¿Estás llamado a hablar?

GettyImages-microphone-corded

J. Lee Grady

Un domingo reciente, estuve en un púlpito, observé a una congregación de extraños en su mayoría, me aclaré el nudo en la garganta y prediqué un mensaje que el Señor había puesto en mi corazón desde la Biblia.

Miles de hombres y mujeres hablan públicamente así cada semana. Es lo que hacen los predicadores. Pero aunque hablo a menudo, he descubierto que predicar el evangelio es una de las tareas más aterradoras. Siento que muero mil muertes justo antes de hacerlo, y muero varias veces después de ir a casa y evaluar lo que sucedió.

Después de un día de una audiencia de brazos cruzados, determiné que me gustaría compartir mi lucha con un pastor mayor.

“A veces me siento desanimado después de hablar”, dije. “¿Eso te pasa alguna vez?” Estaba seguro de que él me aconsejaría que dejara de predicar.

Su respuesta me sorprendió. “Sí, me siento así todos los lunes por la mañana”.

Cuando les digo a mis amigos que resistí obstinadamente el llamado de Dios a predicar por mi falta de confianza, actúan sorprendidos. Piensan que la mayoría de las personas que están en los púlpitos quieren estar allí. ¡Piensa de nuevo!

Asumimos que Dios siempre elige oradores dotados. Pero la verdadera predicación no es un ejercicio natural, como cualquier otra forma de hablar en público. Es una de las tareas más sobrenaturales a las que alguien puede ser llamado. Requiere que una vasija humana imperfecta se rinda a sí misma para hablar las mismas palabras de Dios.

Si entregamos nuestro mensaje en nuestra propia capacidad humana, los resultados serán miserables; pero si confiamos totalmente en el poder del Espíritu Santo, la predicación profética desata la unción sobrenatural.

La mayoría de los predicadores en la Biblia eran reacios. Moisés hizo excusas sobre el tartamudeo. Gedeon trató de descalificarse a sí mismo, hablando sobre sus debilidades. Jeremías se quejó de la responsabilidad de llevar una carga profética. Y Jonás compró un boleto de ida al otro lado del mar Mediterráneo para que no renunciara a su impopular sermón a la gente de Nínive.

Mientras Dios ha estado uniendo a las personas para que hablen por Él, ellas han estado huyendo de sus tareas y enunciando a todo tipo de excusas creativas para no dejar su  delincuencia.

El apóstol Pablo, que era un fariseo de lengua de plata antes de poner a Cristo, fue despojado de su elocuencia antes de predicar el evangelio en todo el imperio romano. Se sentía débil y totalmente incapaz cuando hablaba.

Le dijo a los corintios: “Estuve contigo en mi vida y mi vida no fue tan buena. permanece en la sabiduría de los hombres, pero en el poder de Dios “(1 Corintios 2: 3-5).

Piénsalo: el primer apóstol del primer siglo temblaba mientras hablaba. Sin embargo, Dios usó sus palabras para difundir el mensaje de Jesucristo en todo el mundo conocido.

El revivalista Arthur Katz, quien murió en 2007, escribió sobre el poder de la verdadera predicación en su libro de 1999 Fundamentos apostólicos: “El único calificado para predicar … es el que quiere correr de la otra manera, como Jonás … El hombre que suspira y gime, que no quiere estar allí, que se siente terriblemente incómodo … es el hombre por el que es más probable que llegue la palabra de la verdadera predicación “.

Esa ciertamente no es la forma en que la mayoría de nosotros lo ve hoy. Celebramos lo suave y lo pulido. Buscamos la entrega cool, estilo hipster. Medimos el impacto de un sermón no tanto por las creencias, sino por la creencia de lo que quieren escuchar.

Ese tipo de predicación carnal puede ganar los elogios de los hombres, aumentar las calificaciones de televisión e incluso construir mega iglesias. Pero el reino no se basa en la confianza en sí mismo. Necesitamos la palabra de Dios. La iglesia vivirá en hambruna espiritual hasta que predicadores rotos, renuentes, débiles y temblorosos permitan que Su fuego santo salga de sus bocas.

