Amando a Dios, día 149

download

“¡Oh, cómo amo tu ley! La medito todo el día. Tus mandamientos me hacen más sabio que mis enemigos, porque siempre están conmigo. Tengo más entendimiento que todos mis maestros, porque medito en tus estatutos. Tengo más entendimiento que los ancianos, porque obedezco tus preceptos

 -Salmo 119: 97-100

¿Eres estudiante de la Biblia? Es importante que recordemos que aunque es bueno estudiar la Palabra de Dios, no estamos llamados a ser estudiantes primero. Me encanta estudiar las Escrituras, pero no soy llamado primero para ser un estudiante. Me llaman por primera vez a ser un amante. ¡Oh, la gloria de ser un amante de Dios! ¡Me encanta amarlo! Por lo tanto, estudio de una manera que produce amor en mi corazón y produce amor en los corazones de las personas que impacta. Dependiendo del corazón de un individuo, ser un estudiante puede ayudar u obstaculizar a una persona para cumplir esta primera prioridad. En esta misma nota, no estamos llamados principalmente a ser debatidores o luchadores por la verdad. Algunas personas piensan que su mandato en la vida es preservar la verdad. No se dan cuenta de que primero somos llamados a ser amantes.

Oración

Amarte debe ser el foco de mi vida. Nunca olvidaré que he sido llamado primero a ser un amante. Enséñame a amar primero, luego a servir.

Dios quiere que peleemos por la verdad, pero nunca  luchemos con la idea de ser amantes de Dios.

amando-a-dios-mike-bickle

Amando a Dios, día 140

0-dedo

“El Señor se nos apareció en el pasado, diciendo: “Te he amado con amor eterno, te he atraído con bondad amorosa”

Jeremías 31: 3

Muchos creyentes tienen una visión distorsionada de Dios. Si presionas al creyente promedio, él dirá: “Yo sé que Dios tiene autoridad total, y sé que Él quiere hacer el bien, pero no sé cómo Él siente. Parece un poco distante en sus emociones”. Dios es visto a menudo como un entrenador estricto que está tratando de disciplinarnos llamándonos a cosas duras y dejando que las cosas difíciles nos sucedan. Otros lo ven como un juez exigente, siempre tratando de atraparnos en nuestro pecado y nunca llegar a ser pleno hasta que fracasemos-y luego se enfada. Muchos ven a Dios como un tipo de sargento del ejército que nos sacrificará por el bien de la causa. Lo ven diciendo: “Oh, bueno, está bien si pierdo unos cuantos en el camino, mientras la causa siga adelante”. Amado, esta distorsión es muy diferente del Dios de la Biblia.

Oración

Padre, como tantos otros, a menudo he tenido una imagen distorsionada de quién eres. Quita mi pensamiento distorsionado, querido Dios, y deja que te vea como eres revelado en Tu Palabra.

Creemos que Él nos llama a ser discípulos sólo para que su causa sea promovida, sin darse cuenta de que Su corazón arde con deseo por nosotros.

amando-a-dios-mike-bickle

El amor y la familia

images

DAVE WILLIS

Cuando Dios creó el concepto de familia, simultáneamente nos dio un regalo y un desafío extraordinarios. La familia requiere de un compromiso inquebrantable hacia el otro, incluso cuando todos sean sumamente conscientes de los defectos del otro.

Estas palabras emblemáticas son del “Capítulo del amor” que se encuentra en la Biblia:

El amor es paciente y bondadoso. El amor no es celoso ni fanfarrón ni orgulloso ni ofensivo. No exige que las cosas se hagan a su manera. No se irrita ni lleva un registro de las ofensas recibidas. No se alegra de la injusticia sino que se alegra cuando la verdad triunfa. El amor nunca se da por vencido, jamás pierde la fe, siempre tiene esperanzas y se mantiene firme en toda circunstancia (1 Corintios 13:4-7).

1 Corintios 13 contiene algunas de las palabras más famosas que se hayan escrito acerca del amor. Estas palabras famosas no constituyen solamente una descripción poética del amor; las mismas también representan un mapa de ruta muy práctico para guiar a su familia en la dirección correcta.

