios llene los vacíos. Solía luchar contra el desánimo respecto a mi vida de oración, pues no sentía que mis oraciones eran lo suficientemente poderosas. Pero entonces, leí Efesios 3:20 bajo una nueva luz. Ahí dice que Dios es capaz de “hacer mucho más abundantemente de lo que pedimos o pensamos” (Efe. 3:20). Eso significa que, después de que yo oro, Dios añade Sus propios ingredientes milagrosos. Mis oraciones pueden parecer débiles e imperfectas, pero Él es capaz de amplificarlas. Al igual que el pequeño almuerzo de cinco panes y dos peces, Jesús puede tomar algo insignificante y alimentar a una multitud. Cuando ores, espera que Él aumente el impacto. Que aquel suspiro en tu cuarto pueda sacudir el mundo.

Vía: Charisma Magazine