Conectividad familiar

Julie Hiramine

Los padres que están bien conectados con sus hijos proveen la mejor protección para la conducta de alto riesgo. Los estudios muestran vez tras vez que mientras nuestros niños crecen, esta es la manera más efectiva de protegerlos del abuso de sustancias, de la actividad sexual adolescente, y de las elecciones negativas. Existen claves adicionales que podemos implementar con nuestros hijos, sin importar lo pequeños o grandes que sean, para que tengan un enorme impacto en sus futuras elecciones.

La primera y más importante de todas las claves es la conectividad familiar en medio del mundo actual de oportunidades y actividades sin fin. En medio de la actividad de chofer, las tareas escolares, los compromisos de la iglesia y trabajo, el tiempo con la familia tiene que prevalecer. Sentarse juntos alrededor de la mesa para cenar, hacer devocionales familiares, en las vacaciones en familia: no importa qué forma tome, ¡solo piense en familia!

En medio de nuestros ajetreados programas, esto es todo un desafío, y creo que eso es parte del plan del enemigo. Encontramos tantas buenas oportunidades, que perdemos lo mejor de Dios. Al final tenemos hijos que pueden tocar un instrumento con exquisita habilidad, que llevan el trofeo a casa por ser el mejor en su deporte, que tienen notas estupendas y dan el discurso en la graduación, pero no tienen una relación dinámica con el Señor Jesucristo ni el fundamento de la familia.

No me malentienda. No es que debamos renunciar a todas esas otras oportunidades, solo priorizar lo que es lo mejor de Dios con un oído que lo escuche a Él. Un día miraremos a nuestros hijos y serán adultos y saldrán de la universidad. Todo pasa demasiado rápido, ¡y no queremos perder esta ventana de oportunidad! Crear conectividad familiar requiere planificación y determinación. Todo en nuestra cultura grita “pares” e individualismo. Muy pocos hablan de reunirse como familia. Una de las mejores decisiones que hemos tomado como familia es ir juntos como familia en los viajes ministeriales. Sea por un fin de semana o dos meses, estos viajes nos han unido de manera profunda. Fuimos tres veces a Asia por varias semanas para ministrar como familia. En medio de nuevas culturas, idiomas extranjeros, comida exótica (¡pruebe esto con los que son quisquillosos con la comida!), y testificando de la belleza de la familia de Dios en todo el mundo, la conectividad de nuestra familia se ha forjado de manera muy profunda.

La diligencia diaria en la conectividad familiar es vital. No todos tenemos en nuestra vida la flexibilidad de embarcarnos en un viaje como el que mencioné. Lo fundamental es que lo que más cuenta es la conectividad diaria. En nuestro agobiado mundo es importante conectarse unos con otros y con Dios todos los días. Nosotros tratamos de hacerlo así en nuestro tiempo devocional familiar. Claro, no todos los días tenemos tiempo para hacerlo, pero al menos tratamos de reunirnos como familia y orar juntos. Esto nos toma unos pocos minutos, ¡pero da mucho fruto! Compartir pedidos de oración y orar todos para elevarlos hacia nuestro Padre celestial levanta las cargas de nuestros hombros hasta los de Él. Cuando nuestros hijos presencian las respuestas de Dios a la oración, la fe de ellos se edifica. Dios creó primero a la familia, después a la iglesia. Por lo tanto la iglesia comienza en el hogar.

Vía: Vida Cristiana


Tomado del libro Guardianes de la pureza Por Julie Hiramine. Publicado Por Casa Creación

Dar Es El Más Alto Nivel De Vivir

dar

Entonces Abram le dio el diezmo de todo.”

Génesis 14:20 (NVI)

Nada habla a los demás con más fuerza que la generosidad de un líder. La verdadera generosidad no es un evento ocasional. Viene del corazón e impregna cada aspecto de la vida de un líder, tocando su tiempo, dinero, talentos, y posesiones. Los líderes efectivos, a los que la gente quiere seguir, no reúnen cosas solo para sí mismos; lo hacen a fin de dar a otros. Para cultivar la cualidad de la generosidad en tu vida, haz lo siguiente:

  1. Se agradecido por todo lo que tienes.
  2. Pon a la gente en primer lugar.
  3. No permitas que el deseo por las posesiones te controlen.
  4. Mira el dinero como un recurso.
  5. Desarrolla el hábito de dar.