Tomemos un momento para brevemente desmenuzar estos versículos y explorar cómo podrían aplicarse en su familia:

  • El amor es paciente y bondadoso, por tanto, sea paciente y bondadoso unos con otros.
  • El amor no es fanfarrón ni orgulloso, así que rehúsese a permitir que el veneno del orgullo contamine sus relaciones.
  • El amor no busca lo suyo, así que escoja colocar las necesidades de su familia por encima de las suyas.
  • El amor no se irrita con facilidad, por lo tanto, no dé lugar al rencor o a la hostilidad en su hogar.
  • El amor no lleva un registro de las ofensas recibidas, así que permita que la gracia y el perdón fluyan libremente.
  • El amor se goza de la verdad, así que no engañen ni guarden secretos entre sí.
  • El amor siempre protege y persevera, por tanto, nunca renuncie el uno al otro.

Tome una decisión deliberada de amarse empleando la definición del amor dada por Dios. Permita que su familia sea guiada por el amor, y siempre se dirigirán en la dirección correcta.

La familia es uno de los regalos más grandes de Dios. Por supuesto, todos tenemos algunos familiares escandalosos con quienes probablemente no elegiríamos pasar el rato si no estuviéramos relacionados, pero más allá de la incómoda cena del Día de Acción de Gracias, la mayoría de nosotros puede estar de acuerdo en que la familia es una bendición maravillosa. La familia está magistralmente diseñada para proveer sustento, motivación, responsabilidad, amor y un lugar llamado hogar. Suple las necesidades humanas más cruciales.

El plan supremo de Dios para la familia trasciende el aspecto físico al espiritual. Él ha creado una familia que permanecerá para siempre, y la Biblia habla mucho acerca de cómo es y de cómo podemos y debemos formar parte de ella. A continuación, encontrará algunas verdades que la Biblia enseña sobre la familia de Dios:

1. Dios dispuso que su Iglesia sea una familia.

Según el diseño de Dios, la familia se extiende más allá de los familiares biológicos. La Iglesia no es un edificio o una organización, sino que es un cuerpo de creyentes que componen una familia. El mundo intenta caracterizarnos por raza, género, edad, nivel socioeconómico, apariencia exterior, y toda clase de otros factores que realmente no definen quiénes somos, pero la Iglesia es un lugar en donde todas las etiquetas debieran desaparecer y ser remplazadas por la unidad que tenemos en Cristo.

“Ya no hay judío ni gentil, esclavo ni libre, hombre ni mujer, porque todos ustedes son uno en Cristo Jesús” (Gálatas 3:28).

2. Como familia, nuestro amor es aquello que nos define.

Jesús nunca pretendió que a sus seguidores se los identifiquen por su apariencia o por las calcomanías en sus coches. El ADN de la familia de Dios es simplemente el amor. Debemos amar a Dios y a nuestro prójimo. De esa manera el mundo conocerá que somos parte de la familia de Dios.

 “El amor que tengan unos por otros será la prueba ante el mundo de que son mis discípulos” (Juan 13:35).

3. Como familia, necesitamos cuidarnos mutuamente.

Dios diseñó a la Iglesia a fin de suplir las necesidades de cada persona que la compone. Desde el aspecto financiero, relacional y emocional, necesitamos apoyarnos los unos con los otros y trabajar juntos para llevar esperanza y sanidad también a las personas que están fuera de la Iglesia.

“Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos el bien a todos, en especial a los de la familia de la fe” (Gálatas 6:10).

4.Dios quiere que pertenezca a su familia.

Quizá sienta que no pertenece a ningún lado, pero usted fue creado para ser parte de la familia de Dios. Se comienza acercándose a Jesús por medio de la fe.

 “Pues todo el que hace la voluntad de mi Padre que está en el cielo es mi hermano y mi hermana y mi madre” (Mateo 12:50).

―Tomado del libro Las siete leyes del amor por Dave Willis. Publicado por Casa Creación. Usado con permiso.