Si tienes un mensaje de Dios, deja de poner excusas. Corre al altar del cielo, levanta las manos en total entrega y deja que el Espíritu Santo toque tu boca con un carbón ardiente. Muere a tus miedos, dudas y excusas, y deja que una santa unción se intensifique dentro de tu vida.

Vía: Charisma Magazine

Amando a Dios, día 298

Recipientes-con-agua-2

Pero a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo. … Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros, pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo;

 Efesios 4: 7, 11-13

Pablo escribe a los Efesios que “la gracia fue dada según la medida del don de Cristo” (Ef. 4:7). El versículo 11 aclara que el don al que se refería es un don del ministerio. No podemos dejar de notar la idea equivocada acerca de la gente ungida a la que se hace referencia en este pasaje. Comúnmente asumimos que a la gente se le da el don de ser profeta, pastor o evangelista. Paul lo veía de otra manera. “…dio a algunos para que fueran apóstoles… profetas… evangelistas… pastores… maestros” (v. 11, énfasis añadido). Claramente, el ministro fue el regalo para la iglesia. No se trataba de que el don ungido fuera para el beneficio del ministro. Eso realmente cambia la forma en que lo vemos. Los dones de Dios se distribuyen a las personas que se convierten en recipientes y conductos de Su misericordia para el beneficio de otros.

ORACIÓN

Padre, ayúdame a discernir los dones que me has dado. Y ayúdame a recordar siempre que el propósito de los dones que pusiste en mi espíritu es que Tu iglesia pueda llegar a conocerte mejor.

 Los dones de Dios no tienen que ver con nuestras promociones y estima.

amando-a-dios-mike-bickle

Piloto salva a cientos cuando el Espíritu Santo le pide que despegue momentos antes de que ocurra un terremoto

Mafella

El Espíritu Santo movió a un piloto, advirtiéndole sobre un desastre potencial con pérdida de muchas vidas.

El epicentro de un poderoso terremoto de magnitud 7,5 golpeó el viernes 28 de septiembre en una zona montañosa de Sulawesi Central, a 48 millas de la capital provincial de Palu en Indonesia. Solo unos minutos después, los deslizamientos de tierra bajo el agua aparentemente provocaron un enorme tsunami de 10 a 20 pies que se extendió por Palu y otras áreas costeras.

Las olas se intensificaron por la ubicación de Palu al final de una bahía estrecha. Al menos 1200 personas murieron y pueblos más pequeños en los alrededores fueron barridos por completo. Debido a que la comunicación ha sido deficiente en áreas remotas, el número de muertos puede aumentar dramáticamente.

“Todo el viernes me había sentido inquieto y no sabía por qué”, relató el capitán Icoze Mafella en una iglesia de Yakarta, el domingo 30 de septiembre.

Para disipar sus sentimientos de inquietud, Mafella, un cristiano comprometido, comenzó a cantar en voz alta. “Por lo general solo tarareo, pero ese día quise alabar al Señor lo mejor que pude”, dijo Mafella.

“Creo que deberías hacer un CD de canciones de adoración”, le dijo bromeando su copiloto musulmán.

Cuando estaban a punto de estar en el aeropuerto de Palu, el viento era inusualmente fuerte y Mafella “escuchó una voz en su corazón”.

El aeropuerto de Palu está ubicado entre dos cadenas montañosas, y algunos pilotos se refieren a los aeropuertos situados de esta manera, como “valles de la muerte”, por lo que, una vez más, Mafella se sintió obligado a ser más cuidadoso en el aterrizaje y recitó el Salmo 23:

“Puedo caminar por valles tan oscuros como la muerte, pero no tengo miedo”. “Tú estás conmigo y tu vara de pastor me hace sentir seguro”, dijo.

Después de que aterrizaron, el Espíritu Santo movió a Mafella una vez más para que se apresure. Se le indicó que hiciera en un breve descanso de 20 minutos antes de partir hacia Yakarta a través de Ujung Pandang. contó Mafella.

Recibió la aprobación para el tiempo expedito de Airon Anthonius Agung, y la tripulación se preparó para la partida.

Mafella sintió tal urgencia que rompió con algunas de los protocolos de los copilotos para acelerar su salida.