La única manera de mantener una actitud de generosidad es hacerla tu hábito, dando tu tiempo, atención, dinero, y recursos. Como Richard Foster dice, “Solo el mismo acto de soltar el dinero, o algún otro tesoro, logra algo dentro de nosotros. Destruye el demonio Llamado “codicia”.”

Extractado de “La Biblia del Liderazgo” de John Maxwell

Busca a Dios Cuando Establezcas Tus Metas

goal

“Muchos buscan el favor del gobernante,
pero sólo el Señor hace justicia.”

Proverbios 29:26 (DHH)

El número de personas hoy que carecen de un fuerte sentido de propósito es asombroso. La escritora ganadora del Pulitzer, Katherine Anne Porter observó: “Estoy consternada por la falta de rumbo en la vida de la mayoría de la gente. El cincuenta por ciento no presta ninguna atención a donde están yendo; el cuarenta por ciento son indecisos y van en cualquier dirección. Solo el diez por ciento sabe a dónde quieren ir, y de ellos, no todos van hacia allá.”

Las metas te dan algo concreto en que enfocarte, y el enfoque tiene un impacto positivo sobre tus acciones. Las metas nos ayudan a enfocar nuestra atención en nuestro propósito y hacerlo nuestra aspiración dominante. Como un filósofo poeta, Ralph Waldo Emerson, dijo: “El mundo se abre paso para el hombre que sabe a donde va.”

Usa las siguientes pautas para mantener tus objetivos en el blanco. Las metas deben ser:

  • Escritas
  • Personales
  • Específicas
  • Alcanzables
  • Medibles
  • Con límite de tiempo

Extractado de “La Biblia del Liderazgo” de John Maxwell.

Personas ordinarias con metas extraordinarias

schedule

Joyce Meyer

Debemos Extender Nuestra Fe Para Llegar A Nuevos Lugares.
Dios usa a personas ordinarias con metas y visiones extraordinarias. Eso es lo que yo soy­ una mujer normal con una meta y una visión. Pero el simple hecho de decir que soy una persona normal no es para decir que estoy satisfecha con ser alguien común. Yo no sirvo a un Dios promedio, por eso no tengo que ser una persona promedio–tampoco tú tienes que serlo.

El promedio está bien. No es malo, pero tampoco es excelente. Yo creo que cualquier persona común, puede ser usada grandemente por Dios. Podemos hacer cosas importantes y maravillosas, que nos asombrarían aun a nosotros mismos, si creemos que Dios puede usarnos y si tenemos la osadía de contar con una meta y visión extraordinaria. Lo que quiero decir con extraordinaria es que sea algo que no tenga sentido. Tenemos que creerle a Dios para lograr esto.

Efesios 3:20 nos dice que Dios puede hacer más abundantemente cualquier cosa de lo que pudiéramos atrevernos a esperar, pedir o pensar, según Su poder que opera en nosotros. Dios lo hace por Su poder, pero lo hace a través de nosotros, así que tenemos que cooperar con Él. Eso significa que tenemos que ser atrevidos y osados en nuestra fe y en nuestras oraciones.

Algunos no estamos creyendo o pidiendo lo suficiente. Necesitamos estirar nuestra fe para llegar a lugares nuevos. Debemos ser personas ordinarias con metas extraordinarias.

En 1 Corintios 1:26-29 Pablo nos dice claramente lo que escoge Dios y por qué. Él nos dice que Dios selecciona lo que para el mundo es necio para avergonzar al sabio, y lo que el mundo llama débil para avergonzar al fuerte.

Si Dios unge algo, funcionará. Él escoge y unge a la persona que Él desea. No se basa en nuestra apariencia, nuestra educación, nuestras posesiones ni nuestros talentos. Se basa en la actitud de nuestro corazón, en si estamos dispuestos a cumplir con algunos requisitos necesarios en las personas que desean ser usadas por Dios.

Veamos las cualidades que Dios busca en las personas que escoge.

