Deja de posponer tu futuro

Rick Warren

La Biblia nos da cinco acciones que debemos tomar para dejar de posponer:

  1. Deja de excusarte. “Para no trabajar, el perezoso pretexta que en la calle hay un león que lo quiere matar.” (Proverbios 22:13 DHH). ¿Qué has estado diciendo que harás “uno de estos días”? ¿Acerca de qué te has excusado? La excusa número uno que escucho es, “Cuando las cosas se calmen, entonces voy a…” Las cosas nunca se calmarán. Debes tomar la elección de priorizar lo que es importante.
  2. Comienza ahora. No el siguiente mes, la siguiente semana, o mañana. “No presumas del día de mañana, pues no sabes lo que el mañana traerá.” (Proverbios 27:1 DHH). Ninguno de nosotros está garantizado para mañana.
  3. Establece un programa planificado. Proverbios 13:16 dice, “El que es prudente actúa con inteligencia, pero el necio hace gala de su necedad.” (DHH). Si no planeas, estás planeando fracasar. Necesitas designar algunos espacios cada semana para las cosas que necesitas hacer. Lo que sea, ponlo en tu calendario. Y si es una gran tarea, divídela. Divídela en pequeños pedazos.
  4. Enfrenta tus miedos. Odiamos admitir que tenemos temores, pues pensamos que son una señal de debilidad. Pero el mielo es una señal de humanidad. Solo los tontos no tienen miedo. Has escuchado decir que, “el coraje no es la ausencia del miedo; es continuar a pesar de nuestros temores.” La Biblia dice que no hay nada que no puedas vencer con la ayuda de Cristo que te da la fortaleza.
  5. Enfócate en lo que ganas, no en el dolor. Hay muy pocas cosas en la vida que son fáciles. Debes imponerte a la frustración y mirar la ganancia más allá del dolor. Concéntrate en cuán bien te sentirás una vez que termines la tarea.

Gálatas 6:9 dice, “Así que no nos cansemos de hacer el bien. A su debido tiempo, cosecharemos numerosas bendiciones si no nos damos por vencidos.” (NTV)

Jesús nunca dijo que la vida sería fácil. Habrá sacrificio y compromiso. Pero hay tremenda recompensa cuando hagamos las cosas para las que fuimos llamados a hacer.

Hablando sobre el tema.

No preguntes, “¿Qué tengo ganas de hacer?” En lugar de eso pregunta, “¿Qué quiere Dios que haga?”

Quiero que escribas tres cosas que sabes que Dios desea que hagas, una en cada una de estas tres áreas: tu familia, tu vida personal, y tú trabajo o carrera. Escoge una de estas tres, y comienza hoy. Incluso si puedes trabajar en tu meta solo 15 minutos al día, hazlo – ¡te sentirás mucho mejor!

Vía: Ministry Today

Tres relaciones que todo cristiano necesita

personas

Lee Grady

Cuando Jesús comenzó Su ministerio, no alquiló un coliseo para una campaña evangelística, ni comenzó una lista de contactos de correo, ni puso carteles por todo Jerusalén, anunciando Su ministerio de sanidad. No, lo primero que hizo fue reunir a un grupo de seguidores cercanos.

Él los llamó Sus amigos.

Marcos 3:14 dice que Jesús designó a los Doce “para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar.” Nota que Su relación con ellos no fue solo acerca del trabajo del ministerio. No solo estaba llamando seguidores para hacer una tarea. No era un capataz empleando a mano de obra contratada. Él quería su comunión primero y luego, les dejaría predicar de lo que aprendían de Él.

Jesús se trata de relaciones. Y Él específicamente, les dijo a Sus discípulos que no quería que esta relación esté basada en el rendimiento. Él dijo: Ya no los llamo siervos… los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes.” (Juan 15:15).

En muchas partes de la iglesia, nos hemos olvidado de la necesidad esencial de comunión, y tratamos de construir la iglesia sin ella. Hemos desarrollado un modelo de iglesia estéril, orientado a eventos y enfocado en celebridades, en lugar de una genuina relación.