Vía: Revista Vida Cristiana

Amando a Dios, día 129

la_presencia.jpg

“El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe “

Apocalipsis 2:17

Jesucristo ama al mundo y ama a la iglesia, pero hay un pan especial que alimenta a los que lo aman en privado. Hay un maná divino que Él reserva para aquellos que extravagantemente se derraman en Su presencia. ¿Cómo derramas tu vida en Jesús? Fácil. No es ningún secreto. Toma la decisión en tu mente, y tu corazón se pondrá al día. Ponte en Su presencia. Rechaza el pecado. Clama a Él en oración. Levanta tu alma a Él en la adoración. Lee y medita en la Palabra hasta que tu corazón esté lleno de las cosas que llenan el corazón de Dios. Absolutamente abandónate en Él, porque la intimidad con Dios toma tiempo, y no hay sustituto para esperar en Su presencia. Permítete ser quebrado y derramado hacia fuera para el inestimable cuyo cuerpo fue quebrado y cuya sangre preciosa de la vida fue derramada hacia fuera para usted.

Oración

Señor, tengo hambre del maná divino que has reservado para aquellos que desean vivir en Tu presencia. Muéstrame cómo “derramar mi vida por Ti”. Permíteme abandonarme a ti cuando abandonaste tu vida por mi salvación.

Podemos desperdiciar nuestras vidas sirviendo al diablo y terminando En un montón llameante de basura llamado infierno, o podemos perder nuestras Vidas y nuestros recursos en Jesús.

amando-a-dios-mike-bickle

Amando a Dios, día 128

tu-eres-dios

“Pero por la gracia de Dios soy lo que soy; y su gracia no ha sido en vano para conmigo, antes he trabajado más que todos ellos; pero no yo, sino la gracia de Dios conmigo”

1 Corintios 15:10

El cambio es un proceso difícil. Aquí está la buena noticia. La santificación y la transformación vienen de la contemplación, ¡no de la lucha! Parte del mundo cristiano se ha metido de lleno en un ciclo interminable de sermones, libros y cintas de recuperación, autoayuda y cómo hacerlo. La transformación viene de contemplar la gloria y el esplendor de Jesús, que es una persona real. A menos que Dios cambie nuestros corazones con Su presencia, nunca cambiaremos. Podemos arrastrarnos a la sala de oración sobre una base regular, pero sólo Dios puede cambiar el corazón. Sucede por Su gracia trabajando en nosotros.

Oración

Sea lo que sea, querido Señor, permíteme contemplar las maravillas de Tu ser para que pueda ser cambiado a tu imagen. Cambíame, Señor; Capacitame por Tu gracia para ser todo lo que quieres que sea.

La transformación no viene de la lucha o  por técnicas psicológicas.

amando-a-dios-mike-bickle

Amando a Dios, día 127

5-formas-de-controlar-la-ira-y-manejar-la-cólera

“Doy gracias a mi Dios siempre que me acuerdo de vosotros, siempre en todas mis oraciones rogando con gozo por todos vosotros, por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”

Filipenses 1: 3-6

La gloria de Dios no se limita a un encuentro ardiente con Dios. No es, como algunas personas piensan equivocadamente, ni la gloria completa ni la gloria en absoluto. Ser transformado de gloria en gloria es una promesa hecha a cada creyente. Podemos experimentar una medida cada vez mayor de esa gloria en las dimensiones pequeñas y sutiles que a menudo pasan desapercibidas. Nunca subestimes la gracia de Dios ni desprecias el día de los pequeños comienzos. No debemos decir: “Nunca seré diferente, siempre estaré esclavizado a la lujuria, la ira y la avaricia, nunca seré libre”. La gloria de Dios ya está en acción en tu vida. Agradézcale por el sincero deseo que tienes de liberarte de los hábitos pecaminosos y caminar en el Espíritu. Esos comienzos pequeños son pasos firmes en la dirección de la madurez completa.

Oración

Espíritu Santo, ayúdame a ver cada pequeño paso que tomo mientras crezco más y más como Cristo. Enséñame a reconocer que cada pequeño paso me mueve cada vez más cerca de Tu imagen para que yo pueda ser espiritualmente maduro.

Ten confianza de que incluso ahora “El que comenzó el buen trabajo en ti lo perfeccionará “.

amando-a-dios-mike-bickle