  1. Dios usa a las personas que son fieles sobre las cosas pequeñas.Muchas personas no quieren las cosas pequeñas. Desean comenzar con las cosas grandes desde el principio. La Biblia nos dice que Dios escoge lo que el mundo rechaza, lo que el mundo desprecia, lo que el mundo ve como insignificante, sin valor e inútil. Así que, si creemos ser algo, más vale que tengamos cuidado porque la Biblia dice que el Señor es el que levanta y abate.

Cuando comencé a predicar el Evangelio, fui rechazada por muchos de mis amigos porque ellos no creían que una mujer debía predicar. Experimenté mucho rechazo, y fue algo muy difícil para mí. Pero Dios me ha bendecido. Lo que quiero decir es que si tú y yo nos mantenemos fieles a lo que el Señor nos manda a hacer, llegará el momento en que Él se encargará de exonerarnos y premiarnos por las situaciones difíciles que hemos sobrellevado por serles obedientes.

  1. Dios usa a las personas que le darán toda la gloria a El.El versículo 29 del capítulo 1 de 1 Corintios nos dice el porqué Dios escoge a las personas y cosas que usa–para que ningún mortal se pueda jactar en su presencia. No se olvide de dónde proviene. Una persona importante es sólo alguien insignificante que se encuentra lejos de casa. En cuanto regresa a casa ya no es tan importante porque todos le conocen.
  2. Dios usa a las personas que quieren llevar fruto para Él.Si nuestro deseo es ser líderes en el reino de Dios, entonces tenemos que estar dispuestos a permitir que Él trate con nosotros, y ese proceso no será siempre algo placentero; de hecho, será doloroso. No será de nuestro agrado, pero tenemos que confiar en Dios. Yo creo que los líderes se hacen, se desarrollan; no nacen. Probablemente existan muchísimas personas que tienen talento para ser líderes, pero no le permiten a Dios hacer lo necesario en sus vidas y así prepararlos para llenar a una posición de liderazgo. No se quedan sobre la rueda del Alfarero ni en el fuego del Refinador. Quieren todo de inmediato y no quieren esperar.
  3. Dios usa a las personas dispuestas a terminar lo que comienzan.La razón es muy sencilla. Las emociones nos impulsan a comenzar. Siempre nos apoyan en las cosas nuevas. Recibimos una palabra de Dios o alguien nos da una profecía, y salimos corriendo con muchas ganas. La pregunta es, ¿cuánto tiempo seguiremos corriendo una vez que se agoten las emociones? El principio de algo casi siempre es emocionante. Pero los que comienzan la carrera con emoción no son los que ganan; son aquellos que no se apartan y cruzan la meta cuando ya nadie está emocionado, cuando ya nadie echa porras, cuando sus emociones ya no les sostienen, cuando sienten que no pueden más, cuando parece que nunca llegarán al final, cuando lo único que les queda es aquella palabra que recibieron de Dios que fue la que comenzó todo. Ahí es donde se percibe la separación entre los que sí lograrán hacerlo y los que se quedarán hablando de poder hacerlo toda su vida.
  4. Dios usa a los que se quedan en el camino angosto.En el mundo se encuentran muchas personas sin compromiso–personas dispuestas a dar cualquier concesión y a vivir en su condición actual de ser personas promedios simplemente viviendo la vida. Sin embargo, los que entran por la puerta estrecha, tendrán que tolerar mucha presión. Satanás hará difícil su decisión de vivir una vida recta y justa. Por eso es necesario aprender a resistir al diablo y seguir en las cosas de Dios. Le resistimos sometiéndonos a Dios y siguiendo sobre el camino estrecho.

Una de las cosas que Satanás usa para desanimarnos y hacernos caer en la depresión, es hacernos sentir que somos los únicos que enfrentamos pruebas y tribulaciones. Cuando la verdad es otra: No conozco a muchas personas que no estén pasando por algo. Dios usa a las personas que se mantienen en el camino estrecho, y puede ser que a las únicas personas que encuentres en ese camino sean el Señor y tú, pero sigue adelante y no hagas lo que el mundo hace. Aunque nadie platique contigo, no te involucres en los chismes en tu trabajo, no critiques y no seas negativo como todos los demás. No tengas una relación con alguien porque te sientes solo. Mejor usa esa época en tu vida para acercarte al Señor.