Construimos edificios estilo teatro, donde multitudes escuchan hablar a un hombre. Esas multitudes son rápidamente sacadas del santuario para hacer espacio para el siguiente grupo. Muchas de esas personas, jamás procesan con nadie lo que han aprendido, nunca se unen a un pequeño grupo, y nunca reciben ninguna forma de discipulado, uno por uno.

Ya que carecemos de relaciones hoy, hemos tratado de llenar el vacío con tecnología. Creemos que si podemos crear un factor sorpresa con video clips alucinantes, sermones 3-D y bandas de adoración atrevidas, las multitudes gritarán por más. Yo no lo creo. La moda puede rápidamente convertirse en algo superficial.

He tenido suficiente en esta religión estéril. He aprendido que el ministerio no se trata de grandes multitudes, asientos llenos, cartas de disponibilidad como respuesta o estridentes aplausos elitistas. No se trata de correr en la cinta caminadora del crecimiento de la iglesia. La religión que se enfoca en lo externo, no puede producir vida. Si nuestra fe no fluye con nuestra relación con Dios, y resulta en profundas relaciones con los demás, entonces, es una pobre imitación del cristianismo del Nuevo Testamento.

¿Necesitas profundizar tus relaciones? Les digo a los cristianos por todo el mundo que necesitan tres clases de relaciones en sus vidas, aparte de las relaciones familiares:

1.  “Pablos” son los padres y madres espirituales en quienes confías. Todos necesitamos cristianos mayores, más sabios, que nos guíen, oren por nosotros y nos aconsejen. Mis mentores me han alentado cuando quise renunciar, y me impulsaron a seguir adelante cuando perdí de vista las promesas de Dios. En el camino de la fe, tú no tienes que sentir que caminas en la oscuridad. Dios dio a Ruth, una Noemí, a Josué un Moisés, y a Ester un Mardoqueo. Puedes pedirle al Señor que te de un mentor para guiarte y entrenarte.

2.  “Bernabés” son los compañeros espirituales que están cercanos, que son amigos íntimos. Ellos saben todo acerca de ti, y sin embargo, te aman de todas maneras. También están dispuestos a corregirte, si es necesario y ¡sin rodeos! A ellos les rindes cuentas de las áreas de tentación personal. Ellos te ofrecen un oído para escucharte y un hombre para llorar. Pasarán toda la noche orando por ti, cuando enfrentes una crisis.

Todos deberían conocer el beneficio de Proverbios 18:24: “hay amigo más unido que un hermano.” Pero tú no puedes encontrar amigos fieles sin buscar ser uno primero. No esperes por tu Bernabé ve y encuéntralo tú.

3.  “Timoteos” son los cristianos más jóvenes que tú, a quienes ayudas a crecer. Jesús nunca nos dijo que reunamos multitudes, sino que nos ordenó que hagamos discípulos. El discipulado relacional toma tiempo y energía, pero invertir tu vida en los demás, es una de las experiencias más satisfactorias en la vida. Una vez que has derramado tu vida en la de otro hermano o hermana, y lo observas madurar en Cristo, nunca más te conformarás con una religión superficial.

Como Pablo, debemos salir y encontrar nuestros Timoteos. Debemos invertir en ellos personalmente. No se trata de predicarles; ellos quieren una relación con nosotros que sea genuina. Quieren mamás y papás espirituales que sean accesibles, que afirmen y empoderen. Si no los mentoreamos ahora, no habrá nadie corriendo a nuestro lado cuando sea el momento de pasar la posta.

La vida cristiana es una relación vibrante y amorosa con Dios – pero no termina allí. Oro para que abras tu corazón e inviertas en la gente que te rodea.

Vía: Charisma Magazine

Confianza rota

zapatos

Te di la casa de tu señor, y sus mujeres, y los reinos de Israel y de Judá. Y si eso no hubiera sido suficiente, te habría dado mucho, mucho más. ¿Por qué, pues, has despreciado la palabra de Jehová y has hecho esta maldad? Porque tú mataste a Urías, el hitita, con la espada de los amonitas, y robaste a su mujer.

– 2 Samuel 12: 8-9

La vida del rey David se llenó de numerosos triunfos, conquistas y éxitos. Solamente tomó a Goliat con una honda y una piedra. Él escribió muchos de los salmos de los cuales encontramos paz en nuestros tiempos de dificultad. Él presidió la nación de Israel y fue considerado por muchos como su máximo líder.