Llegó el momento de despegar, y el avión se precipitó por la pista. “No sé por qué, pero mi mano siguió empujando el elevador”, dijo Mafella.

A medida que aceleraba por la pista de aterrizaje, el masivo terremoto comenzó a golpear a Palu, y ambos pilotos sintieron que el avión se balanceaba notablemente a la izquierda y la derecha. El copiloto musulmán miró a Mafella con una mirada de miedo en sus ojos.

“Si hubiera despegado tres minutos más tarde, no habría podido salvar a los 140 pasajeros, porque el asfalto en la pista de aterrizaje se movía hacia arriba y hacia abajo como una cortina que soplaba el viento”, declaró Mafella.

Varios minutos después del despegue, se intentó comunicar con la torre de control, pero no hubo respuesta.

Luego miró hacia abajo y vio una visión inusual. “El agua de mar en la costa era tan grande que se podían ver los cimientos del fondo marino”, informó. “Vi círculos cada vez más grandes, pensé que era muy extraño”.

Antes de un tsunami, el litoral a menudo retrocede dramáticamente, exponiendo áreas que normalmente están sumergidas.

Cuando el avión llegó a Ujung Pandang, se le comunicó la impactante noticia de que había habido un terremoto y un tsunami en Palu.

El controlador de aire, Anthonius Agung, de 21 años, se aseguró de que su avión, el último en abandonar el aeropuerto, se hubiera retirado de manera segura antes de que saltara de la torre de control en ruinas a la altura del terremoto.

“Pero dijeron: ‘No, el avión aún no está en el aire'”. Entonces el techo comenzó a derrumbarse y saltó “, explicó Mafella.

Trágicamente, Agung se rompió las piernas, los brazos y las costillas como resultado de la caída y murió de lesiones internas en su camino al hospital.

“En este momento difícil, durante los segundos de las decisiones, él me esperó hasta que estuve a salvo antes de saltar.” Por eso lo llamo mi ángel guardián “, dijo Mafella.

Muchos otros están llamando héroe al controlador aéreo, junto con Mafella.

“Es importante que escuchemos la voz de Dios”, dijo.

“Y pase lo que pase, debemos estar tranquilos, no entrar en  pánico, para que podamos escuchar claramente la voz de Dios que viene a nosotros por el Espíritu Santo”.

Vía: Revista Ministry Today

 

Amando a Dios, día 297

maxresdefault

Viendo esto Pedro, respondió al pueblo: Varones israelitas, ¿por qué os maravilláis de esto? ¿o por qué ponéis los ojos en nosotros, como si por nuestro poder o piedad hubiésemos hecho andar a éste? El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su Hijo Jesús, a quien vosotros entregasteis y negasteis delante de Pilato, cuando éste había resuelto ponerle en libertad.  Mas vosotros negasteis al Santo y al Justo, y pedisteis que se os diese un homicida, y matasteis al Autor de la vida, a quien Dios ha resucitado de los muertos, de lo cual nosotros somos testigos. Y por la fe en su nombre, a éste, que vosotros veis y conocéis, le ha confirmado su nombre; y la fe que es por él ha dado a éste esta completa sanidad en presencia de todos vosotros.

 Hechos 3:12-16

El cojo que pedía limosna fue mandado por Pedro y Juan a caminar en el nombre de Jesús. Pedro quería dejar claro y rápidamente ese punto antes de que hubiera falsas suposiciones. La manifestación del poder de Dios no era una señal de su piedad personal. La curación fue el resultado del propósito de Dios en Su tiempo por medio de la fe en el nombre de Jesús, una fe que viene a través de Él. Ese pasaje contiene muchas implicaciones. Pero si algo dice es que el milagro no fue sobre Pedro o sobre la promoción de su espiritualidad. Tenía que ver con Dios y sus propósitos.

ORACIÓN

Gracias por recordarme, Espíritu, que aunque soy incapaz de poseer ninguna forma de piedad excepto la que proviene de Ti, aún así Tú haces posible que haga milagros en Tu nombre.