  1. Dios usa a las personas que toman sabias decisiones.La Biblia habla de la sabiduría y del poder de la sabiduría. Creo que sería bueno leer más seguido el libro de Proverbios y ponerlo por obra, ya que la mayoría de lo que habla es sabiduría. Muchas personas poseen dones, pero no tienen sabiduría. Hay algunas otras personas que tienen sabiduría, pero no la usan.

Cada uno de nosotros necesita ejercer la sabiduría en el trato con las personas y en nuestra propia conducta. Necesitamos sabiduría en nuestras relaciones. Dios quiere que tomemos la decisión correcta porque no nos afectará solamente a nosotros, sino también a todos los que nos rodean, incluyendo a nuestros hijos. Los hijos aprenden de lo que nos ven hacer a nosotros. Si criticamos, también criticarán. Si somos personas negativas, ellos también lo serán. Enseñamos más con nuestras acciones y por nuestras decisiones, de lo que jamás podríamos enseñar con nuestras palabras.

  1. Dios usa a las personas que dan un buen ejemplo a los demás.Una cosa que tienes que reconocer es que algunas personas son buenas administradoras, pero no quiere decir que pueden liderar. Los buenos administradores toman buenas decisiones porque operan según ciertas reglas. Pero un buen líder no hace las cosas solamente según las reglas; ellos lideran por su ejemplo. Dios quiere buenos líderes, personas que por su ejemplo personal, lleven a otros por los caminos de la justicia.

Dios quiere que tengamos una confianza firme, sabiendo que estamos haciendo todo lo que nos toca para obedecerlo, a tal grado que sabemos que no tenemos nada que ocultarle a nadie. Él desea que tengamos la confianza de que si alguien modela su vida según la nuestra, se parecerán a Jesús tanto en actitud como en comportamiento.

Me encanta Romanos 5:19: “Porque así como por desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos”.

Este verso nos dice que un solo hombre o una sola mujer puede afectar al mundo entero. Si esto es cierto, por consiguiente uno de nosotros podrá afectar su colonia, vecindad, el lugar donde trabaja, los amigos que tiene–si es que tomamos las decisiones correctas.

En el Salmo 119:6, el salmista escribe: “Entonces no sería yo avergonzado, cuando atendiese a todos tus mandamientos”. Dicho de otra manera: “Si leo tu Palabra y hago lo que Tú mandas, todo en mi vida me ayudará para bien, todo saldrá bien”.

¿Por qué procuramos cambiar lo que Dios dice, añadiendo algo, esperando que de alguna manera Dios obre según nuestro plan y no el suyo?, ¿Cuándo aprenderemos que Dios es más inteligente que nosotros? Simplemente debemos escucharle.

Mi esposo, Dave, y yo hemos visto que la Palabra de Dios es como un parámetro en nuestra vida. Es como si el Señor nos dijera: “Mientras no te salgas de los parámetros que he marcado, todo saldrá bien. El enemigo no podrá llegar hasta ti. Tendremos buena relación y comunión. Serás prosperado, y estarás alegre y en paz. No habrá condenación porque tus pecados te serán perdonados. Pero al salirte de estos parámetros, encontrarás toda clase de maldad, violencia, y enemigos que te destruirán”.

Si Dios nos dice esto, y nosotros escogemos salirnos de esos parámetros, ¿de quién es la culpa? Si nuestro deseo es ser bendecidos y usados por Dios, es necesario que nos mantengamos sobre el camino estrecho. Si una persona ordinaria tiene un estilo de vida de obediencia esto animará a que otras personas ordinarias busquen hacer cosas extraordinarias. Debemos tener influencia sobre la vida de otros. Enseñarles que pueden afectar para bien al mundo, que tienen un destino que Dios les ha dado para cumplir.

6 cosas que las personas exitosas hacen a diario

up

John Maxwell

El éxito se puede medir por muchas cosas, y sin duda, son ciertamente únicas para cada líder individualmente. Y ¿no es eso algo bueno? ¡Que todos podemos alcanzar el éxito en la vida y estar satisfechos por las diferentes experiencias! Sin embargo, con el fin de lograr ese éxito, lo que signifique eso para ti, hay elementos comunes que proporcionan u fundamento para ayudar a llegar allí. Esos son seis cosas que la gente exitosa hace diariamente, semanalmente y durante toda su vida, a fin de alcanzar su pleno potencial, y experimentar el verdadero éxito.