David también aprendió una dura lección sobre la importancia de la confianza. Mientras estaba sentado en su azotea un día (cuando debería haber estado en guerra), vio Bathsheba bañarse y envió a buscarla. Este acto condujo al adulterio, al asesinato de Urías el hitita, ya un encubrimiento de toda la situación. Sólo cuando el profeta Natán confrontó a David acerca de sus acciones, el rey pidió perdón a Dios. Sin embargo, el Señor no dejó que para David fuera fácil. El niño que engendró con Betsabé murió, hubo una constante amenaza de asesinato en su familia, y su hijo Absalón causó problemas a David hasta que murió en la batalla.

Cuando se confía en alguien con un papel de liderazgo, se les da la oportunidad de usar sus talentos, tiempo e influencia para causas más grandes que ellos mismos. A medida que toman buenas decisiones mientras muestran integridad y preocupación por los demás, ganan confianza. John Maxwell compara esto con poner el cambio en su bolsillo. Sin embargo, cuando traicionan esa confianza, se vuelve difícil recuperar. Además, el líder tiene que pagar parte de su cambio a la gente. Cuando uno se queda sin cambio, la confianza se ha ido. Y cuando la confianza se ha ido, el líder deja de ser un líder.

La historia del rey David debe servir como un recordatorio de la importancia de la confianza y de la rapidez con que puede desaparecer. Permita que Dios moldee y perfeccione su carácter para que sus decisiones inspiren a otros a confiar en sus habilidades

Vía: Revista Ministry Today

 

4 Cosas que hacer si no puedes escuchar la voz de DIOS

manos audifonos

Jennifer LeClaire

Empecé a escuchar a Dios hablarme tan pronto como fui salvo y yo lo necesitaba. Sería un eufemismo describir mi situación como desesperada.

Mira, fui salvo en una cárcel del condado. Estaba acusado falsamente de un crimen que no cometí, y el estado quiso enviarme a prisión por cinco años. Dios tenía una idea diferente, y envió a un grupo de evangelistas a la cárcel, para hablar de la gracia salvadora de Jesús.

Compré el evangelio pero todavía estaba enfrentando cinco años en prisión bajo una acusación falsa. No sabía qué hacer, así que comencé a leer la pequeña Biblia de bolsillo que me entregaron después de la cruzada en la cárcel, orando y asistiendo a cualquier clase de servicio de cuasi-iglesia que pude encontrar detrás de esos duros muros fríos.

Entonces Él me habló. Dios me dejó en claro que sería liberado de la cárcel en día número cuarenta. Le dije a todo el que quisiera escuchar que me liberarían en 40 días. Le dije a mi compañero de celda. Les dije a los funcionarios de la prisión. Le dije a mi madre.

Yo no lo sabía, pero estaba en guerra con la palabra profética y gané. Me liberaron en el día 40, completamente vindicado. Fue como Dios dijo que sería. Escribo más de mi testimonio, y comparto diariamente palabras proféticas que el Señor me inspiró, y consoló. Y quiero compartir contigo, algunos fundamentos de escuchar de Dios.

1.  Cree Que Dios Quiere Hablarte.

Si no crees que Dios quiere hablarte, es probable que no vas a escuchar Su suave y apacible voz. La clave aquí es que esperes que Él te hable. David dijo, “Oh Jehová, de mañana oirás mi voz; De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.” (Salmos 5:3). El Espíritu Santo vive dentro de ti y puede que esté hablándote más de lo que te imaginas. Jesús dijo, “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.” (Juan 14:26)

2.  Dispón Tu Corazón Para Escuchar Su Suave Y Apacible Voz.

Jesús mismo dijo, “Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen.” (Juan 10:27) Nuestra parte es disponer nuestro corazón para escuchar su dulce y apacible voz, o reconocer las otras formas en las que Él se comunica con nosotros. (Dios puede hablarnos en muchas maneras) Practica la presencia de Dios. Cultiva la sensibilidad de que el Espíritu Santo habita en ti y anhela una comunión diaria. Ora para que puedas ser sensible a Su Espíritu y Su voz.