 El milagro no se trataba de Pedro, sino que tenía que ver con los propósitos de Dios.

amando-a-dios-mike-bickle

 

La gente hace las cosas por su razones, no por la tuyas

servicio-limpieza-de-medios-de-transporte.jpg

Por eso les dije: Ustedes son testigos de nuestra desgracia. Jerusalén está en ruinas, y sus puertas han sido consumidas por el fuego. ¡Vamos, anímense! ¡Reconstruyamos la muralla de Jerusalén para que ya nadie se burle de nosotros! 

 Nehemías 2:17

Gordon Bethune se hizo cargo de Continental Airlines, como Gerente, cuando se encontraba en caída libre, en 1994. La línea aérea tenía uno de los peores registros de puntualidad en el negocio. El servicio al cliente casi no existía. Los aviones estaban sucios. Los obreros perdían los equipajes.

El primer problema que Bethune abordó fue el registro del tiempo. Comprometió a los trabajadores no gerenciales, uno bono de $ 65 por mes, por cambiar y poner a la línea aérea entre las cinco líneas aéreas más puntuales de todo el país. También se incluyó a todos los cargadores de equipajes, los que están en la puerta y los del mostrador de reservas, los asistentes de vuelo, y las secretarias.

Él llegó a los $ 65, al determinar lo que le cuesta a la compañía cada mes, los atrasos de vuelo. Con los $ 5 millones por mes, Bethune estaba dispuesto a regresar la mitad de eso a los empleados ($ 65 por 40,000 empleados) si ellos cambiaban la situación. Anunció el programa en enero de 1995. En febrero de 1999, el 80% de los vuelos de Continental, aterrizaban a tiempo.

Al proveer una lluvia financiera a los empleados, de pronto, todos los aviones estaban limpios. Había subido la motivación. Y de ese modo, las ganancias. La gente estaba haciendo las cosas, por sus razones.

Durante el tiempo de Nehemías, los muros de la ciudad que rodeaban Jerusalén, la ciudad santa de Dios, estaban en ruinas. Era una desgracia. Los muros de una ciudad, eran su protección. Sin la barricada de piedra y nada que detuviera a sus enemigos, los habitantes estaban indefensos y vulnerables al ataque.

Las personas son expertas en analizar los costos y beneficios. Todos preguntan, “¿Qué gano con esto?” Con la construcción de los muros alrededor de Jerusalén, se beneficiarían los residentes de la ciudad. Nehemías sabía esto y actuó sobre ello. Llevó a la gente de Jerusalén a reconstruir los muros, no por su causa (él vivía a muchos kilómetros de allí) sino por la de ellos. Y, no se trataba de un cheque de $ 65 por mes en su bolsillo; era por la protección de sus mismas vidas y las de sus familias.

Uno puede molestar, pinchar y empujar a la gente, sin que ellos se muevan. Pero dale una buena razón, una de sus razones, una manera en la que ellos se beneficiarán, y te seguirán a donde quieras.

La gente hace las cosas por sus propias razones, no por las tuyas. Las suyas.

Vía: ministrytodaymag.com

Amando a Dios, día 296

maxresdefault.jpg

!!Oh gálatas insensatos! ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado? Esto solo quiero saber de vosotros: ¿Recibisteis el Espíritu por las obras de la ley, o por el oír con fe? ¿Tan necios sois? ¿Habiendo comenzado por el Espíritu, ahora vais a acabar por la carne?

 Gálatas 3:1-3

Pablo escribió estas palabras a los Gálatas, que tenían dificultad para entender la gracia y que seguían poniendo la ley y las obras de nuevo en su ecuación. Aparentemente, los gálatas habían experimentado una llenura del Espíritu Santo y, con ella, ciertas manifestaciones de dones espirituales. Pablo les recordó que así como ser dotado espiritualmente es por gracia, así también la justificación es por gracia. También puedes darle la vuelta a esa idea. Así como somos salvos por gracia, no por obras de mérito, recibimos los dones del Espíritu por gracia, no por obras.

ORACIÓN

Gracias, Padre, porque Tu don de gracia me ha justificado de mis pecados y me ha permitido ser el receptor de Tus dones del Espíritu. Nunca debo asumir que mis obras me permitieron recibir cualquiera de estas bendiciones.

 Así como somos salvos por gracia, no por obras de mérito, recibimos los dones del Espíritu por gracia, no por obras.

amando-a-dios-mike-bickle