Hacer preguntas

Los buenos líderes preguntan todo: de sí mismos, la gente que los rodea, su entorno, el futuro, todo. Y no es porque carecen de confianza, es porque están constantemente evaluando su progreso.

Hacer preguntas te permite evaluar tu esfuerzo y metas, considerar lo que importa y lo que será efectivo con la gente que diriges. Finalmente, ayuda a revelar esperanzas, expectativas, deseos, necesidades y cargas. Si quieres llegar al corazón de algo, entonces hacer preguntas, es vital.

En palabras de John C. Maxwell, “Pocas cosas te pagarán más altos dividendos en la vida, que el tiempo y el trabajo que te tome, entender a las personas, y construir relaciones”

EXPANDIR SU PENSAMIENTO

Todos podemos pasar mucho tiempo pensando y pensando y pensando. Hay un sinnúmero de cosas que podemos masticar y rumiar una y otra vez, sin duda. Pero los líderes exitosos practican el pensamiento positivo, enfocado e intencional que mantiene sus mentes frescas, y hacen sus acciones, con más sentido. Ellos entienden que los pensamientos de ayer, afectan los resultados de hoy, por lo que están continuamente construyendo la conciencia de sí mismos, para monitorear sus creencias, expectativas y actitudes, acerca del momento, etapa o situación en la que están. Piénsalo de esta manera, el líder que piensa, siempre tendrá un trabajo, pero el líder que piensa intencionalmente, siempre tendrá influencia.

En palabras de John, “Tu pensamiento, más que cualquier cosa, da forma a la manera en que vives. Es realmente cierto que si cambias tu pensamiento, puedes cambiar tu vida.”

EVALUAR SU NIVEL DE LIDERAZGO

Los líderes exitosos saben que solo llegaron a donde están, porque trabajaron su camino, paso a paso, para construir relaciones significativas, y aprovechar la influencia con los demás. Ellos saben que, toda relación, empieza por la posición o proximidad, y luego tienen la opción de seguir alimentándola, maximizando y desarrollando la confianza con esas personas, hasta convertirse en un líder exitoso para ellas. Saben que el liderazgo no es algo que se gana una vez y para siempre. El liderazgo se gana y se mantiene con todos y cada uno de los que están bajo su influencia.

En palabras de John, “Cuando las personas siguen a un líder porque tienen que hacerlo, harán solo lo que tienen que hacer. La gente no entrega lo mejor de sí a los líderes, a menos que les agrade. Puede que entreguen sus manos, pero ciertamente, no entregarán sus cabezas o corazones.”

Enfocarse en el crecimiento

La gente exitosa, cree de todo corazón en el potencial de su gente. No solo desean alcanzar su potencial, tienen un plan para alcanzarlo. Saben que, a fin de crecer en su vida personal y en el liderazgo, deben dedicar tiempo, enfoque y pensamiento, para hacer que ocurra, porque  no sucederá por sí solo. Los líderes exitosos trazan un plan para el crecimiento, y hacen un poco de algo todos los días, para llegar allí.

En palabras de John, “las pequeñas disciplinas repetidas con consistencia todos los días, llevan a grandes logros alcanzados lentamente con el tiempo.”

APRENDER DEL FRACASO

Los líderes exitosos saben que van a fallar. Lo saben, y continúan de todos modos. La diferencia para ellos es su actitud, y la acción que sigue al fracaso. Ven el fracaso como una oportunidad para aprender, crecer, evaluar y desarrollar sabiduría. Luego, actúan, y actúan con éxito, porque aprendieron algo. Enmarcan el fracaso como una oportunidad para dejar de lado algo bueno, para poder apoderarse de algo mejor.

En palabras de John, “La más grande recompensa para nuestro trabajo, no es lo que logramos por él, sino lo que nos convertimos por él… Los errores no son fracasos. Son una prueba de que estamos esforzándonos. Cuando entendemos eso, podemos salir más fácilmente de nuestra zona de confort, tratar algo nuevo, y mejorar. … Mejorar demanda un compromiso para crecer, mucho después de que el estado de ánimo en el que fue hecho, haya pasado.”