3.  Aprende El Fino Arte De Escuchar.

Mucha gente habla con Dios, pero no se detienen a escuchar o no desarrollar las habilidades de escuchar. Escuchar verdaderamente es una habilidad que puedes aprender, ya sea en tus relaciones naturales o tu relación espiritual con Dios. Necesitas “tener el oído” para escuchar al Espíritu Santo, y eso significará entrenar tus oídos para reconocer las maneras en las que te está hablando.

Jesús dijo, “El que tenga oídos para oír, que escuche y entienda.” (Mateo 13:9, NTV). Salomón oró para que Dios le diera un corazón que escuchara (1 Reyes 3:9). Muchas traducciones dicen “corazón comprensivo” en ese verso, pero la palabra hebrea traducida “comprensivo” en ese verso es SHAMA, que se traduce para oír, entender, escuchar u obedecer. Ora para que Dios te de un corazón que oiga, entonces escucha y obedece.

4.  Más Comunión Con El Espíritu Santo.

Esto es fundamental. Si quieres escuchar de Dios más claramente, pasa más tiempo con Él y Su Palabra. Pablo le dijo a su hijo espiritual, Timoteo, “Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra.” (2 Timoteo 3:16-17, NTV)

Conocer la Palabra, nos protege del engaño, y de caer en la trampa de escuchar otras voces o incluso, seguir vanas imaginaciones. Si buscas a Dios, escucharás Su voz. No tienes que estar en un cuarto a solas para escucharle. Tu alma solo necesita aquietarse y enfocarse en Él. Deja que tu espíritu domine. Escucha con los oídos espirituales. ¡Puedes escucharle!

Vía: Charisma Magazine

La Rebelión Comienza con la Relación

mano

¿Es pecado que Jesús multiplique el pan? Él convirtió el agua en vino, él puede hacer que el pan parezca un buen aperitivo. Creo que no hay que tener miedo con eso.

¿Por qué viene Satanás a tentarlo?

Lo que realmente está buscando, es la relación, aquí está lo que necesitas saber, es que a veces el pecado es rebelión, pero usualmente es una relación antes de que sea una rebelión.

Cuando el diablo le dice hola Jesús (en el desierto), partamos el pan juntos, quiere aparentar una relación, de hecho eso es lo que hacen los amigos, compartir el pan.

Si te gusta alguien, le invitas a tu casa. Cuando eres un chico soltero, conoces a una chica soltera, le invitas a comer algo, ya sabes, comida de verdad, no la que compras en cualquier lugar; ya sabes, la que se come con cubiertos de verdad, no esos de plástico. Lo haces como si fueras a invertir algo de dinero, porque esperas que puedas construir una relación con esa persona.

A veces la rebelión es el resultado de la relación, algunos de ustedes no deberían estar saliendo con esas personas.

No bromeo con esto, yo soy eficiente, entro y salgo, tengo que luchar mañana, tenemos mucho trabajo por hacer.

Algunos de ustedes no deberían hacer negocios con esa clase de gente.

Algunos de ustedes, conocen a esa pareja que no es saludable y cuando ustedes intentan salir no se encuentran con una buena experiencia, piensan: es tiempo de reajustar la relación; lo que Satanás está haciendo en realidad, es que esa relación reajuste tu identidad, así que déjenme decir esto, Tu identidad es tu arma, porque:

Cuando sabes quién eres, sabes qué hacer; cuando olvidas quién eres, olvidas qué hacer.

Así que comencemos con Satanás; Satanás sigue peleando contra Dios; ahora, cuántos de ustedes han leído la Biblia y saben que él pierde, eso es bastante obvio, permítanme que les diga el final, todos los que no crean acabaran en el lago de fuego.

Satanás no cree en la Palabra de Dios, conoce la Palabra de Dios pero cree que puede cambiar el resultado. Creo que Satanás no es sólo el que engaña, creo que se engaña a sí mismo.

¿Alguna vez has conocido a alguien que ha engañado tanto que se ha engañado a sí mismo y piensa que conoce la realidad y que está equivocado, la gente hace esto todo el tiempo, eso no es la realidad? Tu te equivocas…; no estoy de acuerdo, etc., etc.