PLAN PARA EL FUTURO

Las personas exitosas rinden la noción superficial a la que han “llegado” en la vida, y reconocen que, el proceso diario es lo que les hace exitosos. Creen esto y ven su vida como un gran plan para cumplir un propósito realmente grande. Su plan tiene tres elementos esenciales que hacen que sean firmes: conocen su propósito y pasión, están dispuestos a tomarse el tiempo y hacer lo que sea para alcanzar sus  metas y objetivos, todos los días, y se rodean con gente que los acompañe en el camino. Ven el valor de las grandes compañías en su propósito, y finalmente, planean hacer un futuro exitoso para otros, no solo para sí mismos.

En palabras de John, “A medida que avances en el camino del éxito, necesitas recordar que lo que ocurra en ti, es más importante que lo que te ocurra a ti. Puedes controlar tus actitudes, mientras vas por el camino, pero no tienes control sobre las acciones de los demás. Puedes escoger qué poner en tu calendario, pero no puedes controlar las circunstancias de hoy. Por desgracia, la mayoría de los temores y el estrés que la gente experimenta en la vida, viene de cosas respecto a las que no pueden hacer nada. No dejes que eso te pase.”

Ser un líder exitoso toma intencionalidad, enfoque, preparación y tiempo, pero absolutamente valdrá la pena. Verás el crecimiento en cada área de tu vida, pues ese es el poder del liderazgo exitoso.

Vía: blog.johnmaxwell.com

Redefiniendo el éxito

sucess

Y el SEÑOR estaba con él, y Ezequías tuvo éxito en todo lo que hizo. Se sublevó contra el rey de Asiria y se negó a pagarle tributo.

– 2 Reyes 18: 7

¿Qué significa tener éxito?

El éxito generalmente trae a la mente los logros financieros o ser el número uno. Otros definirían el éxito por la pegatina de parachoques: “El que muere con más juguetes gana”. A algunos les gusta pensar que el éxito es estar ocupado: sobre la marcha, correr de una cita a otra y tener demasiado que ver con muy poco tiempo para hacerlo.

El problema con estas definiciones de éxito es que exigen un alto costo. El Resumen Ejecutivo ha señalado: “El problema con el éxito es que la fórmula es la misma que para una crisis nerviosa”. Eso es triste, incómodo y muy a menudo cierto.

Tal vez la definición de éxito con la que estás familiarizado no sea la correcta. Lo alentaría a volver a evaluar su definición de éxito antes de que sea demasiado tarde. ¿Puedo proponer una nueva mirada a la palabra S.U.C.C.E.S.S. = ÉXITO?

Servicio. No hay tal cosa como el éxito sin servicio. El secreto del éxito radica en satisfacer las necesidades de los demás. Y cuando estemos satisfaciendo las necesidades de las personas, descubriremos la realización.

Entendiendo la satisfacción. No midamos el éxito por cuánto poseemos o cuánto dinero tenemos, sino por una sensación de satisfacción interior. El verdadero éxito es siempre interno, nunca externo.

Carácter. El carácter es de mayor valor que la cantidad de dinero o estatus que tenemos. La mejor prueba de carácter de un hombre se revela en cómo trata a las personas que lo rodean. Entonces mide tu éxito no por tus posesiones y logros. Mide el éxito por la calidad de tu carácter y conducta.

Compasión. Lo que realmente importa no es el dinero, el poder y el ego, sino el contenido del corazón, como la compasión, la bondad, la valentía, la generosidad y el amor. ¿Amas a la gente más que a las cosas?

Excelencia. La excelencia no es ser lo mejor, sino dar lo mejor.

Significado de la importancia. Un número creciente de personas anhelan la importancia más que el éxito. La importancia viene al entregarnos a algo que es más grande que nosotros y que nos durará más tiempo.

Sacrificio. Un problema en nuestra sociedad es que estamos pasando toda nuestra vida buscando algo por lo que valga la pena vivir. Sería mejor si encontramos algo por lo que valga la pena morir. El éxito bajo estas pautas lo pondrá en armonía con la guía de Dios.

Vía: Revista Ministry Today