Te lo estoy diciendo, esto no termina bien, sólo te lo estoy diciendo.

Satanás piensa, yo creo que Dios está equivocado, él cree que puede restablecer su identidad lejos de Dios. Él cree que puede ganar y no va a perder, así que lo que sucede entonces es que: Satanás viene a nuestro primer padre Adán y lo ataca al nivel de la identidad, lo que él dice es: he aquí la única cosa que Dios dijo que no hagas, adelante, y si tú participas de eso, tú te convertirás en un ser como Dios.

… Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó.

Génesis 1:26-27 (RVR1960)

Dios los hizo a Su imagen y semejanza; ya eran hechos como Dios!!!

Tu identidad no es alcanzada por ti, es recibida de DIOS.

Tus roles, tus actividades pueden cambiar, pero tu identidad es constante y segura.

Es un pecado tener una relación con alguien que te aleja de tu relación con Dios, y es un pecado tener una relación que aleja tu identidad de la que Dios te ha dado.

 

Héroes

hermanos

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.

Mateo 6:33

En una columna, el reportero Bob Greene una vez opinó sobre “Cómo convertirse en héroe”. Describió a un comerciante de gemas de Texas que fue a una exposición de minerales en Arizona. Allí se encontró con un hombre que deambulaba por los lechos de los arroyos en busca de piedras interesantes. Este hombre estaba exhibiendo algunos de sus hallazgos en contenedores de plástico.

Entre las piedras más pequeñas, el comerciante vio una roca grande, y eso es todo lo que el exhibidor pensó que era: una roca grande. Pero este comerciante de gemas sabía lo contrario. Reconoció que era la estrella de zafiro más grande que había visto en su vida.

Sabiendo que el dueño no tenía idea del verdadero valor de la piedra, el comerciante de piedras preciosas negoció con él y pagó $10 por la piedra. Más tarde informó que valía 2,5 millones de dólares.

Y, señaló Greene, este comerciante de gemas se ha convertido en una especie de héroe popular porque encontró algo de valor y lo compró al precio más bajo posible, sin insinuarle al dueño original lo que estaba sucediendo. Greene continuó diciendo: “Este es sólo un ejemplo particularmente dramático de la forma en que tanta gente se está enriqueciendo en estos días. No hacen nada de importancia o valor; sólo manipulan y evitan y fingen y paran. Hacen creer a la gente que van a hacer una cosa y luego hacen otra. La lección parece ser que sólo los tontos creen en trabajar todo un día por un día de paga. Los chicos listos son los embaucadores”.

Desafortunadamente, Bob Greene tiene razón. La vida de la gente hoy en día parece consumida por las loterías, los tiros largos, y el tráfico de información privilegiada….y una saga continua de avaricia, soborno, extorsión y malversación de fondos.

Como cristianos, sin embargo, no debemos sorprendernos demasiado. Jesús dijo que sus valores son los opuestos a los del mundo y que la gente que lo sigue será malinterpretada. Los verdaderos seguidores de Cristo no encajarán en la sociedad.

La Biblia dice que lo que somos por dentro es infinitamente más importante que nuestra apariencia exterior, la manera en que logramos nuestras metas es tan importante como las metas mismas, y que buscar a Cristo y su reino es más importante que ser la persona más rica de la tierra.

Greene concluye su columna con estos pensamientos: “Imaginemos que el vendedor de gemas ve el zafiro estrella y en lugar de comprarlo por 10 dólares, le dice al hombre de su verdadero valor y le insta a que obtenga algún consejo sobre lo que es un precio justo antes de venderlo. Lo sé, lo sé; así no es cómo funciona el mundo. Tal vez, sin embargo, al menos podría haber recortado las ganancias del pobre cazador de rocas. Pero entonces no habría sido un héroe en estos días, ¿verdad?”

¿Y de qué te beneficias si ganas el mundo entero pero pierdes tu propia alma?

Mateo 16:26

No te preocupes por hacerlo en el mundo de hoy. Enfoca tu atención en ser un “héroe” donde cuenta…a los ojos de Dios.